Santander Thank You

Quim Torra estaba dispuesto a ir a la cárcel

Quim Torra durante la celebración del debate de política general en el Parlament (Europa Press).

La retirada de Quim Torra sigue generando comentarios, y son especialmente crueles cuando provienen de independentistas desengañados.

«Presidente sepulturero», le llama Enric Vila, en el NacionalGirona—, personalizando en exceso una situación, la del proceso independentista, que si es un fracaso personal no lo es sólo de Torra, ni de Puigdemont, ni de Junqueras, ni de Mas, sino de todos ellos y muchos otros:

«Si yo fuera de Girona estaría preocupado por la noticia de que Quim Torra tiene intención de irse a vivir allí e incluso poner un despacho. En los últimos años todo el mundo ha podido ver que todo lo que el presidente sepulturero toca se convierte en una reliquia. Mientras algunos se esfuerzan en salvar Barcelona, veremos como los zombis del procés intentan saquear el resto del país con una desesperación que nos hará añorar el folclore pujolista.»

Lo que escribe Enric Vila siempre tiene algo de enigmático, puede que por incapacidad de centrarse en el tema y de controlar los desbordamientos que le vienen a la mente.

Sea como sea, su visión es extremadamente pesimista: «Ahora se trata de que la vida catalana languidezca despacio, como aquel que se corta las venas en una bañera caliente.» «Madrid intenta enterrar la vida catalana bajo las ruinas del mundo autonómico que el independentismo ha destruido.»

Un fraude de presidencia

Bernat Dedéu, también en el NacionalEl nuevo orden de los eunucos—, habla de un «fraude inmenso de presidencia», refiriéndose tanto al inhabilitado como a su sucesor:

«Torra y Aragonès ejemplarizan perfectamente el nuevo orden de los eunucos, líderes políticos gemelos de los cortesanos, expertísimos en el arte de intrigar, pero castrados de cualquier tipo de iniciativa política efectiva

La retórica encendida y visceral de Dedéu recuerda a la de los apologetas del régimen en los últimos años del franquismo, incluso aparece el tópico del «enano infiltrado»:

«Este tipo de enanos se han crecido en el gesto servil (pensad en esta cadencia llorosa de Quim cuando nos vende la autodeterminación o la dobladura de espalda que Pere lleva estampada en los cromosomas), os habrán sonreído o incluso habrán buscado acariciaros: sin embargo, no tengáis ningún tipo de duda, tan pronto como huelan el poder les faltará tiempo para dirigir toda su ira reprimida a vuestra persona.»

Sobre el acto de Mas, Puigdemont y Torra en Perpiñán —con el único objetivo de contraprogramar la visita de Felipe VI en Barcelona»—, cae el más absoluto de sus desprecios:

«¿Estos son nuestros héroes, familia? No, compañeros, esta es la tríada que ha permitido la rendición más absoluta y humillante, los mosqueteros responsables de que hoy Catalunya sea el terreno óptimo para que los castrados acaben floreciendo.»

La revolución, ya se sabe, devora a sus hijos, y Dedéu está impaciente por asistir al banquete.

Dispuesto a todos los sacrificios

En una entrevista en Catalunya Ràdio, el pasado día 13 —Quim Torra afirmó: «Cuando acepté ser presidente (…) estaba dispuesto a todos los sacrificios (…) pensaba que iría a la cárcel.»

A cualquier diputado electo el conocimiento de la ley se le supone, por lo que sabía perfectamente hasta dónde podía llegar y dónde empezaba el peligro. Torra, dice ahora, «pensaba que seguiríamos la misma línea de lucha que nuestros compañeros habían planteado».

¿La misma: la convocatoria de un nuevo referéndum, una nueva proclamación de independencia? ¿U otra: encabezar un levantamiento con todos los medios a su alcance, básicamente los CDR, que aprietan y hacen bien en apretar, como dejó bien claro al principio de su mandato.

En cualquier caso, imaginaba que podía acabar en la cárcel porque, cuando «sabes que la única manera de llegar a la independencia es a través de una ruptura democrática y a través de un proceso de desobediencia generalizado de la ciudadanía», has de contemplar esta posibilidad.

