Gobernabilidad o confrontación

Imagen del Parlament de este martes. Foto: Europa Press

En España, la vieja distinción entre izquierda y derecha sigue vigente —incluso demasiado vigente a resultas del empecinamiento de los mantenedores de la memoria histórica en evocar la guerra civil en términos de revancha—, pero han aparecido otras. Está la oposición entre constitucionalistas y revolucionarios (o partidarios de iniciar un proceso constituyente, como se llaman ahora), y está la agria disputa entre unitaristas e independentistas, que ha substituido la tensión anterior y más plácida entre centralistas y autonomistas. Todos estos ejes se combinan y entrecruzan en el debate electoral.

En Cataluña está también la competición entre realismo y fantasía que divide el independentismo y va tener momentos de gran intensidad a medida que se acerquen las próximas elecciones autonómicas. Francesc-Marc Álvaro, en El mercado del pragmatismo, se atreve a descompartir los dos bandos: «Òmnium, ERC y una parte de los posconvergentes han modificado claramente su análisis (y su estrategia) mientras la ANC, JxCat, Puigdemont, Torra y la CUP mantienen la promesa de tentativa unilateral y de momentum. Es significativo que la pandemia no haya influido mucho en los que se niegan a pinchar la burbuja del secesionismo mágico.»

Puede que no sea todo tan simple. Seguramente entre los postconvergentes que han acudido al nuevo JxCat de Puigdemont quedan todavía restos del sentido común heredado de otros tiempos y escepticismo ante la confrontación inteligente que dicen querer plantear. Y en ERC debe haber suficiente empuje quimérico y querencia por la insurrección como para desbaratar los más pragmáticos planes de su dirección.

Álvaro sugiere la aparición de otro eje, «el de la gobernabilidad, a raíz del impacto de la covid-19», a tener en cuenta a la hora de decidir el voto. Habrá que ver si a los independentistas les sirve aún el recurso del comodín «España no nos deja» para seguir gobernando la Generalitat, o si ciertos aspectos de la gestión autonómica que atañen directamente a la vida cotidiana —salud, enseñanza, trabajo— no son valorados por los electores con el mismo triunfalismo con que los exponen los medios oficiales.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Junts fracasa en su intento de ‘macro-repulsa popular’ a Pedro Sánchez durante una visita al pueblo de Puigdemont

Unos veinte manifestantes independentistas han recibido entre gritos, insultos y Esteladas al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la...

El ‘DNI catalán’ está copiado de un documento separatista estonio de 1989

Todo está inventado. Así lo corrobora El confidencial, que hoy cuenta que el DNI republicano lanzado por el Consell de la República...

El PSC rechaza dejar a Vox sin senador, como pretenden los separatistas: «No nos saltaremos la ley»

El separatismo se ha propuesto dejar a Vox sin el senador por designación autonómica que le corresponde por sus resultados electorales del...

Ayuso tilda de «curioso» que Puigdemont participe en elecciones en Cataluña cuando reside en Waterloo

La candidata del PP a la Presidencia de la Asamblea de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha definido como "curioso" que el ex...