ZFBarcelona

La neutralidad institucional, especialmente en periodo electoral, no es un tema intrascendente

El presidente de la Generalitat Quim Torra Foto: Europa Press

Con motivo de la sentencia del TS ratificando la inhabilitación de Torra entre el independentismo, y la izquierda populista se ha desatado una campaña denunciando el carácter antidemocrático de la sentencia por considerar que ha ejercido su libertad de expresión y que es desproporcionada ya que por una pancarta no se puede cesar a un presidente. El argumento es tramposo, no ya porque obvia que la condena es por desobediencia, si no por algo a mi entender mucho más grave y demostrativo de la degradación de la democracia en Cataluña: el desprecio a la neutralidad institucional siempre, pero en especial en periodo electoral.

La visión que tiene el independentismo es que las instituciones son suyas y, por tanto, puede instrumentalizarlas a su favor sin recato alguno. Por ello colgaron banderas esteladas en edificios públicos, tan criticables como la hoz y el martillo o el simbolo nazi o el yugo y las flechas o cualquier pancarta con lemas partidista. O decir que la calle es suya, o TV3 también.Es el mismo desprecio por la democracia que les hace decir que por tener una mayoría absoluta en el Parlament pueden saltarse el Estatut y la Constitución. Sin reglas la democracia no existe. Y eso es especialmente cierto durante las campañas electorales. 

«Es el mismo desprecio por la democracia que les hace decir que por tener una mayoría absoluta en el Parlament pueden saltarse el Estatut y la Constitución«

De entre los muchos destrozos que el procés ha producido, el desprecio por la legalidad es posiblemente el más grave. Se puso de manifiesto el 6 y 7 de septiembre de 2017, en que se aprobaron las ‘leyes de desconexión’ no sólo ilegales si no que establecían un estado dictatorial y se sigue utilizando constantemente. Ahora, si los partidos independentistas superan el 50% en las elecciones autonómicas volverán a la carga como si el resultado de unas elecciones ordinarias cambiará las leyes que rigen la convivencia. La única vía democrática para plantear un referéndum secesionista es modificar la Constitución y para ello las reglas son claras. Para el independentismo y para cualquier otra opción que pretenda hacerlo. ¿Acaso los independentistas no hablarían de golpe de estado si el Congreso aprobará eliminar las autonomías sin los trámites y mayorías necesarias para modificar la Constitución? ¿o establecer la pena de muerte?  ¿O tantas otras cuestiones amparadas por la Carta Magna o por el propio Estatut?

Yo entiendo que muchos catalanes sufren Síndrome de Estocolmo y piensen que permitiendo las arbitrariedades del independentismo las cosas mejorarán. Nada más lejos de la realidad si de lo que se trata es de saltarse la ley. Defender la democracia es irrenunciable. Y la neutralidad institucional durante las campañas electorales no es un tema precisamente menor. Son temas que deberían ser elementales, pero que hay que repetir porque, a base de consignas sin respuesta ,el independentismo va forjando su hegemonía ideológica, controlando el relato y reescribiendo la historia. 

Francesc Moreno
Francesc Moreno
Abogado y editor. Ha sido profesor de derecho financiero en la UAB y derecho mercantil en la UB. Fundador de cronicaglobal.com y SCC .

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

El Consejo de Europa da la espalda al separatismo catalán: no admitirá referéndums que no respeten la Constitución

La Comisión de Venecia, órgano del Consejo de Europa encargado de velar por todo lo relativo al derecho constitucional en la UE,...

ENTREVISTA | David Mejía: «El objetivo del separatismo es expulsar culturalmente a España de Cataluña»

Profesor de Humanidades en IE University y flamante fichaje como columnista en El Español, el también articulista de The Objective David Mejía...

ENTREVISTA / Santiago Camacho: «La peor mentira sobre la pandemia es la que dice que no se podía prever»

Santiago Camacho es uno de los periodistas españoles que mejor se mueve entre las denostadas teorías de la conspiración. Hipótesis que, en...

El diputado Ignacio Garriga, «el negro de Vox», levanta la ira de la izquierda en Twitter

Hay que admitir que quien en Vox tuvo la idea de poner al parlamentario Ignacio Garriga a defender la moción de censura...