ZFBarcelona
ZFBarcelona
ZFBarcelona

Mas se queda en el PdCAT, recrimina a Puigdemont y se ofrece como único capaz de representar a Cataluña

Se siente "triste, decepcionado y molesto" por la falta de unidad entre los separatistas y la ruptura del PdCat con JxCat

El ex presidente Artur Mas, durante la rueda de prensa (Europa Press).

Artur Mas se queda en el PdCAT. Así lo ha anunciado este lunes en una rueda de prensa que ha levantado muchísima expectación en Cataluña pues muchos temían que el ex presidente decidiera romper también con la formación que crearon él y Carles Puigdemont hace cuatro años en Bélgica. Mas, algo envejecido, luciendo barba de tres días y moreno postveraniego, ha sido muy contundente a la hora de justificar su decisión, basada en que no participará en un proyecto, el JxCat de Puigdemont, que ha hecho saltar por los aires la unidad del centro-derecha independentista catalán.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (EFE).

Mas ha puesto dos ejemplos de cómo los de Puigdemont han gestionado la relación entre el PdCat y JxCat de manera errónea, algo que le ha llevado a afirmar que se encuentra «triste, decepcionado y molesto«. En el primer caso, Mas se ha referido a la remodelación del Govern llevada a cabo por el presidente Quim Torra y que ha explicado como una manera de dejar fuera al PdCAT, partido que, ha dicho, «daba apoyo» a JxCat en el Ejecutivo. Esta remodelación se ha saldado con el cese de la única representante de su partido, Àngels Chacón, y ha tenido como consecuencia un agravamiento en la relación entre ambas formaciones, según ha señalado el ex presidente.

El compromiso sobre las siglas

Pero también ha recordado otro hecho que ha justificado la ruptura: la apropiación de las siglas de JxCat por parte de Carles Puigdemont. «Hay un compromiso firmado que dice que ninguno puede usar el nombre de JxCat sin el acuerdo del otro», ha explicado Artur Mas, «los compromisos se han de cumplir y no se ha hecho. Y eso ha llevado a consecuencias indeseables«. Concretamente, y aunque no lo ha mencionado, a que el PdCat haya demandado ante la Justicia a JxCat por estos hechos.

No han quedado ahí sus mensajes a Puigdemont. El también ex presidente apuesta por lo que llama «confrontación inteligente» con España durante la próxima legislatura y como forma de llegar a la independencia. Algo que Mas ha puesto en duda al afirmar que, de momento, la inteligencia ha brillado por su ausencia a la vista de los resultados: «Cuando escucho confrontación inteligente interpreto que es la confrontación que nos puede hacer ganar. Si no se puede ganar, no es inteligente».

Mas, sin embargo, ha mostrado su confianza en que los puentes entre el PdCat y JxCat aún puedan rehacerse, aunque ha insistido en que la relación entre ambas formaciones está prácticamente rota. Algo de lo que, implícitamente, ha responsabilizado a Carles Puigdemont, al que ha recordado en varias ocasiones que fundó junto a él el PdCat con el objetivo de crear un partido que diera cabida a diferentes sensibilidades. Algo similar a lo que se había hecho previamente con la coalición JxSí, de la que llegó a formar parte ERC. Y ha sido esta actitud la que, según ha señalado en numerosas ocasiones, explica que Mas prefiera mantenerse en el PdCat antes que participar en la nueva formación de Puigdemont. De cualquier manera, Artur Mas ha mostrado su confianza en que pueda repararse de algún modo la relación entre las dos formaciones y se inclinado por una candidatura conjunta en forma de coalición de cara a los próximos comicios autonómicos.

Mensaje para ERC y la CUP

Para los republicanos y la CUP también ha tenido palabras Artur Mas aunque sin citarlos directamente. La falta de unidad entre los partidos independentistas y de una «estrategia» común también ha llevado a Mas a decir que le intristece y le decepciona. El ex presidente ha recordado que abandonó la primera línea política en 2015 por «el proyecto soberanista colectivo«, como una forma de reprochar a ERC y cupaires que no sean capaces de atender a las llamadas a la unidad de JxCat y Puigdemont. Y ha advertido: «Sin unidad no hay recorrido y nos quedaremos en una autonomía cada vez más residual«.

El líder de ERC, Oriol Junqueras, minutos antes de retornar a la cárcel de Lledoners.

El ex presidente, por otro lado, ha asegurado que no tiene ninguna intención de participar activamente en la política en los próximos años, aunque sí se ha ofrecido como «puente» entre su formación y otros partidos separatistas. Y ha anunciado que su objetivo ahora es reforzar su figura institucional como ex presidente de Cataluña. «Los ex presidentes», ha explicado, «son un patrimonio común del conjunto del pueblo de Cataluña». Y ha recordado que «hay otros que no lo pueden hacer».

Jordi Pujol en un acto en Barcelona (Europa Press).

Y es que, salvo el socialista José Montilla, Artur Mas es el único en estos momentos que puede ostentar ese papel con relativa tranquilidad y tras haber cumplido los años de inhabilitación a los que fue condenado por la organización de la consulta ilegal sobre la independencia del 9 de noviembre de 2014. El primer presidente de la democracia, Jordi Pujol, está inmerso en un macroproceso judicial por presunta corrupción. El socialista Pasqual Maragall padece alzheimer en estado avanzado. José Montilla no ha mostrado en ningún momento interés en ejercer como figura institucional en Cataluña mientras que Carles Puigdemont está fugado de la Justicia española y aspira a volver a presidir la Generalitat. Y, finalmente, Quim Torra tampoco podrá ejercer ese papel institucional si, tal y como se prevé que suceda en las próximas semanas, el Tribunal Supremo confirma la sentencia de inhabilitación durante un año y medio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Una candidata de JxCAT llama a evitar siempre la palabra ‘España’

Nuevo caso de hispanofobia protagonizado por JxCAT, una formación que durante las semanas previas a las elecciones estuvo en el punto de...

Quim Torra consigue echar a sus vecinos okupas

El inhabilitado presidente Quim Torra ha instalado su oficina en Casa Solterra, sede del Departamento de Cultura de la Generalitat en Gerona....

Con la CUP no hay que negociar, hay que combatirla

Cataluña no tiene un problema con su modelo policial sino con su modelo político. «Después de las elecciones del 14 de febrero...

La maniobra de la patronal contra el próximo gobierno independentista

El ciudadano ideal, para una cierta izquierda, es el que sólo protesta cuando se lo dicen. No ha de tener opiniones propias,...