ZFBarcelona
ZFBarcelona
" "

El poco creíble ultimátum de Aragonès

El candidato de ERC, Pere Aragonés, en un mitin en Barcelona (Europa Press).

Según el Nacional, el presidente en funciones Pere Aragonès ha lanzado un mensaje a JxCat: No admitirá que se limite su liderazgo. ¡Pero si no hacen otra cosa! Con aliados así, ¿quién necesita oposición?

Siete meses después de la inhabilitación de Quim Torra —cuyo libro, por cierto, JxCat se olvidó de incluir en sus recomendaciones para el 23 de abril— y diez semanas después de las elecciones, seguimos en lo mismo: ERC apremiando a formar gobierno, por lo de las urgencias sociales, y JxCat, con que hay que hacer las cosas bien y sin prisas.

«Diez semanas después de las elecciones, seguimos en lo mismo: ERC apremiando a formar gobierno, por lo de las urgencias sociales, y JxCat, con que hay que hacer las cosas bien y sin prisas»

Como los sueldos de los políticos no están en función de los resultados, las reuniones se suceden sin llegar a otro acuerdo que quedar para la siguiente. La situación es más lamentable si se tiene en cuenta que los dos partidos ya estaban gobernando en coalición y a estas alturas se deben conocer muy bien, para lo bueno y para lo malo.

El problema parece ser que «la carpeta relacionada con la estrategia independentista y el papel del Consell per la República continúa atascada». Una buena solución sería, dadas las dificultades de toda índole que afectan a la sociedad catalana, aparcar el tema durante toda la legislatura; pero esta gente no ha venido al mundo a solucionar problemas sino a multiplicarlos.

«El problema parece ser que la carpeta relacionada con la estrategia independentista y el papel del Consell per la República continúa atascada»

«Fuentes de ERC se muestran inquietas porque, según explican, Junts persiste en la voluntad de dotar al ente liderado por Puigdemont desde Waterloo de un poder que vaya más allá de la propia Generalitat.» Otra cosa sería si, por los resultados obtenidos, la presidencia de la Generalitat correspondiese a JxCat; entonces el ente llamado Consell per la República Catalana quedaría subordinado a la estrategia política del nuevo presidente, para «apretar» o lo que sea.

Pero al ser ERC el partido dominante, aunque por muy poco, los otros intentan condicionar su gobierno desde una instancia superior a la Generalitat y que se jacta de poder actuar más allá de la legislación española. La imposibilidad de lo que llaman «avanzar hacia la independencia» importa poco; el debate entre independentistas se reduce a ver quién manifiesta ser más independentista mediante palabras y gestos vacíos ante el público que comparten.

Aragonès afirma que «ningún presidente puede renunciar a asumir todo el liderazgo que decidieron las urnas». En consecuencia, si JxCat no está por la labor de investirlo presidente, debería explorar todas las posibilidades, que tampoco son tantas, antes de llegar a una nueva convocatoria.

«La imposibilidad de lo que llaman «avanzar hacia la independencia» importa poco; el debate entre independentistas se reduce a ver quién manifiesta ser más independentista mediante palabras y gestos vacíos ante el público que comparten»

Concluye el Nacional: «La semana que viene expira el plazo que ERC ha puesto a Junts para cerrar un acuerdo. Los republicanos no han aclarado qué pasará si no llega, pero en privado aseguran que no se quedarán de brazos cruzados. Quedan siete días, empieza la cuenta atrás.» ¡Qué nervios!

Entre la simulación y la nada

En Nació Digital, Jordi BianciottoQue manin ells?—, comentando la interinidad en que ha caído el autogobierno catalán y el desinterés por ejercer el poder que se ha apoderado del ánimo de muchos independentistas, afirma:

«Estamos en un país donde hay un tipo de gente encantada de vivir en una especie de limbo, allí donde la autodispensada autoridad moral sirve para construir razones graníticas sin entrar en contraste con las evidencias frustrantes. Es la fricción entre lo que llamamos la legitimidad, que a menudo no significa nada (¿quién la otorga?), y la inconsciencia de disponer o no de la fuerza para practicarla.»

