ZFBarcelona
ZFBarcelona
ZFBarcelona

El PP dice no a Vox y Casado acusa a Abascal de aprovechar la moción para lanzar a su candidato al Parlament

Abascal le recuerda que apoyan sus gobiernos en Madrid, Murcia y Andalucía y pide que dejen de insultarles

El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención (Europa Press).

El líder del PP en el Congreso, Pablo Casado, ha acusado este jueves a Vox y a Santiago Abascal de aprovechar la moción de censura contra el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos para «lanzar» a su candidato a la presidencia de la Generalitat, Ignacio Garriga. Lo ha hecho en un durísimo discurso con el que ha justificado el rechazo de los populares a la moción y en el que ha subrayado que el PP es un partido «centrado».

Casado ha sorprendido por su severidad tanto a Vox como a los partidos que sustentan el Ejecutivo central. Hasta el vicepresidente Pablo Iglesias le ha alabado refiriéndose como «inteligente». «¡Hasta aquí hemos llegado!», ha exclamado Casado y ha acusado a Abascal de una estrategia que, en su opinión, beneficia a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias: «Quería cortar las dos orejas del PP y se ha convertido en monosabio de Iglesias«. Y ha recriminado al líder de la formación ultraconservadora presentar una moción «contra el partido que le ha dado trabajo durante 15 años». «El tiro le ha salido por la culata», ha añadido.

Insistiendo en el supuesto refuerzo que tendrá el Gobierno de Sánchez e Iglesias gracias a la moción, Casado ha acusado a Abascal de «ocultar la irresponsabilidad de Vox«. «¿Por qué pide hoy una España Suma parlamentaria si rechazó hace unos meses una España Suma electoral?», le ha preguntado, «no quiere cambiar al Gobierno, quiere suplantar al PP. No es el primero que lo intenta pero le aseguro que será el último«.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso (Europa Press).

Casado ha asegurado que el PP no puede apoyar la moción de Vox porque «Abascal solo ofrece a España fracturas, derrotas y enfados y, a la izquierda, una garantía de victoria perpetua». El líder del PP no ha dejado, como se suele decir, títere con cabeza a la hora de responder a las intervenciones de Vox y, así, ha señalado a Abascal como representante de «la derecha que más gusta a la izquierda», les ha acusado de «oportunismo demagógico» y de no dar «ninguna batalla por las ideas». «Quiere arrastrar a los españoles a una única batalla», ha añadido el popular, que se confesado «decepcionado» por Abascal: «Podrá medirse con nosotros cuando haya acreditado tanto coraje y servicio a España como el PP».

Perplejidad y decepción

Santiago Abascal, por su parte, nada ha comentado sobre el candidato catalán Garriga. Sí ha lamentado el «ataque personal» de Casado y ha recordado al PP que apoyan sus gobiernos en Madrid, Andalucía y Murcia. «Ha dado usted la patada a millones de españoles que esperaban que PP y Vox pudieran llegar a algún acuerdo», ha añadido Abascal.

El líder de Vox se ha dicho «perplejo» por la «equidistancia» del PP y ha insistido en reclamar a los populares que «dejen de insultar» a los integrantes de su partido. Abascal ha concluido preguntando a Casado si «de verdad» cree que Vox es «lo mismo que el Gobierno que ha pactado con ETA y los comunistas».

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Una candidata de JxCAT llama a evitar siempre la palabra ‘España’

Nuevo caso de hispanofobia protagonizado por JxCAT, una formación que durante las semanas previas a las elecciones estuvo en el punto de...

Quim Torra consigue echar a sus vecinos okupas

El inhabilitado presidente Quim Torra ha instalado su oficina en Casa Solterra, sede del Departamento de Cultura de la Generalitat en Gerona....

Con la CUP no hay que negociar, hay que combatirla

Cataluña no tiene un problema con su modelo policial sino con su modelo político. «Después de las elecciones del 14 de febrero...

La maniobra de la patronal contra el próximo gobierno independentista

El ciudadano ideal, para una cierta izquierda, es el que sólo protesta cuando se lo dicen. No ha de tener opiniones propias,...