Salvar la economía: imposible sin un acuerdo político

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Parlamento Europeo. EFE.

En estos días se han publicado datos importantes sobre el comportamiento reciente de la economía española. Son decepcionantes. Conviene hacer una reflexión sobre ellos, y compararlos con los países de nuestro entorno.

Producto interior bruto (PIB)

En 2020 el PIB español fue de 1,12 billones de euros. Ello supone una caída del -10,8% respecto al PIB del año 2019. Es una caída histórica: hay que remontarse al año 1936 para encontrar un dato peor.

En Italia el PIB cayó un -8,9%. En Francia un -8,1%. En Alemania un -4,9%.

La economía española es la que peor se ha comportado en el año 2020. Ello se debe al excesivo peso que en nuestra economía tiene el turismo, el sector más castigado por la pandemia. Pero también a la debilidad estructural de nuestro tejido productivo. Tomemos nota.

¿Cómo va el PIB de España en el primer trimestre de 2021? No va bien. El PIB del primer trimestre cae un -0,5% respecto al cuarto trimestre de 2020. Aunque es algo mejor que lo esperado, éste es un dato malo y nos muestra que, por ahora, no hay rebote.

En términos interanuales, el PIB cae un -4,3%. Si queremos llegar al crecimiento previsto del 6,5% en este año 2021 habrá que crecer mucho en los trimestres segundo, tercero y cuarto de 2021. A ver qué hacemos.

El Gobierno había previsto para el 2021 un crecimiento del 9,8% pero, visto que las cosas no van bien, ha sido forzoso rebajarlo al 6,5%, y eso contando con las ayudas europeas. Hay que decir que nuestro ritmo de vacunaciones es lento y eso retrasa la recuperación. El clima político tampoco ayuda.

Déficit público

En 2020 el déficit público español alcanzó el -11% del PIB. Récord negativo igualado sólo en 2009. Son 123.000 millones de exceso de gastos sobre ingresos. Tremendo.

En Italia el déficit del 2020 fue el -9,5%. En Francia el -9,2%. En Alemania fue el -4,2%.

Nuevamente, España es el país que sale peor parado en esta comparativa. Sin embargo, salvando Alemania, las diferencias son pequeñas. Todos han gastado cifras astronómicas para salvar la salud y la economía. Lo que ocurre con nuestro déficit es que llueve sobre mojado.

¿Cómo va el déficit en el primer trimestre de 2021? El mal comportamiento del PIB, junto con el mantenimiento de las ayudas a la economía (prórroga de ERTEs), siguen castigando las cuentas públicas en los primeros meses de 2021. Por eso, la previsión de déficit para el año 2021, que era de un -7,7% ha sido corregida para peor hasta el -8,4%.

Mal asunto. La reducción del déficit es la prueba de la seriedad económica de un Gobierno y condición sine qua non para que los inversores nos sigan prestando. Hay que plantear un calendario draconiano para llegar cuanto antes a niveles inferiores al 3% (límite del Protocolo de Déficit Excesivo). Pero Pedro Sánchez no manifiesta ninguna disposición para ello. Piensa que, si lo hace, perderá las próximas elecciones generales. Por eso ha prometido subir pensiones y sueldos públicos conforme al IPC. Después, ya se verá.

La reducción del déficit es la prueba de la seriedad económica de un Gobierno y condición ‘sine qua non‘ para que los inversores nos sigan prestando. Pero Pedro Sánchez no manifiesta ninguna disposición para ello. Piensa que, si lo hace, perderá las próximas elecciones generales

Deuda púbica

En 2020 la deuda pública española pasó de 1,189 billones de euros (el 95,5% del PIB) a 1,346 billones (el 120% del PIB). Son 28.600 euros per capita. A finales de 2020 debíamos 157.000 millones más que a finales de 2019, un 13,2% más.

En Italia la deuda pública en 2020 ha pasado de 2,41 billones de euros a 2,57 billones, un 6,8% más. Hasta llegar al 156% del PIB.