Pues bien, ¿de quién es la culpa de que no se haya seguido ninguna «línea de lucha» lo suficientemente intensa como para que el presidente acabe inhabilitado por algo más heroico que por el triste asunto de la pancarta a destiempo?

Una mala persona

A propósito de esta entrevista, Salvador Sostres cree que todo es teatro, puro teatro, y que en definitiva Torra no es más que una mala persona. En este artículo del Diari de Girona lo retrata despiadadamente:

«Si estaba dispuesto a volver a declarar la independencia, ¿por qué no lo hizo? ¿O por qué no dimitió si su partido o ERC no se lo dejaban hacer? ¿Por qué no abrió las cárceles? Él era el carcelero.

»Quim Torra no estaba dispuesto a nada más que a jugar a pancartitas a cambio de la paguita. La paguita económica y la paguita de excitarse pensando que era presidente de la Generalitat. No sé de dónde saca el nervio y la sinvergonzonería de salir ahora a decir que estaba dispuesto a ir la cárcel cuando su vida ha sido una burla a cualquier compromiso, la negación de toda nobleza, y que el precio lo pagaran los demás mientras él se llevaba el mérito. Y el dinero. Porque la historia de Quim Torra no se puede entender sin el dinero.

»No quiero decir ni insinuar que haya robado, porque no lo sé, pero sí digo que la comedia la ha hecho siempre a cambio de un sueldo y sin pagar nada. Su pretendida heroicidad no sólo es falsa: es cínica, y le ha sacado un buen pellizco.»

Ninguna virtud encuentra en él, ni siquiera la sinceridad le concede:

«Torra habría estado dispuesto a que todos fuéramos a la cárcel, menos él. Torra llegó dando lecciones y se va dando lecciones, pero no ha hecho nada porque no es nada más que un cobarde acostumbrado a enriquecerse con el sufrimiento de los demás.»

Y lo convierte en símbolo de una decadencia colectiva:

«Torra encarna esta calamitosa naturaleza catalana con la que hemos decidido destruir todo lo que era elevado y era noble, lo que nos mantenía milagrosamente igualados con la gran tensión del mundo. Torra es esta sorda y constante degradación con que hemos votado a Colau y a Puigdemont y ahora tenemos otra vez a ERC en el poder, como en el instante más triste y sucio de nuestra reciente historia.»

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

  1. EN EL 2019 HUBO CUATRO ELECCIONES (NO ENCUESTAS ) EN CATALUÑA Y , EN TODAS, EL SEPARATISMO PERDIO MÁS DE 300 MIL VOTOS.LE PREGUNTE A PERE ARAGONES EN UNA «HOMILIA» EN UNA PLAZA DE BARCELONA SI HABRIAN TENIDO NARICES DE HACER UN 1-O EN RUSIA , USA O CHINA.NO HUBO RESPUESTA.
    NO TENEIS RAZON, NI LEGITIMIDAD NI APOYO DE NADIE.¡ POBRE CATALUÑA!

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Los catalanes podrán pasear al perro entre las 4.00 y las 6.00 y no podrán salir a la calle a partir de las 22.00...

El Govern ha aprobado este domingo a través del PROCICAT nuevas medidas para intentar hacer frente a la segunda ola de la...

ENTREVISTA | David Mejía: «El objetivo del separatismo es expulsar culturalmente a España de Cataluña»

Profesor de Humanidades en IE University y flamante fichaje como columnista en El Español, el también articulista de The Objective David Mejía...

Apuñalan en el cuello a un joven en Cornellá a escasos metros de la comisaría de Mossos

Un chico de unos 20 años se encuentra en estado crítico, después de que un conocido suyo le asestara una puñalada en...

«Somos menores y no nos pasará nada» Una banda de chicas agrede indiscriminadamente a adolescentes «escogidos al azar» en Terrassa

Yolanda, Matilde y Rocío. Así se llaman las tres madres de Terrassa que han decidido luchar contra viento y marea, y hacer...