Barcelona New Economy Week

Javier Negre: «Ana Pastor es nefasta para la prensa en libertad y para la libertad de expresión»

El promotor de 'Estado de Alarma TV' nos cuenta cómo ha puesto en marcha este nuevo canal televisivo en Youtube, qué busca y por qué es tan difícil ser de derechas hoy España

El periodista Javier Negre, promotor de Estado de Alarma TV.
El periodista Javier Negre, promotor de Estado de Alarma TV.

Internet y las redes sociales han ido cambiando poco a poco el panorama mediático español en los últimos años. Pero nada lo había hecho de una forma tan significativa como la pandemia del COVID-19 y, sobre todo, el confinamiento ordenado por el Gobierno para hacer frente a la enfermedad y evitar el colapso del sistema sanitario español. Foros como Burbuja.info, por ejemplo, se convirtieron en imprescindibles para estar informados y saber qué sucedía en otros puntos del planeta. Twitter y Facebook cumplieron lo que se esperaba de ellos. Pero ha sido Youtube el lugar virtual en el que muchos han acabado buscando saber más sobre lo que estaba sucediendo. Surgen entonces diferentes canales promovidos por periodistas españoles y, entre ellos, destaca Estado de Alarma TV. Su creador, Javier Negre, es conocido por la controversia. Pero cuenta con un amplio bagaje que le ha permitido activar un canal con la colaboración de periodistas y analistas del panorama nacional que, ya antes de esta supuesta nueva normalidad, habían sido expulsados de lo que podríamos llamar el sistema. Orgulloso periodista de derechas, Negre tiene claro que su vida sería más fácil si se hubiera colocado en el otro lado del arco político. Sin embargo, se niega a tirar la toalla y ahora se ha propuesto lograr la unidad de los periodistas conservadores de España.

Estado de Alarma TV nace justo cuando, valga la redundancia, el Gobierno decretó el estado de alarma y el confinamiento por la pandemia del COVID-19. ¿De dónde surge el proyecto?

Fue a finales de marzo. Nació casi de la nada. Subí un vídeo a Youtube con Cristina Seguí. Había hablado con periodistas y analistas constitucionalistas para hacer unos vídeos que se iban a llamar así, Estado de Alarma. Cuando lo empecé a hacer, vi que tenía éxito y pensé en reconvertir eso en una canal de TV. Lo pusimos en marcha muy rápido y sin ninguna pretensión. La necesidad de la gente de tener un medio libre e independiente, que fuera contra las mentiras del Gobierno y que fuese sin complejos contra lo políticamente correcto, hizo que surtiera efecto. En Youtube puedes llegar a tardar entre 3 y 4 años en llegar a tener casi 300.000 suscriptores y nosotros hemos logrado 277.000 en cuatro meses. Eso ha sido posible por el creciente descontento y descrédito de la opinión pública hacia los medios de comunicación tradicionales.

Está claro que ahora no podemos concebir nuestras vidas sin las redes sociales. Usted trabajaba en El Mundo, colaboraba con algunos programas de TV pero es en Twitter donde tenía muchísimo éxito. Ahora tiene casi 135.000 seguidores. ¿Cómo define esta red?

Es una red social muy sectaria, en la que manda la izquierda y donde, de repente, te desaparecen seguidores que no son conscientes de que te han dejado de seguir. Es una pena que una red social que debía ser plural siempre vaya a por las personas que tratamos de desmontar el bulo. Se ha dejado en manos de Ana Pastor y verificadores como maldita.es. Hay muchísimos bots que se usan para hacer campañas virales en contra de otros. Y es una pena que se haya llenado de basura podemita. Solo limpian la red de lo que ellos llaman bots de la ultraderecha, pero de estos no. Si tienes en tu perfil una bandera de España o criticas al Gobierno, te pueden llegar a cerrar la cuenta. Lo hemos visto con youtubers que están censurados. Está claro que las redes sociales están al servicio de la propaganda socialcomunista y el que monte una red abierta, plural y sin censura puede llevarse el gato al agua.

Twitter se ha convertido en el cortijito de los Maestres y ‘escracheadores’ profesionales como Rubén Sánchez, que usa su perfil para atacar al disidente.

Javier Negre

Se han puesto en marcha otras redes como Gab y no han tenido éxito. A pesar de todo, todos seguimos en Twitter.