«Estamos en un país donde hay un tipo de gente encantada de vivir en una especie de limbo, allí donde la autodispensada autoridad moral sirve para construir razones graníticas sin entrar en contraste con las evidencias frustrantes»

Se advierte en el artículo las ansias que existen en ERC de, por una parte, acceder al gobierno y, por otra, de desprestigiar a sus aliados y sin embargo enemigos:

«Cataluña, anímicamente paralizada porque algunos de los suyos le han hecho creer que la Generalitat es una gestoría (aunque no la quieran abandonar ni con aguarrás) y que al mismo tiempo hay que desentenderse de los pasillos de la “Villa y Corte” (…) Pulsiones que, si arraigan pueden ser peligrosas, y las semanas siguen haciéndose largas, entre la simulación y la nada.»

La gente, en la calle

Tal vez a falta de temas más sólidos que tratar, Vicent Partal, en VilawebEl ‘momentum’, ara—, sueña con el momento en que tendrá lugar el momentum, que es como llaman ahora al anhelado día de la lucha final.

Será cuando, «la justicia europea declare inválido el juicio [a los líderes independentistas] y ordene anular la sentencia». No será tan sencillo como decir que «los presos políticos deberán ser puestos en libertad de inmediato y los exiliados deberán poder volver»; pero, aunque lo fuera, «el resultado final de la batalla jurídica europea no puede limitarse a limpiar el nombre de los implicados».

Cree Partal que la anulación del juicio es una oportunidad que habrá que aprovechar: «Hay que invocar la independencia como causa justa precisamente porque se ha demostrado que no hay una justicia equitativa en España si están involucrados los miembros de la minoría nacional catalana.»

«Hay que invocar la independencia como causa justa precisamente porque se ha demostrado que no hay una justicia equitativa en España si están involucrados los miembros de la minoría nacional catalana»

Ni que decir tiene que, si el juicio recibiera todas las bendiciones de la UE, Partal diría exactamente lo mismo, que hay que invocar la independencia como causa justa para convencer a propios y extraños de que nuestros derechos han sido conculcados.

En su visión de las cosas, el recorrido judicial y los argumentos empleados son sólo una táctica:

«Los argumentos se podrán utilizar en todo caso como elementos de negociación si en las instituciones y en la calle —sobre todo en la calle— la situación se lleva al límite, en un momento de movilización y confrontación, de disputa del poder, que pueda ser equivalente al de octubre de 2017»

Resumiendo, un octubre de 2017 corregido y aumentado, en eso es en lo que están pensando, «ése es el horizonte en el que deberían trabajar enseguida» todos los componentes del movimiento independentista. Lo esencial: «Fuerza, mucha fuerza, en la calle para obligar a todos los actores a tomar una decisión definitiva sobre el conflicto.»

«Fuerza, mucha fuerza, en la calle para obligar a todos los actores a tomar una decisión definitiva sobre el conflicto»

En esta perspectiva, la composición del gobierno de la Generalitat, y lo que éste diga y haga, importa poco: «El gobierno (…) en este segundo momentum no será importante, como sí lo fue en el primero (…) Si son los últimos en incorporarse, que lo sean. Ahora lo que importa es la gente.»

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
" "

Lo Más visto

Puigdemont lloriquea en Twitter porque El Mundo titula un artículo sobre su rechazo al diálogo con el verbo «matar»

El fugado expresidente catalán, Carles Puigdemont, tiene, como se suele decir, la piel muy fina. Tanto como para publicar este jueves un...

Puigdemont, un expresidente cada vez más molesto

Por tradición, los expresidentes suelen dedicarse a cosas que no molestan al que les sucede en el cargo. En el caso de...

Mossos y policías huyen a la carrera perseguidos por jóvenes en las fiestas de Tiana

La policía local y los Mossos d'Esquadra tuvieron que salir a la carrera en la noche de este sábado tras ser perseguidos...

Más de 400 profesores exigen que rectifique la ‘consellera’ que llamó «fascista» a la AEB

El separatismo está acostumbrado a que sus excesos no le pasen factura por la histórica pasividad del constitucionalismo. Sin embargo, esta situación...