En Francia ha pasado de 2,38 a 2,65 billones, un 11,3% más. Hasta llegar al 116% del PIB.

En Alemania ha pasado de 2,06 billones a 2,32 billones, un 13% más. Hasta llegar al 70% del PIB.

Los incrementos de la deuda pública, producto inmediato del déficit, han sido brutales en todos los países. Salvo Alemania, en los demás países el sostenimiento de esta inmensa deuda (es decir, que haya demanda de bonos y a tipos de interés bajos) es el problema número 1. 

¿Qué ha pasado en España en el primer trimestre de 2021? Sólo tenemos datos de final de febrero de 2021 publicados por el Banco de España hace unos días. A final de febrero la deuda pública española era 1,367 billones de euros, es decir, 21.000 millones más. En dos meses. No pinta nada bien.

Paro

Según la Encuesta de Población Activa, la tasa de paro en España a final de 2020 era de un 16,1% sobre la población activa. Son 3,7 millones de personas desempleadas. El paro registrado a final de marzo es todavía mayor: 3,95 millones de personas (y hay que añadir 744.000 en ERTEs).

En Italia la tasa de paro fue el 9,2%. En Francia el 8%. En Alemania el 5,9%.

En el primer trimestre de 2021 la tasa de paro española ha bajado al 15,3%.

Comparadas con nuestro entorno, las cifras españolas de paro son absolutamente impresentables. España tiene que crear 3 millones de empleos. Esto es lo que se necesita para aumentar los ingresos públicos, poder pagar las pensiones, reducir el déficit y sostener la deuda.

Necesitamos que PSOE y PP se pongan de acuerdo

Las cifras son demoledoras. Nuestra economía está en la UCI. Sólo saldremos de este agujero con un tratamiento de choque y eso necesita mucho más que los 70.000 millones de subvenciones de Bruselas. Necesita un gran acuerdo político. Que permita la aprobación de las reformas (no será nada fácil) y aliente la inversión y la creación de empleo.

Con los socios actuales del PSOE no es posible hacer la reforma laboral, de pensiones y fiscal que el país necesita (y Bruselas exige). Además, tales socios ahuyentan a los inversores y desalientan a los empresarios. Y sin inversores y empresarios no habrá creación de empleo.

Es probable que Pedro Sánchez esté pensando en convocar elecciones en cuanto estemos todos vacunados y la economía rebote. Y Pablo Casado piensa que puede ganar esas elecciones.  Ninguna de esas actitudes nos sirve. Será más de lo mismo. Lo que tienen que hacer PSOE y PP es cambiar radicalmente el clima de enfrentamiento y empezar a hablar.

Pedro Sánchez tiene que cambiar de socios y buscar un acuerdo con el PP. Y el PP tiene que estar en eso. No es una opción. Es una cuestión de supervivencia. Miremos a Italia.

Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Puigdemont amenaza a ERC tras decidir gobernar en solitario: «No nos dejaremos faltar el respeto»

El esperpéntico espectáculo que están ofreciendo ERC y Junts casi tres meses después de las elecciones del 14-F ha alcanzado este sábado...

El contertulio de TV3 Roger Montañola se postula como el «Ayuso catalán»

Tras la contundente victoria de la popular Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid —obtenida en parte gracias a una gestión...

El exsecretario de Diplocat ‘pagó apoyos’ a la causa independentista’. Ahora, el Tribunal de Cuentas le pide 4,5 millones

El Tribunal de cuentas reclama al antiguo secretario general del Diplocat, Albert Royo, 4,5 millones de euros por, presuntamente, haber intentado 'comprar'...

El fondo de resistencia separatista pide ayuda para pagar las fianzas del Tribunal de Cuentas, que estima un gasto irregular de unos 20 millones

El presidente del fondo de resistencia, Pep Cruanyes, pide "respuesta política" para hacer frente a las multas millonarias que podría imponer el...