SIL

La juez no aprecia delito contra la salud pública en la ‘rave’ de Llinars

Los dos presuntos organizadores de la fiesta han quedado en libertad pero están acusados de resistencia y desobediencia

Varios mossos d'esquadra, frente a varios de los participantes en la ‘rave’ que se celebraba desde la noche de fin de año en Llinars del Vallès, Barcelona Foto: Europa Press

La controvertida rave de Nochevieja de LLinars del Vallés sigue acaparando la atención mediática. Pese a que más de 200 asistentes participaron en la fiesta durante cuarenta horas en una nave abandonada de dicha localidad, el juzgado número uno de Granollers en funciones de guardia dejó ayer en libertad a los dos detenidos el sábado acusados de haber organizado el evento. Ambos están acusados de desórdenes y resistencia, pero al jueza no ha interpretado que se cometiese en la fiesta un delito contra la salud pública.

Los jóvenes, que ayer pasaron a disposición judicial tras dos días en el calabozo de la comisaría de Granollers, negaron ser los organizadores de la polémica rave. Así, explicaron que no se conocían antes de la celebración y que durante el desalojo estaban recogiendo el material de iluminación y sonido. Ambos han quedado en libertad, pero con la obligación de personarse periódicamente en los juzgados. Además, se les ha prohibido salir de España. La pena de prisión a la que se enfrentan oscila entre los tres meses a un año, si bien la condena podría limitarse a  una multa de 18 meses.

En total, 335 asistentes

En la fiesta se identificó  a 215 asistentes, la mayoría extranjeros, que pueden ser sancionados con multas de hasta 3.000 euros por saltarse las medidas contra la covid, según refirió el conseller Miquel Sàmper en la rueda de prensa del sábado. Sin embargo, en el atestado constan otros 120 asistentes identificados por la policía municipal y a los que también se les impusieron sanciones, con lo que la cifra final entre desalojos y denunciados queda en 335. Entre ellos, figuran italianos, franceses, holandeses, luxemburgueses, alemanes y rusos.

Antes las críticas recibidas por haber actuado tarde, el conseller Sàmper insistió en que fue necesario esperar para llevar a cabo la operación a plena luz del día por motivos de seguridad. Por su parte, la titular de Salut, Alba Vergés, confesó ayer que no estaba segura de que se pudiesen cobrar todos las sanciones impuestas dado el carácter extranjero de muchos de los asistentes.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

El Ayuntamiento de Vic amenaza en redes con multar a un comercio que rotula en castellano

Persiste la fijación del nacionalismo con el monolingüismo obligatorio. En esta ocasión, se ha traducido en acoso a un establecimiento en Vic...
- Publicidad -