ZFBarcelona
ZFBarcelona

Contado en euros, lo que ERC debe a Junts y a la Cup en su gobierno o comandita

El candidato de ERC a la Presidencia de la Generalitat, Pere Aragonés (Europa Press).

Las cifras cantan. Aun en el gobierno que data del mandato pasado, y por tanto como socia todavía minoritaria, ERC manejó tanto como más de tres cuartas partes, 21.464 millones de euros en el presupuesto de 2020, del total de los gastos, 27.002 millones, que la Generalitat distribuye por departamentos o, por mejor decir, las consejerías que forman el gobierno autonómico. En realidad habrán sido más, por la pandemia entre otros motivos a aducir.

ERC concentra grandes partidas: Salud (9.716 millones), Enseñanza (5.676), Trabajo, y al caso paro, con Asuntos Sociales y Familia (3.411), Justicia (1.653), Agricultura, Ganadería, Pesca con Alimentación y Medio Natural (726), Empresa y «Conocimiento» (sic.) porque  incluye a los rectores universitarios y su foto con pancartas de lo del procés (para todo ello 211) o «Afers i Relacions Institucionals i Exteriors i Transparència» (sic.), con 76 millones.

«ERC manejó tanto como más de tres cuartas partes, 21.464 millones de euros en el presupuesto de 2020″

Si la Casa de la República allá en Waterloo con su ínclito Puigdemont de inquilino, entraran en lo de «Afers i Relacions Institucionals i Exteriors i Transparència», que a saber toda vez que no faltan quienes le consideran el mejor símbolo y agente internacional del procés, pues hasta lo suyo pasaría por las manos, sellos y, si fueran menester, pólizas o avales, de los funcionarios empleados en despachos de organismos al mando de los cargos de ERC.

A la vista de tales cifras, resulta discutible lo del «masover i el senyor» dicho entre otros por el ex diputado Joan Tardà, y a lo cual solo faltaría añadir aquello tan rancio y tan genuino del «a gust del senyor es vesteix el tonet» (en mi memoria familiar se lo escuché decir a algo así como a un gestor, entonces denominado procurador, que notificaba y recaudaba el importe del alquiler doméstico). ERC, ahora en disposición de dar, no ha sido pues nada maltratada.

«ERC, ahora en disposición de dar, no ha sido pues nada maltratada»

La relación entre ERC y Junts tendría más de sociedad en comandita que de coalición política de gobierno o de acto de vasallaje, aunque esto último, y más si lo dice Joan Tardà, también podría caber. Mirar sus relaciones desde tal enfoque, y más cuando ahora negocian a título de gobierno lo que, desde este punto de vista, vendría a ser un consejo de administración, tal vez resulte revelador. Lo cierto es que tampoco hay muchas más perspectivas visibles.

«La relación entre ERC y Junts tendría más de sociedad en comandita que de coalición política de gobierno o de acto de vasallaje, aunque esto último, y más si lo dice Joan Tardà, también podría caber»

Como partidos, tampoco les diferencian las ideologías, en ambos la del nacional-populismo. Ni siquiera las prácticas de gobierno que, como se indicará más adelante, por menos tildan de neoliberales en otras partes. Entre su electorado, así como sus cuadros y cargos, y más los electos, se da además una excepcional fluidez, a la cual ni la CUP escapa. En efecto, del MDT y demás siglas que la precedieron, proceden figuras ahora destacadas en ERC o Junts.

Les mantendrían separados, si acaso, sus respectivas carteras de clientes y proveedores que cabe suponer tan fluidas o coincidentes como las correspondientes nóminas de agentes, y en ellas cuadros o cargos de ambos partidos. De ser así, se trataría de un extremo delicado dado el principio de presunción de inocencia y los eventuales conflictos de intereses, en sus figuras administrativas antes que penales. Pero tampoco hay que ir tan lejos, de entrada.

Baste un pequeño paseo, por la sanidad que en el reparto actual forma la parte del león. No hace ni cuatro años, cuando el entonces conseller Comín de ERC visitó el Hospital Parc Taulí de Sabadell, las CUP publicaron un cartel con la estampa de una joven, vestida de sanitaria, que le abofeteaba. Seguía caliente el recuerdo del conseller Boi Ruiz, de la antigua CiU, y en Reus sobresaltaba el Caso Innova con el PSC y el Hospital de Sant Joan entre sus escenarios.

