¿Y ahora qué?

Los eurodiputados Toni Comín, Carles Puigdemont y Clara Ponsatí durante la rueda de prensa (Europa Press).

Después de una semana frenética en noticias y actividad política, llega el momento de la reflexión y análisis de algunos de los hechos ocurridos. El pasado lunes el Parlamento europeo votó si otorgaba el suplicatorio a los fugados de la Justicia española y el martes por la mañana conocimos el resultado por el que se otorgaba dicho suplicatorio. En una primera reflexión, y a pesar de que el independentismo ha querido vender el resultado como un éxito, solo podemos llegar a una conclusión: la Europa democrática no ha caído en el engaño de una supuesta represión política. La Europa democrática ha considerado que España es un país en el que no hay presos políticos. Solo la extrema izquierda y la extrema derechan han votado a favor de otorgar el suplicatorio.

Resulta muy significativo que quienes quieren romper con nuestro sistema sean los únicos que oficialmente han apoyado a los que quieren también romper nuestro sistema de libertades instaurado por la Constitución del 78. Debemos destacar algo fundamental: los partidos que representan a la gran mayoría de los ciudadanos europeos, desde la izquierda, el centro y la derecha, no han caído en la trampa de la campaña desatada por el independentismo para convertir la lucha de los fugados como una lucha por la libertad. Al contrario, han entendido que el único defensor de la libertad, la democracia y el Estado de Derecho es la Justicia española.

Los partidos que representan a la gran mayoría de los ciudadanos no han caído en la trampa de la campaña desatada por el independentismo

Pero, tal vez más imporatante que el otorgamiento del suplicatorio por el Parlamento europeo, especialmente a nivel jurídico por su trascendencia, sea la interposición de una cuestión prejudicial ante el Tribunal Superior de Justicia de la UE (TJEU) por el juez Llarena. El contenido de las preguntas que se formulan a la instancia europea van a tener una trascendencia que excede de la causa del procés, ya que de la resolución que dicte el tribunal se consolidará el espacio europeo de colaboración judicial o se pondrá fin al mismo.

La euroorden nació como complemento a la libre circulación de ciudadanos por la UE y basado en la confianza mutua de los distintos países integrantes de la Unión en sus sistemas judiciales. La euroorden ha sido un excelente medio de colaboración judicial y no olvidemos su objetivo: terminar con la impunidad que representaba cruzar una frontera en Europa, dotando de un mecanismo rápido y ágil para ello.

Pero algunos países, y en especial Bélgica -su elección por los fugados como país de residencia nunca fue casual-, cuestionaron desde el primer momento los mecanismos de mutua confianza que representaba la Eurorden, quizás como mecanismo de autodefensa a ciertos oscuros intereses. A nadie se le olvida que tradicionalmente Bélgica ha sido el centro del tráfico de armas y otros productos ilegales, y refugio de terroristas entre ellos los de ETA, a los que se negó también a entregar, y por lo que ha sido condenado el Estado belga por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. 

Bélgica ha sido el centro del tráfico de armas y otros productos ilegales y refugio de terroristas, entre ellos los de ETA, a los que se negó también a entregar

Pero ahora la cuestión prejudicial planteada por el Juez Llarena va a obligar al TJUE a tomar posición en cuestiones fundamentales, cuestiones que generalmente han servido para negar la entrega de ciudadanos reclamados por la Eurorden. A modo de resumen, y en términos entendibles para los no expertos en doctrina judicial Europea, lo que plantea la Cuestión prejudicial es si el juez del país donde se encuentra el reclamado puede entrar a analizar cuestiones que exceden del simple análisis de los requisitos formales de la Eurorden. La cuestión prejudicial solicita al Tribunal Europeo que determine si el país requerido puede rechazar la Eurorden por causas previstas en su legislación, pero no contempladas en la legislación europea que regula la Eurorden, y si puede el juez requerido indagar en el derecho del país requirente para encontrar en dicho marco normativo causas de denegación. 