Seguimos pero no sé hasta cuándo. A mí me han suspendido alguna vez la cuenta, me quitan seguidores pero ya me da absolutamente igual. El día que Twitter me cierre la cuenta, pues que me la cierre. Pero está claro que en España está en manos sectarias y que no da el mismo trato a los periodistas de derechas que a los de izquierdas. Me da pena porque era una red abierta y ahora se ha convertido en el cortijito de los Maestres y escracheadores profesionales como Rubén Sánchez, que, con una organización de consumidores financiada con fondos públicos, usa su perfil para atacar al disidente. En esta red manda el doble rasero y eso es lo que me molesta. Si las normas fueran igual para todos, yo estaría tranquilo. Pero igual que en España no todo el mundo es igual ante la ley, en Twitter tampoco todo el mundo es igual antes las normas.

Es incómodo como usuario. Pero, ¿no le parece más preocupante que surjan empresas privadas que se encarguen de decidir si lo que usted dice o publica como periodista es correcto? 

Bueno, es lo que siempre han hecho los ministerios de la verdad oficial de los regímenes comunistas. Ya vimos cómo la URSS gestionó la comunicación de Chernobyl. Hemos visto cómo China ha ocultado los datos reales del coronavirus. Y hemos visto cómo nuestro Gobierno, a través de sus terminales mediáticas, trata de contar lo que es la verdad y lo que es la mentira. Pablo Casado [presidente del PP] hizo un buen discurso sobre este tema diciendo que nunca tantas veces se había intentado colar la mentira como verdad oficial. Y en esto hay colaboradores necesarios como Ana Pastor [newtral.es] y Clara Jiménez [maldita.es], que, sin duda son nefastas para el ejercicio de la prensa en libertad y para la libertad de expresión. Son dos empresas privadas las que deciden en este país lo que es verdad y lo que es mentira, siendo dependientes de la órbita de La Sexta. A mí me parece más preocupante.

Estamos en las dos Españas por culpa de este Gobierno socialcomunista. Y Podemos no engañó a nadie cuando entró al Gobierno.

Javier Negre

Están haciendo lo que deberían hacer los jueces. Si yo escribo en su contra, usted me puede poner una querella, yo tengo que demostrar que lo que he escrito es cierto y el juez decidirá. 

Es correcto. Pero las asociaciones de prensa ya tienen estas cosas. La misma Asociación de Prensa tiene un tribunal ético podemita en el que periodistas como yo estamos sujetos a que nos bombardeen a denuncias porque alguna caerá. Hoy en día es cada vez más complicado hacer periodismo. Te encuentras casos flagrantes como el de Hermann Tertsch que ha sido condenado por dar su opinión personal sobre el abuelo de Pablo Iglesias. Una visión particular pero afectada por la historia. Ahora resulta que la izquierda también quiere hacer una revisión de esta historia desde el punto de vista sectario y del pensamiento único. Es una revisión de los que nos venden que aquí solo hubo un culpable de la Guerra Civil, que fue el bando nacional, y que no se cometieron tropelías por parte del bando republicano. Estamos en las dos Españas por culpa de este Gobierno socialcomunista del PSOE y Podemos. Y Podemos no engañó a nadie cuando entró al Gobierno. Quieren acabar con el régimen constitucional, con la democracia y que esto sea una Venezuela dos, con redes clientelares y con gente obrera dependiendo del Gobierno para perpetuarse en el poder. 

¿Por qué cuesta tanto en este país posicionarse como un periodista de derechas? Los de izquierdas lo hacen sin problemas.

