ZFBarcelona

Ecos independentistas| La noche de las cabezas de cerdo

Convocadas por los CDR, varias personas se manifiestan frente en los Jardines de Gracia en contra de la sentencia del Tribunal Supremo en la que se inhabilita a Quim Torra/ Europa Press

El ya ex presidente Torra compareció ante el Parlamento de Cataluña, como invitado, para dar el último sermón, que también puede considerarse el primer míting de la inminente campaña electoral. Vilaweb incorpora el video y lo títula usando las últimas palabras del discurso: Per Catalunya i per la vida. Visca la República Catalana!

Sobreactuó como nunca al considerar que 4.392.891 votos, los que fueron depositados en las urnas en diciembre de 2017 para elegir a los 135 diputados autonómicos, han sido «metidos en una caja y lanzados al fondo del mar», «amordazados y declarados inútiles», cuando es evidente que el Parlamento sigue existiendo con toda normalidad, a pesar de que algunos de los electos, por los motivos que sean, ya no estén en él. 

Se remitió a los tribunales europeos, que cree que acabarán por darle la razón frente al Estado español, ya que «sólo allí podemos tener un juicio justo», y se mostró convencido de que «estamos ante un escándalo de dimensiones internacionales (…) que pasará factura a la credibilidad democrática de España». A pesar de eso, no se tiene noticia todavía de la imposición de sanciones ni de ningún Estado que haya retirado a su embajador.

Una vez más, evitó mencionar su desobediencia a una orden muy concreta y elevó su causa al terreno de los derechos humanos: «Es inédito, es inaudito … que en un estado europeo se inhabilite a un presidente por haber colgado una pancarta en defensa de la libertad de expresión, de los derechos humanos de sus ciudadanos.»

Consideró que la unidad española es «una idea caduca, impuesta, decimonónica, que no pasa el más mínimo control democrático», y dirigiéndose «a los resistentes demócratas de esta cámara y a los ciudadanos que nos siguen desde casa», afirmó la voluntat de «volverlo a hacer», tantas veces repetida por tantos protagonistas de los hechos de hace tres años:

«Lo volveremos a hacer, este salto colectivo, asumiendo las consecuencias de querernos libres. Porque sabemos como hacerlo, con la voluntad de ruptura democrática de las instituciones y la desobediencia civil cívica y pacífica de la ciudadanía. Es el 14 de abril y es el 1 de octubre. No hay otra manera de independizarse. Y tenemos delante unas elecciones para demostrarlo.»

No queda claro a qué viene esa referencia al 14 de abril. ¿Tal vez al de 1931, cuando se proclamó la II República española? En Barcelona ese día hubo unas cuantas proclamaciones, y no queda claro cuándo se proclama una república española y cuándo una catalana. El mismo Francesc Macià hizo tres, la primera anunciando «l’Estat Català, que amb tota la cordialitat procurarem integrar a la Federació de Repúbliques Ibèriques». Seguro que Torra está pensando o soñando en algo menos cordial.

La noche de las cabezas de cerdo

No se ha hablado mucho del lanzamiento de cabezas de cerdo a la policía catalana el lunes por la noche, en un anticipo de lo que puede llegar a ser esa «desobediencia cívica» que el presidente inhabilitado ha invocado. 

La noticia ha salido en todos los medios —Los CDR se despiden de Torra lanzando vallas y cabezas de cerdo contra los Mossos—, pero las reacciones se hacen esperar, tal vez debido a la perplejidad o por que el mejor desprecio es no hacer aprecio.

Sí ha reaccionado enseguida Susana QuadradoCabezas de cerdo— en La Vanguardia:

«Hay una cincuentena de manifestantes [en Ronda de Sant Pere] con ganas de tirar piedras y quemar contenedores, unas 400 personas que los miran escépticos, nadie coreando consignas a favor de Torra (¿no estaban allí para eso?) y muchos periodistas, cámaras y móviles (…) Además de piedras los del follón están lanzando cabezas de cerdo contra los Mossos. (…) El caso es que la imagen de tal materia inerte afecta de forma simultánea al estómago y a los sentimientos. A ver a quién no se le revuelven las tripas y el humor cuando descubre que la iconografía genuina de las cabezas de cerdo la utilizan desde hace años los neonazis para difamar a los judíos y profanar sinagogas o monumentos a las víctimas del Holocausto. Da cierto asco, la verdad.»

En el corazón de la bestia

No fue la decisión de algún CDR particularmente asilvestrado. Sucedió también en otros lugares. «Los participantes en la movilización de los CDR en el centro de Barcelona han lanzado cabezas de cerdo y bolsas de basura contra la delegación del gobierno español, protegida por un cordón de los Mossos», informaba TV3.

Las agencias informaron también de que se produjo un intento de asalto al Parlamento de Cataluña: «Algunos de los manifestantes convocados por los CDR en Barcelona rompieron el candado del Parc de la Ciutadella y entraron en el recinto por la puerta del paseo Companys, donde no había custodia policial.» Los agentes que custodiaban el edificio sufrieron el lanzamiento de cabezas de cerdo y objetos contundentes.

Las testas porcinas llegaron hasta Madrid. Cuenta Vilaweb que ante el Ministerio de Justicia aparecieron cabezas de cerdo y una pancarta, torpemente diseñada, con el lema Sentenciémoslos. «Hemos ido al corazón de la bestia», se jactaba un tweet del CDR Barcelonès. 

Interesante novedad

También ha comentado la puerca iniciativa Teresa Giménez Barbat, en OK Diario  Cabezas de cerdo—: 

«Se han organizado algaradas, pero de momento ninguna a la altura de las anteriores. Los antifascistas superfascistas han derribado vallas ante el Parlament y otras heroicidades. Pero ninguna como el lanzamiento de cabezas de cerdo, una interesante novedad. Tanto, que les ha salido un poco el tiro por la culata pues ya están apareciendo memes con un careto entre el cerdito favorito de Looney Tunes y el protagonista inhabilitado y cesante de este Thats all folks del prucés

No se consiguen tantas cabezas de cerdo de un día para otro, por lo que es de suponer que la operación había sido planificada con un cierto rigor. Alguien en Twitter comenta: «Me imagino a personas con cabezas de cerdo en el congelador durante meses, porque nunca sabes cuando las necesitarás para ir a una mani.»

Vilaweb ha presentado una selección de fotografías, Les barricades tornen, en la commemoració del Primer d’Octubre, con abundancia de contenedores de basura incendiados en céntricas calles barcelonesas, pero en ninguna aparecen cabezas de cerdo. ¿Una tardía muestra de pudor?

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ENTREVISTA | David Mejía: «El objetivo del separatismo es expulsar culturalmente a España de Cataluña»

Profesor de Humanidades en IE University y flamante fichaje como columnista en El Español, el también articulista de The Objective David Mejía...

El Consejo de Europa da la espalda al separatismo catalán: no admitirá referéndums que no respeten la Constitución

La Comisión de Venecia, órgano del Consejo de Europa encargado de velar por todo lo relativo al derecho constitucional en la UE,...

ENTREVISTA / Santiago Camacho: «La peor mentira sobre la pandemia es la que dice que no se podía prever»

Santiago Camacho es uno de los periodistas españoles que mejor se mueve entre las denostadas teorías de la conspiración. Hipótesis que, en...

El diputado Ignacio Garriga, «el negro de Vox», levanta la ira de la izquierda en Twitter

Hay que admitir que quien en Vox tuvo la idea de poner al parlamentario Ignacio Garriga a defender la moción de censura...