ZFBarcelona
ZFBarcelona

Iniciativa per Catalunya resucita en forma de nuevo partido: Esquerra Verda

La formación ecosocialista, que seguirá bajo el paraguas de los 'comunes', se encuentra en concurso de acreedores desde hace un año

En la imagen, Marta Ribas, David Cid y Ernest Urtasun. EUROPA PRESS.

Pese a que las coordenadas ideológicas en las que se encuadra la extinta Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) son muy similares a las de los comunes, el espíritu de la formación ecosocialista tiene previsto adoptar una nueva encarnadura. La antigua ICV se refundará en un nuevo partido que se llamará Esquerra Verda. Pese al cambio de nombre, la formación seguirá cobijándose bajo el paraguas de los comunes, con los que continuará concurriendo en los distintos comicios catalanes.

De hecho, en estos momentos la mayoría de los dirigentes de Esquerra Verda forman parte de Catalunya en Comú. Dos de los actuales responsables de ICV, David Cid y Marta Ribas, son diputados en el Parlament tras haberse presentado en una candidatura de los comunes. Además, ambos, junto al eurodiputado Ernest Urtasun —que se integrará en el nuevo espacio— están en la Ejecutiva de los comunes. Por lo que respecta a Cid, es también miembro del núcleo de decisiones de la formación liderada por Ada Colau.

Un grupo paritario de 30 personas diseña las líneas maestras del partido

Aunque aún no se ha fijado una fecha para celebrar una asamblea fundacional, es posible que ésta tenga lugar después del verano. A instancias del grupo impulsor de la refundación del partido, Reflexión ecosocialista, se ha designado a un grupo paritario de 30 personas encargado de dibujar las líneas de actuación del partido, así como su organización. Entre los miembros que componen dicho grupo, destacan la alcaldesa de Montcada i Reixac, Laura Campos; la senadora Sara Vilà; los exdiputados Jordi Guillot y Josep Vendrell o la diputada en el Congreso Maria Freixanet.

En la actualidad se cumple un año desde que el partido ecosocialista, tras acumular una deuda de 9,2 millones de euros, entró en concurso de acreedores. Ello obligó a la formación a presentar un ERE que afectó a 16 empleados. La debacle económica de ICV arrancó con la hipoteca que el grupo solicitó para adquirir una nueva sede en el barrio Gótico de Barcelona. La decisión se tomó cuando el partido se encontraba en uno de sus mejores momentos, fruto de la formación del primer tripartito con PSC y ERC. Sin embargo, tras presentarse a las elecciones en 2014 bajo el paraguas de Catalunya en Comú, ICV no dejó de debilitarse, tanto en el plano popular como en el económico. La venta de sus activos inmobiliarios, sin embargo, no le permitió saldar el total de sus deudas.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Reportaje/ «No soy tonto. Tengo dislexia»

Uan de cdaa deiz penosras surfen dislexia. Un balei de pavralas que no lorgan conrtolar. ¿Se imaginan convivir con...

ECOS INDEPENDENTISTAS| ¿A quién le importa el otro medio país?

Oriol Junqueras, con una lucidez tardía que brilló por su ausencia en 2017, afirma, en una entrevista en el Nacional el pasado...

Francia prohíbe llevar ‘CAT’ en la matrícula del vehículo

La Corte de Casación francesa ha prohibido el uso del 'CAT' en las matrículas de ese país, una práctica muy habitual en...

En la «Catalunya catalana», a peor gestión más voto indepe

Pujol, según él, se consagró a la causa de "construir" el país. Además de otros resultados, le dio para las rentas electorales...