ZFBarcelona

ANÁLISIS| ¿Qué está pasando con los presupuestos del estado?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Foto: Europa Press

Pedro Sánchez está teniendo graves dificultades para sacar adelante el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021.

De entrada, está claro que se va a incumplir el mandato constitucional de enviar el Proyecto de PGE a las Cortes antes del 30 de septiembre. Quedan muchos flecos pendientes y no van a llegar a tiempo. Veremos si entran en octubre.

También es altamente probable que la Ley de PGE del 2021 no esté aprobada el 31 de diciembre de este año. Ello implica que se prorrogarían los Presupuestos de 2020, que son los de 2019 prorrogados, que son los de 2018 prorrogados. De esta manera, los Presupuestos que elaboró Cristóbal Montoro (y que tuvo que firmar Pedro Sánchez en julio de 2018) podrían verse prorrogados por tercera vez. Es simplemente patético.

La incapacidad del Gobierno para sacar adelante los Presupuestos es una cuestión sumamente grave. Esa incapacidad tiene su causa en la radical divergencia existente entre las formaciones que apoyaron la moción de censura. Estamos hablando de cuestiones muy delicadas. Hablar de ingresos públicos es hablar de subidas de impuestos o cotizaciones sociales. Hablar de gastos públicos es hablar de contención y control de dichos gastos. Y hay que prever un déficit descendente. Son cuestiones terribles. Y mucho más en el contexto catastrófico de una pandemia que no cesa.

Ciertamente, tener como aliados en esta cuestión a UP y a ERC hace muy difícil el acuerdo. Es una alianza contra-natura, y más en estos críticos momentos. Por un lado, las propuestas de UP no sirven para contener el déficit ni para crear empleo. Y, por otro, a ERC le importa muy poco la supervivencia financiera del Estado español. Sólo les interesa la amnistía y el referéndum. ¿Qué clase de Presupuesto se puede tejer con estos señores?

«No es fácil que PSOE y UP se pongan de acuerdo en los temas presupuestarios. Tienen un ADN muy diferente. Pero está comprobado que dentro de la coalición gubernamental nunca llega la sangre al río

No es fácil que PSOE y UP se pongan de acuerdo en los temas presupuestarios. Tienen un ADN muy diferente. Pero está comprobado que dentro de la coalición gubernamental nunca llega la sangre al río. Se necesitan mucho mutuamente. Y juegan a repartirse los papeles. Seguro que ya se han puesto de acuerdo. Con el PNV siempre se puede llegar a un arreglo. Pero con esto sólo suman 120 + 38 + 6 = 164. Hacen falta 12 más.

Conseguir el voto favorable de ERC (13 diputados) es costoso y le va a pasar factura al PSOE (puede que eso ocurra en 2023, o sea, dentro de una eternidad). Algunas de las cosas raras que estamos viendo estos días son señales de acercamiento de posturas. Sólo con ERC ya suman 177.

Pero, por si acaso, también están hablando con Ciudadanos (10 diputados), aunque este apoyo es demonizado radicalmente por UP. Ir con Ciudadanos y sin ECR exige 2 diputados más. Eso no es problema.

¿Sería posible conseguir los 176 sin ERC ni Ciudadanos? Haría falta meter en el saco a Bildu (5 diputados), los disidentes de Junts (4), los 2 canarios y el señor de Teruel. O el del BNG. Demasiado complicado.

Por eso, Sánchez tiene que mantener encendida la vela de ERC, mientras presiona a UP para que retire su veto a Ciudadanos. Comparando la tarea de convencer a UP para que acepte a Ciudadanos con la tarea de convencer a ERC, vemos más fácil la primera.

Con estos míseros mimbres pretende Sánchez salir del paso. Es deprimente verle afanado en esta patética tarea para producir un resultado tan pequeñito. Y lo peor es que es un resultado que no sirve al país. Porque, con la que está cayendo, aprobar el Presupuesto de 2021 con esa irrisoria mayoría transmite un mensaje de gran debilidad como país, lo cual es malísimo frente a la Unión Europea y frente a nuestros prestamistas (los que sostienen nuestra Deuda). No sirve salir del paso de esta pobre manera.

«Lo que el país necesita es una amplia mayoría política que asegure lo que vamos a hacer en 2021, 2022 y 2023. Eso es lo que pide el Banco de España y cualquier persona con dos dedos de frente.»

Lo que el país necesita es una amplia mayoría política que asegure lo que vamos a hacer en 2021, 2022 y 2023. Eso es lo que pide el Banco de España y cualquier persona con dos dedos de frente. Se trata de transmitir seguridad, confianza y estabilidad a largo plazo. En los años que vienen habrá que tomar medidas duras, subiendo impuestos y conteniendo el gasto en pensiones, retribuciones de los funcionarios, desempleo… Y también habrá que controlar los ERTEs. Se está discutiendo ahora la ampliación de los ERTEs al cuarto trimestre de 2020, y al 2021, y eso preocupa sobremanera a los ministros más acongojados con las cuentas. El déficit se dispara.

Sólo la reducción del déficit, desde el 10,8% previsto para 2020 (ojalá no sea más) al 7% deseado para 2021 exige un esfuerzo ímprobo. Y no digamos reducirlo al 4% en 2022 y al 1% en 2023. Será una tarea colosal. Y eso no se puede hacer con estas mayorías irrisorias. Para eso es imprescindible el acuerdo de la mayoría del país, es decir, el acuerdo con el PP.

Pienso que Pedro Sánchez debería remangarse y hacerle a Pablo Casado una propuesta de tal naturaleza que Casado no la pueda rechazar.

Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Reportaje/ «No soy tonto. Tengo dislexia»

Uan de cdaa deiz penosras surfen dislexia. Un balei de pavralas que no lorgan conrtolar. ¿Se imaginan convivir con...

ECOS INDEPENDENTISTAS| ¿A quién le importa el otro medio país?

Oriol Junqueras, con una lucidez tardía que brilló por su ausencia en 2017, afirma, en una entrevista en el Nacional el pasado...

Francia prohíbe llevar ‘CAT’ en la matrícula del vehículo

La Corte de Casación francesa ha prohibido el uso del 'CAT' en las matrículas de ese país, una práctica muy habitual en...

En la «Catalunya catalana», a peor gestión más voto indepe

Pujol, según él, se consagró a la causa de "construir" el país. Además de otros resultados, le dio para las rentas electorales...