Es más fácil ser de izquierdas o, al menos, defender al Gobierno. Te colocan en tertulias, en tu medio de comunicación no te purgan, te pagan más dinero, es más cómodo socialmente, no te señalan en las ruedas de prensa… Los periodistas que estamos marcando tendencia en la derecha o en lo políticamente incorrecto, como Carles Enric, Carlos Herrera o yo mismo, somos muy pocos frente a una legión de periodistas que hacen gremio, que controlan las asociaciones, las terminales mediáticas. Y yo quiero recordar que son los mismos periodistas que nos engañaron sobre la verdad del coronavirus, que nos dijeron que aquí no iba a pasar absolutamente nada. Nos engañaron y nos estafaron y eso provocó que muchos españoles desconectasen de los medios de comunicación tradicionales y empezasen a desembarcar en Youtube, encontrando medios como el nuestro. En Estado de Alarma TV hemos ido en contra del Gobierno y hemos llenado un vacío de españoles que se sentían huérfanos cuando apretaban el mando a distancia. Pero sí, mi vida sería mucho más cómoda si fuera de izquierdas. Le recuerdo que mi cara la pusieron en una diana junto a la de Albert Rivera en Cataluña hace tiempo. Esta postura, además, me ha hecho perder por el camino a amigos que, en esta España polarizada, tienen incluso miedo a ir contigo por la calle por si te hacen algo.

Lo que sucede en las redes sociales no es más que un odio virtual y un estado de opinión generado para estigmatizarnos como hacían los nazis con los judíos.

Javier Negre

Luego ves que todo lo que sucede en las redes sociales no es más que un odio virtual y un estado de opinión generado para estigmatizarnos y tratar de eliminarnos como hacían los nazis con los judíos. Nos etiquetan con el ánimo de que el entorno social trate de aislarnos, que los empresarios no nos apoyen… Naturhouse, por ejemplo, recibió un boicot terrible de Podemos por alojarnos en su hotel y, al día siguiente, el dueño me dijo que la campaña de publicidad había mejorado mucho los datos. Así que a esos empresarios que estén leyendo la entrevista les digo que no tengan miedo, que hay que desafiar al establishment, dejar los complejos atrás y que tenemos que tener apoyo. No se puede hacer una disidencia seria en estos años críticos para el orden constitucional sin un duro. Nosotros somos un milagro porque tenemos muchos patreons gracias a la comunidad de Youtube y por eso podemos hacer cuatro o cinco programas al día. Pero, vamos, si yo no trabajase 18 horas diarias, Estado de Alarma TV no hubiera visto la luz. Mientras que, si fuese un periodista de izquierdas, tendría lo mismo y un millón de euros para hacerlo. Pero no hay empresarios valientes.

Es curioso que sea la derecha la que ahora se presenta como lo revolucionario. Nos dicen hace 15 años que íbamos a vivir esto y no nos lo hubiéramos creído.

Sí, lo revolucionario pero siempre de forma muy individualista. El problema de la derecha mediática es que no está coordinada. Cada uno va a su historia. Yo he intentado buscar uniones entre distintos periodistas y solo lo he logrado con Periodista Digital. Hay otros grandes popes de la derecha mediática que, no sé si por miedo al relevo generacional o por qué, han decidido no unirse y eso es un error. La izquierda siempre va al toque de corneta, siempre va a una. No dudan en asociarse cuando tienen que pedirle al Gobierno dinero para publicidad institucional. Nosotros, sin embargo, vamos cada uno haciendo nuestro modelo de supervivencia y subsistencia. Y eso hace que sea mucho más complicado afrontar la propaganda socialcomunista, que tiene un ejército sólido. Nosotros vamos con pequeñas individualidades. Si las uniéramos, seríamos invencibles y haríamos un gran favor a nuestro país. Pero no creo que se vaya a producir.

Es lo mismo que sucede en Cataluña con independentistas y constitucionalistas. Los primeros van a una, dejando a un lado las diferentes corrientes, y los segundos no. 

Los medios independentistas están regados de subvenciones y no hay prácticamente espacio para medios constitucionalistas. Está El Catalán, de Sergio Fidalgo, que sobrevive como puede; la gente de Tabarnia, ustedes… Pero los medios que en Cataluña desafían al statu quo independentista acaban echando el cierre porque no pueden competir con digitales que son millonarios en subvenciones, que replican las proclamas del independentismo… Es una vergüenza que con los impuestos de los catalanes se estén sufragando medios que van contra nuestro país y contra el orden constitucional y cuyo único fin es la independencia de Cataluña. Y más cuando fue Inés Arrimadas [líder de Ciudadanos] quien ganó las elecciones. Pero medios como El Liberal tienen que seguir dando batalla, aunque sea una travesía en el desierto. Hemos visto que la gestión de Quim Torra de la crisis del coronavirus ha sido un desastre. Pero es que todo lo que cogen estos locos golpistas acaban convirtiéndolo en un desastre. Además, han gestionado la crisis como si fuera la URSS en Chernobyl: contando mentiras, culpando de todo a España y sin hablar demasiado de los Pujol que son los que se lo han llevado crudo.

