ZFBarcelona
ZFBarcelona
ZFBarcelona

Elecciones para salir del callejón

Vista del Parlament en una sesión celebrada en la pasada legislatura (Europa Press).

Al menos provisionalmente, seguimos convocados a las urnas autonómicas el 14 de febrero, ya que la desconvocatoria ha sido anulada por el TSJC. Pero, sean cuando sean, Ferran Sàez, en el Ara del día 20, se pregunta: Elecciones… ¿para qué?.

Ciertamente, un día u otro habrá que hacerlas, porque la legislatura actual de este año no pasa. Lo que le preocupa es de qué vamos a discutir esta vez: «¿Se convocan elecciones para ir repitiendo las viejas martingalas del paleoprocesismo, del postprocesismo, del neoprocesismo, del antiprocesismo procesista (especialidad de la CUP), etc., o bien para tratar de dejar atrás este callejón sin salida?»

Aunque no identifica quién está detrás de las otras etiquetas, fácilmente podríamos convenir en que el postprocesismo es ERC —que esta temporada insiste en «ampliar la base» y en que «hemos de ser más, y más fuertes»—; el neoprocesismo es JxCat —con su «confrontación inteligente», sin duda dando a entender que la anterior confrontación no fue nada inteligente—, y el paleoprocesismo serían los extraparlamentarios que aún ven el referéndum del primero de octubre de 2017 como una victoria.

Sàez se muestra partidario del «frente amplio» que propone Joan Tardà, o sea ERC, para «ganar por acumulación» y «establecer un marco de diálogo», pero entiende que así no podemos seguir, dando vueltas en torno a un fracaso. El hartazgo por el proceso empieza a hacer mella también, afortunadamente, en medios independentistas.

Estas elecciones tendrían que «servir para aclarar el panorama más allá del juego de escaños» y para eso también convendría evitar el manejo de «conceptos evanescentes como por ejemplo el cada vez más enigmático concepto de unilateralismo o la igualmente misteriosa noción de constitucionalismo».

Desgraciadamente, el lenguaje vacío y equívoco es el hábitat natural de los políticos mediocres. Sólo se les entiende bien cuando tienen alguna salida de tono, como la consejera Alba Vergés, que ha tenido a bien manifestar en sede parlamentaria que «se me han hinchado los ovarios». Y sólo porque el diputado de Ciudadanos Jorge Soler criticaba su gestión al frente de la Consejería de Salud. Para redondear la reprimenda al opositor, le recomendó que se feminice, no queda claro si es una metáfora o una receta.

Una idea poco inteligente

En este ambiente de normalización de la vulgaridad y apoteosis del mínimo esfuerzo, nadie puede esperar no ya que aparezcan soluciones a problemas acuciantes, sino ni siquiera ideas nuevas. Es más fácil persistir con ahínco en la repetición de frases vacías que un día fueron movilizadoras que pensar otras nuevas que sean más útiles.

Salvador Sostres, en el Diari de Girona Anticipar-se—, suelta una de sus hipérboles demoledoras contra la consejera: «Cualquier ministro de Franco descubrió la penicilina al lado de este outlet de la Humanidad que dice llamarse Alba Vergés.» Pero lo importante de este artículo es que señala el factor humano como clave del fracaso colectivo que ha significado el proceso:

«Todo lo que nos ha pasado se podía prever y se podía haber hecho mejor. Incluso se podía no haber hecho. No va de democracia. Va de inteligencia. Y somos unos ineptos. El problema de la independencia de Cataluña no es que sea imposible sino que es una idea poco inteligente llevada a cabo por personas que aún lo son menos.»

Sostres cree que «el problema de Cataluña es que hemos dejado de confiar en las personas inteligentes y ya no hacemos lo que nos dicen. Tú miras a tu alrededor, allí donde se toman las decisiones, y no sólo hay personas que no son inteligentes sino que los que son inteligentes no están».

Son muchos años de una inercia que no se va a romper ante la próxima campaña. «Usamos Cataluña como un pretexto, como una justificación. Usamos España como una droga.» Y no hay indicios de que nadie quiera realmente salir del bucle. Seguiremos una temporada más «repitiendo las viejas martingalas» y echando de menos algo de inteligencia en el gobierno de lo público.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Una candidata de la CUP reivindica la quema del furgón policial

El vínculo entre el separatismo antisistema de la CUP y la violencia que se está ejerciendo estos días en las calles de...

Quim Torra consigue echar a sus vecinos okupas

El inhabilitado presidente Quim Torra ha instalado su oficina en Casa Solterra, sede del Departamento de Cultura de la Generalitat en Gerona....

Con la CUP no hay que negociar, hay que combatirla

Cataluña no tiene un problema con su modelo policial sino con su modelo político. «Después de las elecciones del 14 de febrero...

¿Italia va a dejar a España como el peor alumno de la clase?

Desde hace muchos años todos los países del euro han venido afrontando gastos públicos (pensiones, sanidad, educación, paro…) muy por encima de...