Boadellla y Carrizosa denuncian el «hostigamiento» al discrepante en Cataluña

El dramaturgo, invitado por Ciudadanos al Parlament, señala la incompatibilidad entre nacionalismo y democracia

Alberto Boadella y Carlos Carrizosa en el Parlament. EFE.

La iconoclastia que caracteriza a Albert Boadella sigue levantando ampollas. La edad  del cómico y dramaturgo (77 años) no le ha impedido en los últimos tiempos ser investido presidente de la ficticia Tabarnia o presentarse en 2018 ante la mansión de Puigdemont en Waterloo para pedirle un encuentro «al más bajo nivel». Ayer, volvió hacer gala de su verbo subversivo en una conferencia de prensa ofrecida en el Parlament junto a Ciudadanos, partido que organizó el acto y del que Boadella fue uno de sus padres intelectuales.

«He conocido una Cataluña plural y diversa. Una Cataluña en la que me sentía muy a gusto. Pero aquella Cataluña no tiene nada que ver con lo que hay ahora. Esta pluralidad ha desaparecido. Nacionalismo y democracia son dos palabras que tienen difícil convivencia», denunció el actor desde el atril del Parlament. El cómico recordó que abandonó Cataluña en 2006, justo después de impulsar la plataforma que dio origen a Cs, debido al boicot que el nacionalismo ejerció sobre sus obras.

«A Sánchez, ni pan, ni sal, ni agua»

Boadella, que ahora vive en Madrid, destacó el «estado de degradación» en el que se encuentra Cataluña, en la que «cada Govern ha intentado superar al anterior en este delirio del nacionalismo», e incurriendo en «actitudes fanáticas». Por estos motivos, el cómico mostró su apoyo a Ciudadanos, «un partido importante e imprescindible». Ello no impidió, sin embargo, que deslizase una crítica al acercamiento de la líder de Cs, Inés Arrimadas, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: «A Sánchez, ni pan, ni sal ni agua», aclaró.

Silencio del Govern ante el acoso nacionalista

Por su parte, el Jefe de la Oposición en Cataluña y actual líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, hizo hincapié en que la asistencia de Boadella al acto servía para denunciar «el clima ideológico de hostigamiento al discrepante en Cataluña», que «no se no se produce por el fanatismo de algunos ciudadanos sino que está auspiciado por el Govern». En este sentido, lamentó, por ejemplo, que ni la Generalitat ni la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hayan condenado sucesos como el acoso nacionalista al restaurante italiano Marinella por atender en castellano.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

La Dinamarca del Sur

Hace unas semanas apareció en las RRSS un vídeo danés que se convirtió en viral. Me llegó por WhatsApp. El esperpento de...

El negocio no está en la independencia, sino en el ‘procés’

1.- El 'procés' separatista es una 'industria'. Propaganda, desfiles, viajes, merchandising, personas dedicadas en cuerpo y alma todo el santo día a...

Perplejidad ante el diputado de JxCat que no quiere ni mociones por la independencia ni rechazos al rey

Perplejidad es la palabra que mejor define la forma en la que muchos separatistas han recibido este viernes las palabras del ex...

REPORTAJE | La hispanofobia en los presidentes del Parlament

Hace dos semanas, cuando la neoconvergente Laura Borràs fue elegida presidenta del Parlament de Cataluña, la mayoría de partidos de la oposición...