La gestión de Quim Torra ha sido un desastre. Pero es que todo lo que cogen estos locos golpistas acaban convirtiéndolo en un desastre.

Javier Negre

Usted ha recuperado para su canal a personas muy controvertidas como Pío Moa, escritor que en sus orígenes fue comunista, o el economista Roberto Centeno. Me recuerda un poco a los años en los que empezó Federico Jiménez Losantos con Libertad Digital y Es Radio.

Jiménez Losantos es un referente para el constitucionalismo. Es cierto que él gestiona Libertad Digital y Es Radio de una forma muy particular. Tiene su pequeño espacio dentro de la radio y no sale de ahí. Si quieres verle, tienes que ir allí. Es un modelo que es interesante. Yo ahora complemento mi canal de Youtube con mi actividad en Telecinco, hasta que me echen de ahí, que espero que no (risas). Pero a lo mejor el Gobierno les pide mi cabeza y me tendré que refugiar en mi canal, hacer como Jiménez Losantos y pedir el apoyo económico de los espectadores. Nosotros tratamos de ser un medio rentable, que no viva de las subvenciones. Lo único que yo he hecho es dar voz a periodistas que están perseguidos, a analistas que son valientes y he repescado a gente como Alfonso Ussía o Fernando Sánchez Dragó, que han sido purgados por motivos ideológicos en medios aparentemente constitucionalistas. Es lo mismo que me sucedió a mí por criticar la política del Gobierno. Insisto, Losantos es un referente pero siempre ha hecho la guerra él solo mientras que yo, en mi particular rebelión mediática, quiero unir a gente. Aunque también es cierto que nos encontramos con muchos recelos, incluidos los del mismo Losantos, que le hemos invitado al programa y no quiere venir. Nosotros tratamos de ser generosos, hablamos de los medios constitucionalistas, tenemos analistas de todos estos medios y queremos ser el altavoz que una de una vez por todas a la derecha mediática.

Es cierto que tiene también analistas destacados como Daniel Lacalle, Asís Timermans o Carles Enric. 

Tenemos gente de peso que, además, lo hace de forma gratuita por su amor a España y a la buena gestión. Y eso es lo que más me engrandece, que mucha gente se ha sumado de forma voluntaria a este proyecto, delante y detrás de la cámara. Nosotros solo tenemos a una persona contratada y luego tenemos una red de voluntarios que son los que hacen posible este producto. Con las ayudas que tenemos económicas intentamos mejorar técnicamente e ir pagando poco a poco a pequeños colaboradores, que nos dan un servicio puntual. Ahora mismo tenemos casi 1.600 suscriptores de pago que nos han pedido que no cerremos este mes de agosto porque se sienten solos en la parrilla televisiva. Y ahí estamos. Y más en un momento tan trascendental como estamos viviendo, con la marcha del rey Juan Carlos I y la cacería que se ha desatado contra él.

Con Juan Carlos I se ha dado por bueno el testimonio de una golfa, de una fulana que ha sacado beneficios del montón de hombres con los que ha estado.

Javier Negre

Felipe VI lo ha dejado caer y yo lo veo como un feo gesto para un padre que lo ha dado todo por España, que ha traído miles de millones de euros y que habrá cobrado comisiones, no lo sé, pero hay que respetar la presunción de inocencia. Con Juan Carlos I se ha dado por bueno el testimonio de una golfa, de una fulana que ha sacado beneficios del montón de hombres con los que ha estado y, en cambio, no se ha escuchado a la otra parte y se ha eliminado a un rey que trajo la democracia y paró un golpe de Estado. Y a mí eso me da vergüenza en un país donde se homenajea a presos etarras, donde Josu Ternera está en su casa y donde los que quieren romper España cobran de las instituciones y ocupan la vicepresidencia del Gobierno. Así que están siendo días de desengaño con mi propio país, al menos para mí. 

Juan Carlos I se va temporalmente de España y el independentismo lo celebra por todo lo alto. El mismo independentismo que, a la vez, hace la vista gorda con los Pujol, que están considerados por la Justicia como una presunta organización criminal. 

