Santander Thank You

Conclusiones, provisionales, sobre la pandemia y sus consecuencias.

A estas alturas de la pandemia, y aunque quedan muchas incógnitas por resolver, disponemos de un número importante de análisis y reflexiones tanto de los aspectos sanitarios de la enfermedad como de sus posibles efectos políticos , económicos y , en general sobre su incidencia en  la vida de las personas, especialmente en el mundo occidental. Comparto con ustedes como veo la situación a día de hoy. 

  1. Existe un amplio consenso en que los países que mejor han combatido la enfermedad han sido los que antes reaccionaron y lo hicieron sin necesidad del confinamiento total de la población , actuando sobre los positivos, multiplicando los test, prohibiendo concentraciones masivas y actuando con preferencia sobre personas de riesgo, mayores, especialmente que viven en residencias, y sanitarios. Esta actuación además de más eficaz para salvar vidas es menos dañina para la economía. Una vez estalla la pandemia la evolución de las curvas de contagios y muertes ha sido parecida en todos los países, al margen de las medidas adoptadas. 
  2. La vinculación de la pandemia con el capitalismo, la globalización o el liberalismo carece de fundamento. Las pandemias son enfermedades, parece probado que de origen natural , no de laboratorio, y  han sido recurrentes en la historia. Precisamente los avances tecnológicos y científicos asociado al desarrollo capitalista ha hecho que las muertes sean mucho menores que en otros momentos históricos.  
  3. Los países con regímenes autoritarios no han obtenido mejores resultados que las democracias, al menos que aquéllas que se han demostrado eficaces. La opacidad china retraso el conocimiento de la naturaleza de la pandemia y los mejores resultados en la lucha contra la pandemia se han obtenido en países como Corea, Taiwan o Alemania por poner algunos ejemplos. 
  4. El riesgo de involuciones autoritarias existe. El miedo favorece la identificación con el poder y se buscan líderes fuertes. Los desarrollos tecnológicos para combatir la enfermedad, -apps, rastreos, controles de todo tipo, limitaciones de derechos -una vez llegan pueden utilizarse para fines no estrictamente sanitarios. 
  5. La enfermedad ha demostrado lo manipulables que somos los humanos cuando se promueve el miedo. Si se hiciera un seguimiento mediático de otras muchas enfermedades infecciosas que proliferan por el mundo no viviríamos. Lo especial de esta pandemia ha sido su rápida propagación, lo que ha provocado la saturación del sistema sanitario de los países que reaccionaron tarde, su carácter simultáneo en todo el mundo y su retransmisión en directo por todos los medios de comunicación del planeta. 
  6. La sostenibilidad del planeta, la lucha contra las pandemias, la guerra a la pobreza son asignaturas pendientes , pero la solución a estos problemas globales  es más transparencia y colaboración y no más nacionalismo y fronteras. 
  7. Las ideologías estatalistas  tratan de aprovechar la pandemia para ganar posiciones. En España algunos partidos de extrema izquierda sueñan con una sociedad empobrecida y temerosa que viva de la subvención pública como forma de ampliar sus bases electorales. También el independentismo se apunta al cuanto peor mejor. Por ello la recuperación económica es esencial, y la salvaguarda de las clases medias, las grandes perjudicadas por la pandemia , es fundamental para preservar la democracia. Toca defender los derechos y la libertad de las personas, porque sin ellos los llamados derechos colectivos no son más que un instrumento de dominación del poder político. 
  8. El miedo, la aversión al riesgo, la dependencia del poder político, si no se evitan,  no harían más que profundizar la decadencia de occidente en general y de Europa y España en particular. Un mundo dominado por China puede ser en los próximos decenios una distopia hecha realidad. 
  9. La lucha contra la pandemia debe basarse en la responsabilidad de la gente. Como dice Noah Harari hay que elegir entre vigilancia totalitaria o empoderamiento ciudadano. Yo apuesto por lo segundo y acepto gustoso el plus de riesgo, que en su caso, puede representar. 
  10. La pandemia no nos va a cambiar. No creo que nazca un mundo mejor, más bien al contrario.  Como dice Byung-Chul Han el virus nos aisla e individualiza siguiendo tendencias ya existentes antes de la pandemia. No obstante a titulo individual debería servirnos, como dice Fernando Savater,  para apreciar mejor los placeres cotidianos, un baño en el mar, una cerveza en una terraza, una reunión de amigos , que la pandemia no nos ha permitido. 
Francesc Moreno
Francesc Moreno
Abogado y editor. Ha sido profesor de derecho financiero en la UAB y derecho mercantil en la UB. Fundador de cronicaglobal.com y SCC .

NOTICIAS RELACIONADAS

- Publicidad -

Lo Más visto

ENTREVISTA | David Mejía: «El objetivo del separatismo es expulsar culturalmente a España de Cataluña»

Profesor de Humanidades en IE University y flamante fichaje como columnista en El Español, el también articulista de The Objective David Mejía...

El Consejo de Europa da la espalda al separatismo catalán: no admitirá referéndums que no respeten la Constitución

La Comisión de Venecia, órgano del Consejo de Europa encargado de velar por todo lo relativo al derecho constitucional en la UE,...

Apuñalan en el cuello a un joven en Cornellá a escasos metros de la comisaría de Mossos

Un chico de unos 20 años se encuentra en estado crítico, después de que un conocido suyo le asestara una puñalada en...

ENTREVISTA / Santiago Camacho: «La peor mentira sobre la pandemia es la que dice que no se podía prever»

Santiago Camacho es uno de los periodistas españoles que mejor se mueve entre las denostadas teorías de la conspiración. Hipótesis que, en...