«No hace ni cuatro años, cuando el entonces conseller Comín de ERC visitó el Hospital Parc Taulí de Sabadell, las CUP publicaron un cartel con la estampa de una joven, vestida de sanitaria, que le abofeteaba»

Desde Pujol, el sistema hospitalario catalán que en Madrid inspira al PP, forma un puzzle entre lo público y lo privado, entre convenios, contratos o conciertos, organismos públicos que la Generalitat trata como privados y privados en funciones públicas. Atrae inversiones privadas, que en contrapartida obtienen réditos, como sucede, y no obstante se aplaude, en las participadas del sector público industrial, orgullo de socialdemócratas y socioliberales.

En la pandemia, el sistema hospitalario catalán, como el madrileño, han mostrado carencias  en UCIs y urgencias, que por caras recaen en la parte pública. Y, en Cataluña, se ha sufrido el centralismo barcelonés con sus seis grandes hospitales, animado por las economías de escala. Los escenarios más críticos se han dado en la Cataluña interior, Igualada o Vic, y en la linde con la metrópolis barcelonesa, en hospitales como los de Sabadell o Granollers.

ERC, a pesar de su arraigo en la Cataluña interior, no ha equilibrado el sistema en tanto tiempo como lleva en Sanidad. Bien al contrario, en 2019 cerró una de las joyas históricas del Hospital de Sabadell, su pionera y puntera especialidad de oncopediatría, al tiempo que en Barcelona el privado Sant Joan de Deu movilizaba grandes inversiones y patrocinios de empresas y particulares. El PSC, Comuns, y no tanto Ciutadans, no han cesado de criticarlo.

«ERC, a pesar de su arraigo en la Cataluña interior, no ha equilibrado el sistema en tanto tiempo como lleva en Sanidad»

Por no salir de Sabadell, sorprendía ver de vocales en el Consejo de Gobierno de su Hospital, el Taulí, a empresarios sin más relación con la ciudad: al egarense Eusebi Cima, fundador de la patronal CECOT, afín al procés, y vinculado también por ello a Mútua Terrassa, gigante de la privada, o asimismo al Dr. Manuel Balcells de ERC, ex concejal en su Granollers, y en 2006, con aquellos tripartitos, conseller de «Universitats, Recerca i Societat de la Informació».

La Cup, en su acuerdo previo de gobierno con ERC, ni menciona a los hospitales. Para ERC, desde luego, es más cómodo y útil acercarse a la CUP que a los Comuns, en cuya agenda sí van cuestiones tanto o más candentes aun sin los alardes de radicalismo verbal, gestual  o fáctico que gastan los «antisistema» del procés. Mientras no peguen a Comín, su cobertura no sólo ideólogica de coacciones y violencias, tampoco les aparta del resto de la comandita.

También para evitar el Vietnam que profetiza, Joan Tardà quisiera ver en plan gobierno de Frente Amplio, invocando a Mujica y sus extupamaros, a Comuns junto a Puigdemont y su Junts, y la CUP claro está. A partir de los acuerdos que urdió con Pablo Iglesias ya en 2014, esperó en Podemos un aliado del procés, en la «Mesa bilateral de la Autodeterminación y la Amnistía».  Lo apuntó de nuevo la entrada de Podemos en los disturbios a nombre de Hasèl.

«Pero el escenario ha cambiado. La de Iglesias es una estrella menguante y en crisis. Iglesias no va a hablar de Cataluña mientras dure su campaña electoral allá en Madrid»

Pero el escenario ha cambiado. La de Iglesias es una estrella menguante y en crisis. Iglesias no va a hablar de Cataluña mientras dure su campaña electoral allá en Madrid. Las batallas y batallitas del procés y lo del procés, se disputan en casa. El acuerdo de ERC con las CUP, y su rechazo a los Comuns o al PSC, no dejan de constituir un cierre de filas en el bloque o frente procesista, ahora a reajustar en el reparto de papeles y, asimismo, en el de cargos y dineros.

Como opción más votada en el bloque, a ERC no le discuten la presidencia y, tanto o más sensible, su departamento, cuyo presupuesto incluye el de la Corporación de Audiovisuales, su TV3 y Catalunya Ràdio, y los millones de la Generalitat pagados a medios privados afines. Asimismo, se ha dicho que ERC opta a Territori i Sostenibilitat, o sea el gasto en las obras públicas, las de aquel tres per cent, y la no mucho menos estratégica gestión de las aguas.

Junts debe estar pidiendo, por lo menos, que ERC le deje algo de gasto, y Puigdemont el control de su propaganda, sin la cual no podría sobrevivir allá en Waterloo, como tampoco existiría el procés sin TV3 y medios afines. Se encabalga en ello el Consell per la República, invento feudal con Puigdemont en funciones de conde balcánico, que cual liebre ha saltado en la negociación. Pero también en eso irán al máximo provecho con el menor desgaste.