Me parece increíble que los Pujol, que se han llevado el dinero público de Cataluña a espuertas, a diferencia del rey, y que están sentados en el banquillo, no se hable de ellos. El rey ha podido cobrar o no comisiones por hacer gestiones que han traído miles de millones de euros y han generado miles de puestos de trabajo. Los Pujol, insisto, se han llevado dinero público. El rey ha cobrado o no unas comisiones y me parece mal que no las haya declarado aquí. Pero cobrar comisiones no es legal ni ilegal. Si quieren, que legislen para que los reyes no puedan cobrar comisiones. A mí no me parece estético pero no es tan grave como lo que han hecho los Pujol, que sí ha afectado a nuestras arcas públicas. Y a mí me da pena que los medios se encarguen ahora, en los últimos años, de recordar lo que ha hecho mal Juan Carlos I, en lugar de hablar también del importante legado que ha dejado a nuestro país. Es un legado que yo aprendí en el colegio pero ahora, con el control de las aulas que tiene el Gobierno socialcomunista, se hablará de Juan Carlos I como un apestado. Detrás de esto hay un ataque feroz a la monaquía y yo apuesto a que la infanta Leonor ni siquiera va a llegar a reinar porque ya han abierto la veda y se han cobrado la primera pieza. Quien crea que mandar a Juan Carlos I a República Dominicana, Portugal o donde sea va a salvar la monarquía, es que no entiende nada de esta película de terror que ha montado el Gobierno, con los proetarras, los golpistas y otros. 

Quien crea que mandar a Juan Carlos I República Dominicana, a Portugal o a donde sea va a salvar la monarquía, es que no entiende esta película.

Javier Negre

Usted tiene vínculos con Cataluña. Cuando, desde Madrid, observa lo que está pasando aquí, ¿qué piensa?

Cataluña es una magnífica tierra, con gente bellísima, pero gestionada por unos locos. Unos locos que hacen propaganda política en TV3, que han creado la ensoñación de la independencia de Cataluña… Pero son unos cobardes porque, cuando pudieron declararla, se echaron para atrás. Y, cuando se vieron ante la Justicia, se bajaron los pantalones. ¡Si a Carme Forcadell le llegan a poner una Constitución y una bandera de España, las jura! La verdad es que me da muchísima pena que Cataluña esté gobernada por auténticos locos. Estos golpistas han perdido la cabeza y, más que en la cárcel, deberían estar en un manicomio. Están creando una sociedad basada en el odio. Es, además, el modelo que está exportando Pedro Sánchez a toda España. Y está claro que tampoco ha ayudado que Inés Arrimadas, al poco de ganar las elecciones, se marchase a Madrid a vivir cómodamente. Fue un error porque Ciudadanos era un referente y ahora ese espacio ansían ocuparlo Vox y el PP. Lorena Roldán [actual líder de Ciudadanos en Cataluña] no le llega ni a la suela de los zapatos. No tiene sentido tener, por ejemplo, embajadas proclamando una ensoñación irreal. O que TV3 sea una máquina de generar independentistas. Debería estar cerrada. Pero la culpa es del PP de Mariano Rajoy, que tenía que haber aplicado el 155 sine die. Es más, tendría que haber tomado las aulas porque el problema de Cataluña es la educación. Se han generado generaciones que odian todo lo español y para revertir eso necesitamos otros 40 años. Pero desde Estado de Alarma TV vamos a seguir apoyando a los catalanes. Mi abuelo es de Tarragona y yo tengo apellidos catalanes. Por lo tanto, Cataluña es tan mía como de los independentistas. Y, si hay referéndum, tendremos que votar todos. 

Alvise Pérez me habló del Gobierno de Sánchez e Iglesias como un Gobierno de “sepultureros”. ¿Comparte esta definición?