Como ejemplo de esto último, la cuestión plantea si puede analizar según el derecho del país requirente si el tribunal que emite la eurorden es el tribunal competente, como hizo el Juez Belga en la Eurorden de Luis Puig, al entender que el Tribunal Supremo no era el competente para enjuiciar al Exconseller, y ello a pesar de que existen diferentes resoluciones judiciales, incluso del Tribunal Constitucional Español, que confirman la competencia del Tribunal Supremo.  

Como pueden ustedes comprobar, si la respuesta a la Cuestión prejudicial es positiva, es el fin de la Decisión Marco 2002/584/JAI, conocida por Eurorden. Pero si la respuesta es negativa, los tribunales Belgas no solo deberán entregar a los fugados sino que se abre una nueva etapa de colaboración jurisdiccional en Europa, agilizará de manera extraordinaria la entrega de personas requeridas, en definitiva, se reducirá la impunidad y se mejorará el espacio europeo como espacio de seguridad y cooperación judicial, será más difícil delinquir en un país europeo y refugiarse en otro para obtener impunidad, lo que al final redundará en la seguridad de todos los ciudadanos europeos. 

Será más difícil delinquir en un país europeo y refugiarse en otro para obtener impunidad, lo que redundará en la seguridad de todos los ciudadanos

Ciertamente la lástima es que esta cuestión de prejudicialidad no se hubiese planteado cuando por primera vez los tribunales belgas denegaron la Eurorden, hubo rumores en el ámbito jurídico de que podía plantearse, pero finalmente el Juez Llarena optó por retirarlas en lugar de plantear la cuestión. 

Y ahora solo queda esperar que el Tribunal Europeo dicte resolución, que por los términos planteados solo cabe sea a cara o cruz, o es el fin de la Eurorden y se requerirá un nuevo marco de colaboración, o apuesta por mantener ese espacio de seguridad y cooperación que ha representado la Eurorden y que ha servido para reducir la impunidad en el marco Europeo, lo que al final a quién beneficia es al ciudadano que ve incrementada su seguridad en el espacio europeo y, por supuesto, que Puigdemont y los restantes fugados sean juzgados en España. Tal vez, anticipando el resultado, sea lo que ha valorado la Exconsellera Meritxell Serret, regresando a España y entregándose en el Tribunal Supremo, que la ha puesto inmediatamente en libertad; aunque, como siempre, se haya vendido como una nueva operación de “astucia” por los medios de comunicación “oficiales”, en fin… 

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

  1. El separatismo ha perdido el 30% (casi 1 de cada 3) de los votos que obtuvo en 2017: de 2.079.000 a 1.456.000, més de 623.000 catalans han dit adéu al prusés, la secesión ya no les ilusiona, no ven necesario movilizarse.En 2019 hubo cuatro elecciones en Cataluña y , en todas, el separatismo perdió más de 300 mil votos.Por cierto, no había COVID como escusa.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

La Fiscalía pide prisión permanente revisable por el brutal asesinato de Laia, una niña de 13 años de Vilanova i la Geltrú

El juicio por la violación y el asesinato a una niña de 13 años en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) en 2018...

10 preguntas y respuestas sobre una hipotética separación de Cataluña del resto de España

1. P – ¿Cuál sería el impacto de la independencia sobre el PIB? R –...

ENTREVISTA | Óscar Monsalvo: «En Cataluña el gobierno está en manos de personas que consideran colonos a los no nacionalistas»

Profesor de Filosofía en Bachillerato, colaborador en The Last Journo y autor del blog El liberal de Bilbao, Óscar Monsalvo (Bilbao, 1981)...

Arranca el juicio contra el asesino de Laia: «Espero que vivas muchos años con el mismo miedo que pasó mi hija en esa habitación»

"Espero que el miedo no te deje vivir nunca más en la vida. Que vivas muchos años, pero con mucho miedo, el...