ZFBarcelona
ZFBarcelona

Hay una solución para mantener las pensiones

Las pensiones son la clave para el estado del bienestar

A estas alturas todo el mundo sabe que el pago de las pensiones es el reto principal del Estado. El volumen que este asunto ha alcanzado es astronómico. Y las cotizaciones que recauda la Seguridad Social (SS) son totalmente insuficientes. Mantener las pensiones es el problema económico número uno del Estado. Hay otro problema que no es económico sino sanitario: acabar con la pandemia. Pero aquí vamos a hablar de las pensiones. Empecemos por situar el tema con algunas cifras, sacadas del Presupuesto para este año 2021.

Los gastos

El gasto previsto en Pensiones pagadas por la SS (Pensiones contributivas, Incapacidad, Complemento para cubrir la pensión mínima y Pensiones no contributivas), alcanzará en 2021 la bonita cifra de 155.000 millones de euros. Para 8,9 millones de beneficiarios.

A esa cifra hay que añadir el gasto por Clases Pasivas, es decir, el pago de pensiones por el Estado a los funcionarios jubilados.

En conjunto, el gasto total por pensiones está en unos 165.000 millones. Para entender mejor este descomunal importe digamos que supone un gasto de 452 millones diarios. Tremenda cifra. Es el 14% del PIB. Y son 9,5 millones de beneficiarios. Gran dato para una campaña electoral.

Dejamos fuera las Clases Pasivas y nos referimos sólo a la SS. Pues bien, aparte de los 155.000 millones de pago en pensiones, la SS paga otras muchas Prestaciones sociales que no son pensiones: Protección a menores y familias, Dependencia, Ingreso mínimo vital… Además, tiene que hacer frente a sus gastos de funcionamiento. Todo esto supone 15.000 millones más y nos sitúa en un gasto total de la SS de 170.000 millones.

Los ingresos

Para hacer frente a esos gastos la SS recauda las cotizaciones pagadas por empresas y trabajadores. En 2021 prevé recaudar por este concepto 125.000 millones (ojalá se cumpla). Ya nos están faltando 45.000 millones.

Las cotizaciones a la SS son el tributo más importante del país. Es el doble que el IVA y mucho más que el IRPF.

¿CÓMO SE CUBREN ESTOS 45.000 MILLONES? Es fácil:

a) mediante una subvención del Estado a la SS por importe de 31.000 millones, que cubre el Complemento para Mínimos, las Pensiones no contributivas, las Prestaciones sociales que no son pensiones, y otros gastos impropios de la SS.

b) mediante un préstamo del Estado a la SS por importe de 14.000 millones.

Este mecanismo se viene repitiendo desde hace varios años. Las cotizaciones son siempre insuficientes y el agujero se cubre con subvenciones y préstamos del Estado. Estos préstamos van creciendo año a año. Según el Banco de España, a 30 de septiembre de 2020, la SS debe al Estado 75.000 millones de euros. Es una deuda del bolsillo derecho con el bolsillo izquierdo de la misma chaqueta.

El pacto de Toledo

La Comisión del Pacto de Toledo es un grupo de trabajo formado por diputados de todos los partidos cuyo objetivo es sacar este tema de la lucha partidista y consensuar las reformas necesarias para sostener las pensiones. Tras cinco años de discusiones, todos llegaron a un acuerdo que se aprobó en un Pleno del Congreso de 19 de noviembre de 2020. Los políticos lo celebraron efusivamente: implementando las reformas recomendadas se conseguiría garantizar la sostenibilidad del sistema. Sólo eran buenos propósitos escritos sobre un papel. Pero todos quedaron muy satisfechos.

El pacto de Toledo solo mira el estado

Las recomendaciones más importantes son tres:

1.Todo lo que no sean pensiones contributivas son gastos impropios de la SS. No deben pagarse con cotizaciones sino con subvenciones del Estado. OPINIÓN: esto no arregla nada. Es una operación de prestidigitador barato. Consiste en sacar un gasto del bolsillo derecho para meterlo en el bolsillo izquierdo. Todo queda en la misma chaqueta.

2.Revalorizar las pensiones conforme al IPC. OPINIÓN: Este es un tema delicado y que, según Bruselas, pone en duda la viabilidad del sistema. Además, ya se ha incumplido en el 2020, pues se han subido las pensiones un 0,9% cuando el IPC del año ha sido un -0,5%. Y se subirán las pensiones en 2021 otro 0,9%, en lugar de esperar a conocer el IPC real del 2021. Se contradicen a sí mismos para quedar bien.

3.Fomentar la prolongación de la vida laboral más allá de los 67 años. Es preciso que la gente se jubile lo más tarde posible. Para ello habrá incentivos fiscales y laborales. Y se endurecerá el cálculo de la pensión en las jubilaciones anticipadas.

Algunas medidas premonitorias

Estas recomendaciones son insuficientes. Y más en una época como ésta en que las empresas despiden y cierran, con grave caída de las cotizaciones. Hay que ajustar más los gastos. Bruselas mira esto con lupa y el Gobierno tiene que hacer algo más que lo recomendado.