Creo que sí porque tienen 45.000 muertos a sus espaldas. Es cierto que no podemos achacarlos todos al Gobierno pero sí muchos de ellos. Ha habido una crisis que ha afectado a todos los países pero España es el país que tiene el mayor número de muertos por millón de habitantes. Fernando Simón nos dijo que no habría contagios y nos lanzaron a la calle sin medidas de seguridad y sin advertirnos del riesgo que corríamos. Se celebraron las manifestaciones feministas teniendo ya indicaciones de la OMS y de las autoridades comunitarias. Esto ha provocado un colapso sanitario en la Comunidad de Madrid y que el virus se propagase como la pólvora. Serán los tribunales los que determinen qué pasó pero la expresión de Alvise Pérez me parece acertada. Hasta el diario de referencia del Gobierno, El País, les dice que aquí ha habido 44.000 muertos. Así que sí, podemos llamarle el Gobierno de la muerte y el Gobierno del no luto. Sánchez es un personaje siniestro, como el ángel de la muerte Fernando Simón. Son de los personajes más nefastos y tétricos de nuestra democracia. 

Da la impresión de que el país, en general, no quiere recordar a estos muertos.

Está claro que este Gobierno ahora nos mete en el lío de Juan Carlos I para que no hablemos de sus muertos o del caso Dina. Nos hablan de las ayudas de la UE como un triunfo histórico cuando la realidad es que Sánchez se ha dejado pasta por el camino porque se presentaba a las reuniones sin papel ni bolígrafo. Han ganado los alemanes, los italianos y los franceses. Entonces el Rasputín Iván Redondo quiere generar continuas cortinas de humo, utilizando lo que sea para que no hablemos de lo realmente importante, que son las negligencias del Gobierno en la gestión de la crisis.

‘Rasputín’ Iván Redondo quiere generar continuas cortinas de humo, utilizando lo que sea para que no hablemos de las negligencias del Gobierno.

Javier Negre

El Gobierno se ha equivocado en la gestión de la primera ola y no pide perdón. De acuerdo. Pero ahora somos el país con los brotes más descontrolados y Sánchez se va de vacaciones a cuerpo de rey, con nuestros impuestos. Es todo un auténtico disparate. En realidad, la culpa no es suya, sino de quienes le votan. Se lo tienen que hacer mirar porque es gente que no tiene un nivel de comprensión mínimo para entender que el Gobierno se la ha metido siempre doblada y es gente que vive en una burbuja sectaria de pensamiento único. 

Una persona que siga hoy en un ERTE no puede estar muy tranquila porque no sabe si recuperará o no su puesto de trabajo. Y te rompe los esquemas ver que, a pesar de todo, justifican que Fernando Simón esté en un playa portuguesa haciendo surf porque ha trabajado mucho durante la crisis. 

Sí, hay gente muy inconsciente. Yo en mi entorno veo que quienes no quieren trabajar. He intentado fichar a gente para mi programa que me ha rechazado porque dicen que, para lo que yo les ofrezco, ellos ya cobran una paguita de 900 euros o cobrando un ERTE. Se está incentivando la paga y no a los emprendedores o a los autónomos. Quieren generar un sistema como el que tenían en Andalucía, donde se gastaban el dinero en cocaína y prostitutas, los ERE y, al final, tenías a muchas personas dependiendo de redes clientelares. Y aquí tendremos el mismo problema. El Gobierno quiere tener pillada por los huevos y que muchos obreros vivan del subsidio y de la subvención. Esto está completamente calculado. Y en esto cuentan con los inmigrantes que están entrando en tromba sin saber si tienen o no COVID-19. Por eso se está permitiendo el efecto llamada a través de la paguita. Es un escándalo y estamos dando una imagen internacional terrible.

En su canal están prestando especial atención a las consecuencias económicas de la crisis del COVID-19. Sobre todo a la crisis provocada en el sector turístico. ¿Nos hundimos irremediablemente?

Con este Gobierno sí. Aunque esté Nadia Calviño, que tiene un currículum muy brillante en la UE. Aquí vamos a subidas de impuestos, a recetas que se basan en la subvención, a amamantar a colectivos como el LGTBI o inmigrantes irregulares. Yo estoy a favor de la integración de la inmigración pero ahora mismo no tenemos dinero ni para pagar las pensiones. No tiene mucho sentido abrir las puertas si luego no les vamos a poder integrar. Así que veo un oscuro panorama económico y con los peores gestores de nuestra historia. Calviño es lo único serio que hay en el Gobierno y es más proclive a aplicar recetas comunitarias como la bajada de impuestos pero el panorama es desolador porque se escucha más la voz de los comunistas de Podemos y del socialismo más rancio y proclive a la subvención. Quien está marcando doctrina es Pablo Iglesias, que tiene todas las recetas de Venezuela y que quiere convertir España en un país de maleantes, vagos y delincuentes.

