bnew
bnew
bnew
AGBAR

Ambigüedad y caudillismo de Puigdemont (Francesc-Marc Alvaro)

Carles Puigdemont, en una imagen de archivo.
Carles Puigdemont, en una imagen de archivo.

Francesc-Marc Álvaro analiza el mundo perfecto —dentro de su parcela política, se entiende— que ha creado Carles Puigdemont. Ha conseguido convertir la plataforma electoral Junts per Catalunya en un partido y está haciendo que en él entren los militantes del PDECat de uno en uno y sin compromiso. 

«La paradoja irónica que tiñe toda esta operación es que Puigdemont, a pesar de sus esfuerzos por no parecer nieto político del pujolismo, practica dos de sus características fundamentales. Primera: un hiperliderazgo personalista que convierte en folklore cualquier debate interno y las primarias. Segunda: una ambigüedad notable al definir el anclaje del nuevo partido en el eje izquierda – derecha, como manifiestan las referencias constantes a “la transversalidad” y al “carril central”. Puigdemont es más caudillista que Pujol y más ambiguo, en lo que le conviene.»

Álvaro apunta el doble objetivo de «penetrar fuertemente en el espacio de ERC y amarrar a los votantes de tradición convergente que estiman la escuela concertada, la sanidad mixta y los valores asociados al orden, la creación de riqueza y el esfuerzo individual». Lo que no dice, tal vez esperando que el lector llegue por su propia cuenta a la conclusión, es que el primer objetivo es relativamente fácil: basta con el cóctel habitual de épica, sentimentalismo y promesa de liarla; pero el segundo es más complicado. 

El votante de «tradición convergente» requeriría de una torpeza política sin precedentes para ver en la nueva formación algo remotamente parecido a un partido de orden, capaz de crear riqueza y de potenciar los valores que en otro tiempo caracterizaban este país.

Toni Comín declaraba el sábado al Punt-Avui que en el nuevo partido «cabe todo el mundo, sin que nadie tenga que renunciar a su trayectoria ideológica (…) Desde la izquierda crítica al centro liberal, desde la socialdemocracia al pensamiento social cristiano», trayectorias ideológicas que no van a servir para nada o, como máximo, de decoración.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Noche de ‘fiesta’ en Barcelona

Barcelona se ha convertido en escenario de todo tipo de tropelías. Sobre todo el centro histórico de la ciudad, tomado desde hace...

Varapalo del Consejo de Europa al separatismo catalán

Pese a los esfuerzos invertidos por el separatismo catalán en que Europa desautorice a España por una supuesta conducta autoritaria, el Parlamento...

Gran victoria del PP en Andalucía

La alternancia es una característica de la democracia parlamentaria, pero en España se lleva mal. Sobre todo, lo lleva mal la izquierda....

La CUP revela que mintió en 2017: «No había nada preparado»

Se ha denunciado en numerosas ocasiones que los partidos separatistas mintieron a sus votantes durante el procés. Sin embargo, esta sigue siendo...