ERC sigue buscando el acuerdo mientras JxCat y En Comú-Podem mantienen sus vetos cruzados

La fecha límite para alcanzar un acuerdo es el 12 de marzo, día en el que se constituirá el nuevo Parlament

El republicano y aspirante a presidir la Generalitat a partir del 12 de marzo, Pere Aragonés, durante la campaña electoral (Europa Press).

Mientras el socialista Salvador Illa o el líder de Cs, Carlos Carrizosa, dan la cara por la Generalitat frente a la violencia de las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél, los líderes separatistas de ERC, JxCat y Guanyem-CUP parecen únicamente preocupados por el reparto de cargos y el blindaje de los equilibrios dentro del que, parece ser, será el nuevo Ejecutivo autonómico.

El pacto independentista no está aún concretado. Al menos de manera oficial. Unos y otros, de cara a la galería, dan a conocer sus aspiraciones pero nada se sabe sobre lo que realmente están negociando. ERC, con Pere Aragonés al frente, mantiene por activa y por pasiva la pretensión de que el futuro Govern sea «amplio». De ahí su intención de que entre a formar parte del mismo En Comú-Podem. Aunque es muy probable que, bajo el anuncio de que los republicanos buscan un frente de izquierdas en el Parlament, se oculte la necesidad de contar con un aliado dentro de un Ejecutivo en el que JxCat y Guanyem-CUP actúen al unísono en contra de ERC.

La portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, sostiene que el partido de Oriol Junqueras no tira aún la toalla. «Tenemos», aseguró el lunes, «una oportunidad histórica y la tenemos que aprovechar». La fecha límite es el 12 de marzo, día en el que se constituirá el Parlament y se tendrá que elegir al nuevo presidente de la Cámara autonómica y a los integrantes de la Mesa.

La portavoz de ERC y participante en las negociaciones, Marta Vilalta, en una imagen de archivo (Europa Press).

JxCat y ‘comunes’, un acuerdo ¿imposible?

El principal escollo está en los vetos que mantienen JxCat y los comunes. Los de Laura Borràs quieren un Govern exclusivamente separatista, en el que la independencia sea el motor y el objetivo. La portavoz de la formación, que también participa en las negociaciones, Elsa Artadi, ha dejado claro que el futuro Ejecutivo autonómico debe ser «nítidamente independentista«. «No podemos», ha añadido, «desperdiciar la oportunidad que nos da el hecho de que, por primera vez, hayamos superado el 50% de los votos». Algo que, ha añadido, siempre se le ha reclamado al separatismo, «sobre todo, desde fuera de Cataluña». Para JxCat, lo importante es acordar «una estrategia compartida» con ERC y Guanyem-CUP que permita una legislatura sin sobresaltos y que, además, se mantenga en el Congreso y «en el exilio».

La candidata de En Comú-Podem, Jéssica Albiach, durante la noche electoral (Europa Press).

En Comú-Podem, como ERC, considera, por su parte, que la legislatura debe centrarse en «el rescate social, la reconstrucción y la resolución del conflicto entre Cataluña y el Estado español», según indicaron el lunes en un comunicado tras su primera reunión. Los comunes, que, liderados por Jéssica Albiach, también mantienen negociaciones con el PSC y con Guanyem-CUP, no contemplan, a priori, la posibilidad de gobernar con un partido de derechas como lo es JxCat.

El compromiso de ERC contra el PSC

El veto de ERC está en el PSC de Salvador Illa, partido con el que se comprometió a no negociar ni pactar antes de las elecciones. Lo hizo, incluso, por escrito. Aunque, como bien dijo el líder de Unidas Podemos y, de momento, vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, este tipo de compromisos preelectorales pueden quedar luego en «papel mojado». El veto, no obstante, no permite augurar un Govern de socialistas, republicanos y comunes, aunque hay quienes no ven descabellado un Ejecutivo formado por ERC y En Comú-Podem con el apoyo exterior del PSC.

El candidato del PSC, Salvador Illa, muestra el compromiso por escrito de ERC contra su partido.

Así las cosas, una semana después de las elecciones, con Barcelona convertida en territorio comanche por las protestas de los radicales y los Mossos como moneda de cambio en las negociaciones entre los partidos que aspiran a gobernar, los catalanes aún no saben ni quién presidirá el Ejecutivo ni quiénes estarán al frente de las conselleries. Poco parece importar a estas alturas que la pandemia del COVID-19 siga haciendo estragos en los sanitario, en lo económico y en lo social.

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

  1. El separatismo ha perdido catalán el 30% (casi 1 de cada 3) de los votos que obtuvo en 2017: de 2.079.000 a 1.456.000, més de 623.000 catalans han dit adéu al prusés, la secesión ya no les ilusiona, no ven necesario movilizarse.
    N.B.ESTOY ESPERANDO, ARAGONÉS , QUE ME DES UNA RESPUESTA A LA PREGUNTA QUE TE HICE EN UNA PLAZA DE BARCELON:¿»HABRIAIS TENIDO «COLLONS » DE HACER UN 1-O EN USA , CHINA O RUSIA.»?

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Anna Grau, en el Parlament: «Cuando me dé la gana hablaré en castellano»

Aunque hace poco fue noticia que el líder del PSC en Cataluña, Salvador Illa, intercalase algunos fragmentos de su discurso en el...

Vox exige el cese «fulminante» del jefe del SEM y le acusa de gastar 40.000 euros en taxis en plena pandemia

El grupo parlamentario de Vox en el Parlament ha exigido el cese "fulminante" del responsable del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de...

El texto de Félix Ovejero sobre el separatismo que cosecha aplausos en las redes

Desde hace años, un texto de Félix Ovejero sobre la naturaleza reaccionaria del nacionalismo catalán ha circulado con profusión en las redes...

Aspepc·Sps dice que el apuñalamiento de una profesora en Vidreres (Girona) es «la punta del iceberg»

El sindicato educativo Aspepc·Sps ha asegurado que el apuñalamiento de una profesora de un instituto de Vidreres (Girona) es "la punta del iceberg",...