Por eso, el ministro Escrivá ha propuesto ampliar el período de cálculo de la base reguladora de la pensión desde los 25 años actuales a 35. En muchos casos esto reducirá el importe de las pensiones futuras en un 5%. Es un detalle premonitorio de por dónde van los tiros. También se está hablando de matizar el sistema de revalorización de las pensiones. Todo esto anuncia futuros encontronazos con UP y los Sindicatos. La estabilidad de la coalición se pondrá a prueba.

¿Destopar las cotizaciones?

Desde las formaciones radicales se suele proponer el aumento de los ingresos de la SS destopando las cotizaciones. ¿Qué significa esto? Es muy simple: actualmente, la base máxima de cotización es 48.840 euros al año: 4.070 por 12 meses. (Hay que indicar que la pensión máxima es bastante menor: 37.905 euros anuales en 14 pagas de 2.707 euros). De la base de cotización la empresa paga un tipo del 33% y el trabajador un 6%. Es un fortísimo impuesto sobre las nóminas.

Aunque el trabajador gane más de 48.840 euros al año, la cotización está limitada a ese tope máximo. Destopar las cotizaciones significa elevar ese tope a un nivel superior, por ejemplo, 65.000 euros. Ello supone, sobre todo para la empresa, un notable aumento del gasto del personal. No parece que esto sea bueno para la viabilidad de las empresas, que ya soportan un coste de SS muy elevado. El Pacto de Toledo no habla de esto. Tampoco de aumentar los tipos de cotización.

¿Y por qué no se preocupan de aumentar la afiliación?

El Pacto de Toledo y las propuestas de Escrivá miran sólo el lado de los gastos. Traspasar gastos al Estado no arregla nada. Asegurar que las pensiones se revalorizarán conforme al IPC es un mensaje bonito. Pero no garantiza el sistema. Más bien lo pone en peligro.

Desde el lado de los ingresos, destopar las cotizaciones o aumentar los tipos no es planteable. Las empresas no lo soportan. Destruye empleo.

Lo que se necesita para mantener el sistema es recaudar más cotizaciones aumentando el número de afiliados a la SS. Hemos cerrado el 2020 con 19 millones de afiliados. Debemos advertir que, entre ellos, hay 756.000 que están en ERTEs y bastantes pueden perder su empleo en 2021. La cifra histórica de mayor afiliación está en 19,5 millones. Para mantener las pensiones necesitamos al menos tres millones de empleos nuevos.

Las formaciones radicales viven una contradicción insalvable: quieren pagar lo que haga falta en pensiones (y en muchas cosas más) pero no hacen nada que sirva para crear empleo. Son poco empáticos con empresarios e inversores. No quieren asumir que para mantener las pensiones necesitamos muchas empresas que ganen dinero y paguen buenos sueldos. Y que paguen muchas cotizaciones y muchos impuestos.

Los tres millones de empleos sólo pueden ser creados por los empresarios. Y para hacer esto posible el papel del Gobierno consiste en construir el clima de confianza, estabilidad y seguridad que propicie la inversión y la creación de empleo. Y en luchar seriamente contra el déficit. Ni más ni menos.

El Gobierno, en su configuración actual, no presenta un perfil apropiado para la construcción de ese clima. Un gran Acuerdo PSOE-PP sobre empleo, pensiones, fiscalidad y déficit, a un plazo análogo al del Fondo de Recuperación Europeo (6 años) es la única opción viable para construir ese clima.

Obviamente, ese Acuerdo no es una condición suficiente para la creación de tres millones de empleos. La economía no es una ciencia exacta. Pero, desde luego, es una condición necesaria.

Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

  1. Habría que penalizar con mayor contundencia que el 1,75% trimestral las jubilaciones anticipadas, al menos las voluntarias y que se acoja quien quiera. Por otra parte esas subidas de IPC en las que una pensión baja sube 9 euros y una máxima 27 van creando una verdadera brecha económica que fomenta el distanciamiento entre pensionistas pobres y ricos. Debería acercarse las pensiones mínimas a la pensión media y las pensiones máximas que esperen mejores tiempos para subir.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
Bnew2021

Lo Más visto

Colau lleva la perspectiva de género de obligado cumplimiento a las terrazas de la ciudad

¿Se han planteado ustedes alguna vez que las terrazas de Barcelona puedan ser elementos urbanísticos machistas? El Gobierno de Ada Colau sí...

Un nuevo grupo ultra apuesta por derribar todos los símbolos «de la ocupación española» en Cataluña

Mientras la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural preparan el cuarto aniversario del referéndum ilegal del 1-O con el paseo de...

Los delirantes sueldos de la Corporación Municipal de Barcelona: 3 millones de euros al año para 41 ediles

Mientras una gran mayoría de los barceloneses está experimentado serias dificultades para afrontar el día a día debido a la pandemia del...

Los médicos retan al Govern ante la posibilidad de quedarse sin vacaciones: «El Ejército también tiene doctores»

La posibilidad de perder las vacaciones de agosto debido a la quinta ola de la pandemia de COVID-19, protagonizada ahora por la...