«Junts debe estar pidiendo, por lo menos, que ERC le deje algo de gasto, y Puigdemont el control de su propaganda, sin la cual no podría sobrevivir allá en Waterloo, como tampoco existiría el procés sin TV3 y medios afines«

Al estilo de aquel otro conde, Puigdemont se ha puesto en el papel de «no muerto». Con ello va de «president» sin que ni los votos le avalen, porque la suya fue la tercera candidatura en el resultado de las autonómicas pasadas, y además está al margen de cualquier legalidad, ni que se la invente también con su Assemblea de Representants, la especie de parlamento-bis incluso corporativo que va en tal Consell, con la ANC en el tercio nato o designado a Cortes.

Desde el momento que el parlamento, o el organismo oficial que sea, emita algún papel en el que rinda pleitesía a tal invento, ERC será la primera en pagar consecuencias jurídicas  en el caso que las hubiera. Asimismo, es de suponer que a ERC no se le va a ocurrir ceder nada en su poder a Puigdemont. Como mucho delegará o concederá de forma condicional, con los menores riesgos y, sobre todo, la expectativa de ganancias mutuas, en lo del procés.

«Desde el momento que el parlamento, o el organismo oficial que sea, emita algún papel en el que rinda pleitesía a tal invento, ERC será la primera en pagar consecuencias jurídicas  en el caso que las hubiera»

Seguirán los tiempos del mambo, porque ni Puigdemont ni la Cup pueden vivir sin él y, en el gobierno o comandita, a Aragonès no le conviene arruinar a sus socios, sino hacerles rendir sin por ello perder cuota. Y si acaso, que espabilen. A ERC tampoco le fue nada mal bajo las presidencias de Quim Torra o Puigdemont. Ha avanzado en los municipios, en especial las grandes ciudades, y se ha plantado al frente de la Generalitat. Para nada el «masover».

«A Aragonès no le conviene arruinar a sus socios, sino hacerles rendir sin por ello perder cuota»

Sin que Ciudadanos se alegre nada por ello, porque desde buen principio está entre quienes sufren en Cataluña, tal vez esta factura caiga en la cuenta del Pedro Sánchez que, con  Bildu y ERC, y Podemos de avalista, ascendió al poder. El PSC también quisiera pactar con ERC, y los de Illa prefieren la Cup a Isidre Molas para el «se cambian tebeos a peseta» en memoria histórica. Por tanto, a apechugar. La comandita le tiene en las cuentas del «debe», faltaría.

Josep Ache
Josep Ache
Josep Ache (Sabadell, 1962). Periodista desde 1979, a diario en medios sabadellenses. Tras Radio Sabadell-EAJ 20, trabajó de 1981 a 2016 en Diari de Sabadell. Llegó a ser corresponsal de Tele/eXpres o El Correo Catalán, y ha colaborado en medios más globales. Autor de libros, capítulos, artículos o ponencias en congresos o cursos universitarios, y encargos de museos o fundaciones, sobre arte, ciencias, arquitectura, historia del teatro o de la música, incluida la flamenca. A juicio del cantaor Chano Lobato, "es lo que hablamos con Romerito (de Jerez, otro grande): En Sabadell está ese señor catalán, tan buen aficionao y tan formal".

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

  1. «El vot de Lleida val gairebé dues vegades i mitja que a Santa Coloma de Gramenet»
    N.B. TENÉIS UN 26% DEL CENSO (UNA PERSONA UN VOTO)EN LAS «PLEBISCITARIAS» DEL 14-F.
    Otto Von Bismarck : «España es el pais más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido».

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ENTREVISTA | Rebeca Argudo: «La entronización de la víctima me parece perversa»

Azote del feminismo hegemónico y de la izquierda identitaria, Rebeca Argudo lleva un tiempo pisando todos los charcos posibles que se le...

El separatismo vuelve a las andadas contra España con la excusa del incendio forestal de Llançà

Cualquier excusa es buena para el separatista medio cuando de atacar a España se trata. El problema viene cuando son las propias...

En plena pandemia, pedimos al presidente Macron que frene el separatismo catalán

Nadie lo ha olvidado. El 23 de febrero de 2020, Francia pone en marcha un plan de respuesta a la pandemia de...

El infierno fiscal de Cataluña: es la comunidad que más castiga a las rentas medias y bajas

La fuerte presión fiscal a la que se somete a los ciudadanos catalanes se ha dado en llamar últimamente como el «infierno...