El caso Cuevillas evidencia la fragilidad de la estrategia de JxCat para un nuevo proyecto separatista

Los 'comunes' aprovechan la situación para intentar forzar a ERC a pronunciarse sobre la línea dura de Puigdemont

El diputado Alonso-Cuevillas en la primera reunión de la Mesa del Parlament, junto a Laura Borràs (JxCat) y Anna Caula (ERC).

«Mucha suerte y aciertos a las dos». De esta manera el aún diputado de JxCat Jaume Alonso-Cuevillas ha respondido al tuit en el que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, anunciaba este lunes el cese de Cuevillas como secretario de la Mesa de la Cámara y su sustitución por la radical Aurora Madaula. Un cese que se produce tras unas declaraciones del ex abogado de Carles Puigdemont en las que cuestionaba la estrategia de la «confrontación inteligente» del líder de JxCat.

Borràs ha respondido a Cuevillas con otro mensaje en el que le ha agradecido el trabajo desarrollado y, con cierto cinismo, ha asegurado que «a pesar de que la gente juegue a ponernos en bandos separados, nosotros siempre estaremos en el mismo».

Lo cierto es que lo sucedido pone en evidencia la debilidad del proyecto separatista liderado por Puigdemont, que no permite que ninguno de sus cargos electos pueda mantener una visión diferente de su estrategia, tal y como ha quedado claro. Los hechos, además, permiten hacer una nueva lectura de las dificultades que está experimentando JxCat para llegar a un acuerdo de gobierno con una ERC que hoy prefiere apegarse a la realidad y dejar la utopía de la ruptura con España para otro momento. Además de la imposibilidad de lograr cesiones de un partido, JxCat, que se niega a aceptar que ha perdido las elecciones y, por lo tanto, el control de la Generalitat y del dinero público.

Encerrona de los ‘comunes’ a ERC

Por otro lado, la propuesta de que sea la radical Aurora Madaula quien sustituya a Cuevillas en la Mesa puede abrir un nuevo enfrentamiento entre la posconvergencia y los republicanos. JxCat necesita los votos a favor de ERC y Guanyem-CUP para este nombramiento y no está claro que los vaya a obtener cuando las negociones entre las tres formaciones para formar gobierno no atraviesan su mejor momento.

Algo que han aprovechado desde En Comú-Podem para proponer como sustituto a uno de sus diputados, Lucas Ferro. La propuesta busca, sobre todo, obligar a ERC a pronunciarse públicamente sobre si prefiere la línea dura de JxCat o si realmente apuesta por el diálogo, como se han cansado de decir Pere Aragonés, Marta Vilalta y Sergi Sebrià, entre otros.

Sea como sea, parece que el caso Cuevillas no acabará con el cese del aún diputado y podría alejar aún más la posibilidad de un nuevo Govern entre ERC y los posconvergentes. Todo indica que estos, al final, permitirán a Aragonés convertirse en el 132 presidente de la Generalitat pero pasando a la oposición. Algo que lleva a vislumbrar una legislatura que no se caracterizará precisamente por la estabilidad.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

La Fiscalía pide prisión permanente revisable por el brutal asesinato de Laia, una niña de 13 años de Vilanova i la Geltrú

El juicio por la violación y el asesinato a una niña de 13 años en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) en 2018...

10 preguntas y respuestas sobre una hipotética separación de Cataluña del resto de España

1. P – ¿Cuál sería el impacto de la independencia sobre el PIB? R –...

El MoMo destapa las mentiras de los ‘posconvergentes’ Padrós y Argimón sobre la mortalidad en Cataluña y Madrid

Dicen en Madrid que cuando las ganas de joder aprietan, ni las tumbas de los muertos se respetan. Cierto es que el...

Una indemnización de 300.000€ de media, la escandalosa previsión del ERO de 8.000 personas de CaixaBank

Para que sirven las ayudas públicas a Bankia no devueltas?. Por lo que parece , en parte, a pagar más que generosas...