Pablo Iglesias tiene todas las recetas de Venezuela y quiere convertir España en un país de maleantes, vagos y delincuentes.

Javier Negre

¿Para qué servirá la moción de censura de Vox?

Sin duda, para retratar al PP. Septiembre va a ser complicado con el panorama que nos viene. Lo de Vox va a ser un punto de inflexión y el PP tendrá que mojarse o retratarse. Ellos decidieron bajarse del caballo muy pronto. Ni siquiera han valorado la posibilidad de plantear un candidato alternativo, que no fuera Santiago Abascal. Podría ser un empresario de prestigio. O alguien del PSOE más moderado. Pero el PP ya dijo que no. Y, si tienen que votar y se abstienen, que es como decir que sí a Sánchez, habrá problemas. El día 12  de septiembre, además, hay manifestación y la gente va a estar cabreada porque no hay ni un duro. Me parece un fallo de estrategia del PP. Podrían haber dejado el mes de agosto para ver cómo evoluciona la situación pero han pensado que era una moción para desgastarles a ellos. Y en Vox, quien lo haya ideado, lo ha pensado bien porque en este país a veces es necesario que los partidos se retraten y que las cartas queden sobre la mesa. En septiembre, entonces, sabremos quién está con el presidente fake y quién está en contra.

Para acabar, en este escenario que todo indica que será catastrófico, ¿cree que el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos se podrá sostener?

La crisis va a ser brutal y ellos dependerán del dinero de Europa y de lo que la UE quiera aguantar a Pablo Iglesias y compañía. Si los países empiezan a ver que el dinero que recibe España acaba en spas y chorradas como el Plan E, les cerrarán el grifo y el Gobierno podrá caer. De todos modos y, de mantenerse, creo que el Gobierno va a esperar a hacer las grandes reformas estructurales a la siguiente legislatura. Ahora vamos a ver un aumento brutal del gasto social. Seguirán regando a sus colectivos afines como el feminismo radical, los actores de la ceja, las asociaciones de inmigrantes irregulares, las del colectivo LGTBI… a lo suyos. Y a los demás, que les den. Intentarán, además, controlar a la prensa y así estamos. Dan ganas a veces de lanzar la toalla e irte a otro país. Pero, bueno, no lo haces porque ahora tenemos Estado de Alarma TV aunque necesitamos ayuda (risas). Así que, si a algún lector le interesa, ya sabe. 

De todos modos, no descarte un pacto de los dos grandes partidos como ha pasado en el Consejo General del Poder Judicial. Pero, si el PP cruza esa línea roja, está claro que será el fin. Tampoco es descartable que surja alguna plataforma ciudadana que ponga en pie a España porque la crisis nos va a traer imágenes dantescas que no estamos acostumbrados a ver, como las colas del hambre, la extrema pobreza. Hay mucha gente que quiere experimentar nuevas vías, que está cansada de los grandes partidos. Y yo creo que es necesario que la sociedad civil se moje y aquellos que no tengan previsto votar puedan encontrar otras alternativas. Esa gente es clave para ganar unas elecciones. Lo importante es que haya opciones para ir en contra de este Gobierno y será clave que la calle arda en el buen sentido y que, desde la verdad y lo políticamente incorrecto, medios como el vuestro o como Estado de Alarma TV sigamos empujando.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Caos en Educación Especial: el Govern pretende que los alumnos contagiados sean confinados en los colegios

El Departamento de Educación, dirigido por el republicano Josep Bargalló, ha creado un nuevo frente de incertidumbre y nerviosismo en los centros...

ENTREVISTA / Rosa Cobo: «La pornografía no puede estar accesible en internet para nadie»

El currículum de Rosa Cobo (Cantabria, 1956) es apabullante. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la UCM, actualmente imparte Historia de...

Elsa Artadi (JxCat) pone en el punto de mira al columnista Albert Soler por criticar a la mujer de Puigdemont

La portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, ha arremetido este martes contra Albert Soler, columnista del Diari de...

Frívola, pero de izquierdas, excajera y muy feminista

A pesar de todo, Irene Montero está dispuesta a regalarnos grandes momentos y titulares memorables. En esta legislatura, sigue sin encontrar su...