ZFBarcelona

La casi segura inhabilitación de Torra no logra convencer a ERC para doblegarse ante Puigdemont

Los republicanos mantienen su exigencia a Torra de que convoque las elecciones antes de que el TS dicte la sentencia definitiva

El presidente de la Generalitat, Quim Torra y el vicepresidente Pere Aragonès en el Parlament (Europa Press).

Dentro y fuera de Cataluña todo el mundo da ya por hecho que Quim Torra pasa sus últimos días al frente de la Generalitat. Más allá de los gestos, habitualmente histriónicos, del presidente, se encuentran las cúpulas de JxCat, su partido, y ERC, sus socios de gobierno hasta el pasado mes de enero. La irrupción del COVID-19 obligó a unos y a otros a mantener unido lo que el Tribunal Supremo rompió a principios de año tras decidir inhabilitar al todavía presidente como diputado. Y es la misma pandemia la que ahora sirve a JxCat, con su líder a la cabeza, Carles Puigdemont, a justificar que no se convoquen los comicios que ERC le exige.

A pesar de que unos y otros mantienen encuentros para intentar fijar una estrategia común de cara a la inhabilitación definitiva del presidente, lo cierto es que desde ERC tienen claro desde hace tiempo que esta situación solo podrá solventarse a través de las urnas. Así lo exigió el líder republicano, Oriol Junqueras, el pasado mes de mayo, cuando calificó de «irresponsabilidad» permitir que sea el Supremo el que, vía inhabilitación, fuerce la convocatoria electoral. Sin embargo, Torra y Puigdemont ignoraron la exigencia de Junqueras. Como ahora parecen ignorar también la formulada este lunes por la portavoz de ERC, Marta Vilalta, en el mismo sentido. Los republicanos, como la CUP, consideran que no debe ser el Supremo el que marque el calendario electoral y que es preferible que Torra convoque ya las elecciones, sin esperar la sentencia.

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en una imagen de archivo (Europa Press).

Puigdemont necesita tiempo

Al otro lado de la mesa y con Puigdemont al mando, la posconvergencia prefiere que sea el Estado el que obligue al Parlament a llamar a los catalanes a las urnas. Sería el escenario ideal para el JxCat articulado por el ex presidente y ahora eurodiputado, además de máximo líder del Consell per la República. Por un lado, si es el Parlament el que convoca, el plazo para celebrar las elecciones sería de cuatro meses. Un tiempo precioso para un Puigdemont que ha hecho saltar por los aires la derecha y el centro-derecha separatistas en su afán de aglutinar a este segmento del independentismo a sus órdenes.

Por otro lado, si Torra no convoca las elecciones, tendrá que hacerlo el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent. Algo que muchos tienen claro que JxCat utilizaría para arremeter contra ERC en cuanto se diera a conocer la fecha electoral. Arremetida que iría directamente contra el candidato republicano y ahora vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, al que este lunes desde JxCat ya han advertido de que no ejercerá de presidente aunque así lo prevea la ley. Los medios más cercanos a Puigdemont han llamado a la advertencia «marcar territorio«.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, durante un pleno (Europa Press).

Y a todo esto se suma la posibilidad de identificar la sentencia del Supremo con «un nuevo 155«, como ya ha hecho el líder de JxCat, en contraposición con lo que, en su opinión, sería la defensa del Parlament, si este se opusiera a acatar la inhabilitación. Y es que Puigdemont es partidario de mantener el Govern sin presidente porque, ha asegurado, «podrá seguir trabajando» aunque no aprobar unos presupuestos.

La sentencia, una «cuestión de ideología»

Sea como sea, la realidad es que, desde el pasado mes de abril, Torra ha esgrimido el argumento de la pandemia para no convocar los comicios, a pesar de que en enero había anunciado que daría a conocer la fecha de estos en cuanto se aprobaran los Presupuestos de la Generalitat. El Pleno de la aprobación tuvo lugar el 24 de abril y, desde entonces, el aún presidente se ha escudado en los estragos del COVID-19 para no llamar a los catalanes a las urnas. Lo mismo ha hecho este lunes Puigdemont, exigiendo, además, al Estado que «no intente debilitar por cuestiones de ideología» a un Govern que, ha añadido, necesita en estos momentos «todos los recursos movilizados al 100%».

Lo cierto es que lo que suceda a partir de la inhabilitación definitiva de Torra es un misterio. Nada se sabe sobre las intenciones del presidente cuando se conozca la sentencia firme del Supremo. No obstante, parece estar claro que el separatismo intenta estos días orquestar lo que llama una «respuesta de país«. Respuesta en la que no son descartables algaradas similares a las que sucedieron a la sentencia del procés en octubre del año pasado. Organizaciones radicales como los CDR ya han anunciado que se movilizarán si Torra es inhabilitado y la Assemblea Nacional Catalana (ANC) intenta organizar una «cumbre independentista» en la que se acuerde una estrategia común, tanto en la respuesta a la sentencia como de cara a las elecciones.

Algunos CDR en Barcelona en octubre del año pasado, tras la sentencia del ‘procés’ (Europa Press).

Para Puigdemont, finalmente, es necesario que el separatismo responda unido a lo que considera un «ataque a los derechos fundamentales«. De ahí que promueva una «respuesta coral» a la que, incluso, ha invitado a participar a las formaciones de la oposición. «La reacción no puede ser solo de una persona o de un partido», ha dicho este lunes en una entrevista en Catalunya Ràdio, «Torra representa a todos y ha de ser una respuesta de país. Si a José Montilla (PSC) le pasara lo mismo por una pancarta, yo estaría a su lado».

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

El Consejo de Europa da la espalda al separatismo catalán: no admitirá referéndums que no respeten la Constitución

La Comisión de Venecia, órgano del Consejo de Europa encargado de velar por todo lo relativo al derecho constitucional en la UE,...

ENTREVISTA / Santiago Camacho: «La peor mentira sobre la pandemia es la que dice que no se podía prever»

Santiago Camacho es uno de los periodistas españoles que mejor se mueve entre las denostadas teorías de la conspiración. Hipótesis que, en...

El diputado Ignacio Garriga, «el negro de Vox», levanta la ira de la izquierda en Twitter

Hay que admitir que quien en Vox tuvo la idea de poner al parlamentario Ignacio Garriga a defender la moción de censura...

Un independentista tratando de descolgar una bandera de España se hace viral

En las últimas horas, ha circulado con profusión en las redes —especialmente en los círculos constitucionalistas— un vídeo que ha despertado numerosas...