AGBAR
AGBAR
AGBAR
AGBAR

Hipótesis de una secesión de Cataluña

Un niño ondea una estelada Foto: Europa Press

La separación de Cataluña del resto de España:

  • Los catalanes no la desean: a pesar de la espectacular propaganda y del trabajo de rebelión realizado impunemente durante décadas por un gobierno regional, los votantes separatistas nunca llegaron a ser mayoría suficiente para proponer cambios estatutarios ni constitucionales.
  • Las consecuencias económicas de una hipotética secesión serían catastróficas para los catalanes.
  • La secesión no se producirá si prevalece el Estado de derecho: para lograr sus fines, los independentistas deberían recurrir a la violación de la legalidad y a la violencia -lo que ya han hecho, y volverán a hacer-, y vencer en estas dos tareas -lo que es improbable que ocurra-.

Podemos sintetizar diversos aspectos de una hipotética separación de Cataluña relacionados con la economía:

I. En un mundo global, en el contexto de la integración europea y vistos los siglos de conjunción de España, la independencia de Cataluña no tiene ningún cimiento económico, político y social; bien al revés, la secesión contradice las tendencias más esenciales de la política, la economía y la sociedad contemporáneas.

II. Cataluña se ha desarrollado plenamente y muy bien en el marco de España y del mercado único español. Tanto en los tiempos de la industrialización como después con la Constitución Española y el autogobierno de Cataluña, la región ha logrado los más altos niveles de libertad, progreso y bienestar. La fortaleza relativa de Cataluña se desprende, pues, de su lugar en España. Entonces, renunciar a tu mejor cliente no es una estrategia comercial sensata.

«En un mundo global, en el contexto de la integración europea y vistos los siglos de conjunción de España, la independencia de Cataluña no tiene ningún cimiento económico, político y social

III. Al romper los vínculos intensos y estar fuera de España y de la Unión Europea, la independencia de Cataluña reduciría el comercio con el resto de España entre un -25 % y un -50 % en el comercio de bienes industriales y entre un -35 % y un -60 % en el comercio de bienes no industriales y de servicios, y reduciría el comercio con el resto de la Unión Europea y con el resto del mundo en un -55 y un -35%, respectivamente. Esto supone que el PIB caería entre un -9,3 % en el escenario bajo, un -16,1 % en el escenario medio y un -24,4 % en el escenario alto.

IV. La fuga de empresas catalanas, españolas, europeas, americanas y extranjeras hacia el resto de España, la deslocalización de inversiones, actividad y ocupación, y la escisión de sociedades, reduciría el PIB permanente en un 8,2 %.

V. En la crisis post independencia se destruirían 447 mil puestos de trabajo, lo que afectaría al 16 % de los trabajadores catalanes. La tasa de paro se elevaría al 34 %.

VI. En un escenario de independencia, la actual quiebra de la Generalitat y su rescate por el gobierno español, se convertiría en colapso financiero completo, atendida la reducción de los ingresos en la misma o mayor proporción que la actividad y el PIB, y atendido el auge de los gastos debidos a las nuevas prestaciones de paro y las mayores competencias y obligaciones, y a la vocación intervencionista del nuevo Estado. El déficit público anual llegaría al -25,6 % del PIB y la deuda de la Generalitat al 184 % del PIB, siendo quimérica su financiación.

«Fuera de España, de la Unión Europea y del eurosistema se produciría una extraordinaria fuga de depósitos bancarios y por tanto las nuevas autoridades establecerían un corralito y emitir una nueva moneda»

VII. Con la secesión, la renta per cápita permanente de los catalanes (en el escenario central) se reduciría en -4.868 €, esto es -406 € al mes, ó 14 € al día.

VIII. Fuera de España, de la Unión Europea y del eurosistema se produciría una extraordinaria fuga de depósitos bancarios y por tanto las nuevas autoridades establecerían un corralito y emitir una nueva moneda, pongamos por caso la pujoleta.

IX. La confrontación atizada por los separatistas ha descoyuntado el país, expulsado inversiones y menguado la capacidad económica y la competitividad de Cataluña.

X. Con todo ello, ya ahora los catalanes somos menos libres y más pobres. La independencia ni nos conviene ni la queremos ni se producirá.

Por todo ello, ojalá la confrontación y sus penetrantes costes económicos y sociales cesen cuanto antes, y Cataluña y los catalanes pasen de la decadencia al entendimiento y al progreso.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
Sil2022

Lo Más visto

El parlamento fake de Puigdemont echa a andar en Canet del Rosselló

En el extravagante mundo del separatismo catalán todo es posible. Incluso la existencia de un parlamento virtual que tiene como único objetivo...

Ecos Independentistas/ Una encuesta no demasiado orientativa

Las encuestas sirven tanto para reflejar la realidad como para crearla, y tienen bastante de divertimento si no hay unas elecciones muy...

El Hospital Clínic investiga un posible caso de viruela del mono

El Hospital Clínic de Barcelona investiga un posible primer caso de viruela del mono en Cataluña, según han recogido diferentes medios de...

Ningún miembro de la Generalitat felicita a la catalana Chanel por su éxito en Eurovisión

El nacionalismo lleva años repitiendo la expresión «un sol poble» para referirse a la supuesta unidad de la ciudadanía catalana. Sin embargo,...