SIL
SIL

Vall d’Hebron identifica el papel de una proteína en la metástasis del cáncer de mama

Un 90% de las muertes producidas por cáncer de mama son a causa de metástasis en otros órganos

Fachada del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona

Un equipo de investigadores del grupo de Patología Molecular Traslacional del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), en colaboración con el CIBER de Cáncer (Ciberonc), ha descrito el papel de la proteína integrina B3 (ITGB3) en la metástasis del cáncer de mama.

El estudio, publicado en ‘Nature Communications’, muestra la importancia de la integrina B3 en la captación de vesículas por parte de las células, que favorece la formación de tumores secundarios en otros órgano como el pulmón y que podría ser una diana terapéutica para evitar la formación de metástasis, ha informado este miércoles el Hospital Vall d’Hebron en un comunicado.

Un 90% de las muertes producidas por cáncer de mama son a causa de metástasis en otros órganos, como el pulmón, y para que estas metástasis se produzcan, la comunicación entre células tumorales y también con las células del sitio metastásico es clave.

Producción de vesículas

Esta comunicación se basa en la producción de vesículas que son captadas por otras células y que contienen factores que ayudan a desarrollar las metástasis, pero este mecanismo que permite que esto suceda no se conoce en profundidad.

«Es uno de los primeros estudios que describe las vías que permiten que estas vesículas entren en las células para favorecer el crecimiento tumoral y el papel que la integrina B3 juega en este proceso», ha explicado el investigador del VHIR y uno de los autores del trabajo Stefan Hümmer.

El estudio, llevado a cabo en cultivos celulares en el laboratorio, ha comprobado que la integrina B3, una proteína que sirve de conexión entre el exterior y el interior de la célula, es necesaria para que las vesículas producidas por el entorno sean captadas por las células tumorales. 

Santiago Ramon y Cajal

El jefe del grupo de Patología Molecular Traslacional del VHIR, Santiago Ramon y Cajal, ha afirmado que cuando se inhibe la integrina B3, «las vesículas no se pueden interiorizar y, por lo tanto, no existe el estímulo que favorece el crecimiento tumoral en el nuevo órgano para formar metástasis».

Este trabajo es la continuación de otros estudios previos donde se ha observado que la integrina B3 aumenta en situaciones de falta de oxígeno y favorece la migración celular y las metástasis, y el grupo trabaja en la búsqueda de inhibidores de la integrina B3, que sería una posible estrategia para evitar que las células formaran nuevas colonias en otros órganos.

«Estos inhibidores serían específicos para el control de las metástasis. Por ello, deberían administrarse conjuntamente con otros tratamientos dirigidos al tumor primario», ha afirmado el investigador.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

Descontrol emocional: voto irracional

El romanticismo surgido en Alemania y Reino Unido a finales del siglo XVIII colabora muy negativamente en los recurrentes desastres y despropósitos...
- Publicidad -