ZFBarcelona
ZFBarcelona
" "

De la tribu urbana a la tribu sexual

La heterosexualidad y la homosexualidad han pasado a un segundo plano tras la irrupción de nuevas identidades

El sexo y las emociones nos definen hoy socialmente.

A mediados de los años 80, muchos jóvenes españoles necesitaban identificarse con alguna de las numerosas tribus urbanas que pululaban en nuestra sociedad. Mods, rockers, heavies, siniestros, pijos… eran algunos de los grupos con los que los entonces adolescentes se reconocían. La música era el hilo conductor y, junto a ella, una vestimenta adecuada y, sobre todo, una postura ante la vida. Cuatro décadas más tarde parece que la sexualidad ha sustituido a las notas musicales y se impone la necesidad de etiquetar nuestra forma de entender las relaciones como manera de identificarnos con un grupo determinado.

Lo binario, el hombre y la mujer tal y como lo entendíamos, ha pasado a la historia. Hablar de heterosexualidad, lesbianismo u homosexualidad es casi tabú. Existen numerosas opciones y, aunque inicialmente pretendamos reducirlas a lo de siempre, no es tan fácil como parece. Y es que la orientación sexual es «aquello que nos atrae». Lo explica el director del Centro Psicología Homs de Badalona, Joan Homs Peña: «Te pueden atraer hombres, mujeres o personas que no se identifican con ese sistema binario».

Sexo y sentimiento

Los jóvenes, sobre todo, ya no se definen como heteros o como gays. El sexo se acompaña de formas de sentir. Y así nos podemos encontrar con personas que se etiquetan como asexuales porque no experimentan ninguna atracción sexual por ninguno de los dos sexos biológicos. Hay quienes dicen sentirse atraídos por sus semejantes sin tener en cuenta ni su orientación sexual, ni su identidad, ni su apariencia física. Se llaman a ellos mismos pansexuales. Los antrosexuales son parecidos pero dicen desconocer cuál es su orientación sexual, mientras que los demisexuales aseguran que solo pueden tener una relación sexual si existe atracción emocional.

Los sapiosexuales se pueden sentir atraídos por cualquiera siempre y cuando cumpla la condición de que tenga una gran inteligencia. Los que se definen con la etiqueta de graysexual combinan periodos de deseo sexual con otros en los que este desaparece totalmente.

¿Son estas formas de relacionarse voluntarias o están condicionadas desde antes de nacer? No está del todo claro. Según explica Joan Homs, «no naces con una orientación sexual determinada, son las experiencias y la sociedad en la que vives las que hacen que escojas un camino u otro». A la vez, «el ser humano es sexual». «Vivimos en base al sexo», añade, «y necesitamos saber qué es lo que queremos. Desde que nacemos, el niño toma como objeto sexual el pecho de la madre y eso es porque la sexualidad está inculcada dentro de nuestra mente».

Etiquetas que dan fuerza

Así, algo que podría parecernos una elección no meditada, se convierte en todo lo contrario. Muchas de las personas que hoy se definen utilizando estas etiquetas pasaron previamente por periodos en los que no se sentían cómodas en una sociedad que entendía las relaciones y el sexo como algo binario. «Necesitamos encontrar nuestro camino a través del aspecto sexual«, asegura Homs, «de este modo, sientes que no estás solo. Vivimos en compañía y, si perteneces a un grupo, ya sabes que no eres el único con esas características y eso te da fuerza».

Es habitual presentar estas etiquetas como una moda o como algo volátil. Sin embargo, no es así. Es cierto que hay personas que, por ejemplo, durante la adolescencia, pueden sentirse atraídos por otros de su mismo sexo y, ya en la edad adulta, cambiar de orientación. Pero esto no significa en ningún caso algo parecido a lo que desde los prejuicios podríamos considerar como una vuelta a la normalidad.

Homs tiene claro que estas etiquetas han llegado para quedarse en nuestra sociedad, aunque esta sea lenta a la hora de aceptarlas. «Hace 50 años, los gays y las lesbianas tenían que esconderse», recuerda el psicólogo, «y eso ya no es así. Ha hecho falta cambiar las leyes y trabajar desde la educación. Y esto mismo es lo que sucederá con estas nuevas orientaciones«. Augura, además, que «en breve, será totalmente normal que, a la hora de tener que clasificarnos a nosotros mismos a la hora de hacer el DNI o de registrarnos en lo que sea, tengamos las opciones de hombre, mujer o no binario».

La nueva transexualidad

Mención aparte merece la transexualidad, que no se puede encuadrar tan solo en una forma de entender el sexo o las relaciones. Desde el Gobierno, se prepara una nueva ley que pretende reconocer los derechos para este colectivo y ha generado duras fricciones entre la ministra de Igualdad, Irene Montero, y feministas de toda la vida como Lidia Falcón. Sin embargo, la realidad de la transexualidad está ahí y sobre esta cuestión merece la pena ver la entrevista del youtuber Luc Loren al activista Joss Jaycoff para intentar aclarar las dudas que existen en torno a este colectivo y a los que llaman nuevos géneros. «Las etiquetas son necesarias para colectivos que están en la marginalidad», asegura Jaycoff durante la entrevista, «podremos deshacernos de ellas en el momento en el que haya igualdad total de derechos y privilegios».

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
" "

Lo Más visto

Puigdemont lloriquea en Twitter porque El Mundo titula un artículo sobre su rechazo al diálogo con el verbo «matar»

El fugado expresidente catalán, Carles Puigdemont, tiene, como se suele decir, la piel muy fina. Tanto como para publicar este jueves un...

Puigdemont, un expresidente cada vez más molesto

Por tradición, los expresidentes suelen dedicarse a cosas que no molestan al que les sucede en el cargo. En el caso de...

Mossos y policías huyen a la carrera perseguidos por jóvenes en las fiestas de Tiana

La policía local y los Mossos d'Esquadra tuvieron que salir a la carrera en la noche de este sábado tras ser perseguidos...

Más de 400 profesores exigen que rectifique la ‘consellera’ que llamó «fascista» a la AEB

El separatismo está acostumbrado a que sus excesos no le pasen factura por la histórica pasividad del constitucionalismo. Sin embargo, esta situación...