ZFBarcelona
ZFBarcelona

¿Ganará España la Eurocopa 2020 en 2021?

España ganó la Eurocopa en 2008 y 2012 y fue campeona del mundo en Sudáfrica en 2010. Hace ya casi una década del último de esos triunfos memorables y tan difíciles de repetir, como indican las clasificaciones obtenidas por la selección española (y tantas otras selecciones) en las ediciones anteriores y posteriores en ambos torneos.

Hace falta una conjunción muy complicada de los astros para lograrlo: un plantel de excelentes jugadores bien conjuntados y acostumbrados a participar y ganar competiciones internacionales, solidez defensiva y capacidad goleadora, y algo de suerte para que un tropiezo inicial (como el que tuvo España contra Suiza en el primer partido del mundial de 2010) no acabe con el sueño tan largamente acariciado por futbolistas y aficionados.

«Hace falta una conjunción muy complicada de los astros para lograrlo: un plantel de excelentes jugadores bien conjuntados y acostumbrados a participar y ganar competiciones internacionales, solidez defensiva y capacidad goleadora, y algo de suerte»

Sabemos que el fútbol está lejos de ser una ciencia exacta (incluso inexacta) y siempre puede saltar la sorpresa, aunque difícilmente ganará la Eurocopa 2021 ningún equipo que no reúna esas exigentes credenciales: talento, competitividad, solidez, y acierto o un buen pellizco de suerte para que la jugada no acabe en la cruceta como le ocurrió ayer a una desafortunada Dinamarca en su encuentro contra Bélgica.

Los mimbres estaban ahí

La alineación que saltó al campo el día que España ganó el mundial de 2010 la integraban Piqué, Puyol, Xavi, Busquets, Iniesta y Pedro seis jugadores del Barcelona, a los que se sumaba Villa, procedente del Valencia y recién fichado por el club azulgrana, los madridistas Casillas, Alonso y Ramos, y Capdevila, defensa zurdo del Villarreal. En las postrimerías del encuentro, Silva, procedente también del Valencia y recién fichado por el Manchester City, sustituyó a Pedro, y Torres, para entonces ya en la disciplina del Liverpool, hizo lo propio con Villa. Conviene subrayar que durante el ciclo triunfal de la selección que va de la Eurocopa de 2008 a la Eurocopa de 2012, ese plantel de jugadores había realizado excelentes temporadas que habían llevado al Barcelona a hacerse con los campeonatos de Liga en 20durante el ciclo triunfal de la selección que va de la Eurocopa de 2008 a la Eurocopa de 2012, ese plantel de jugadores había realizado excelentes temporadas08-2009, 2009-2010 y 2010-2011 y al Real Madrid en 2007-08 y 2011-2012.

«Durante el ciclo triunfal de la selección que va de la Eurocopa de 2008 a la Eurocopa de 2012, ese plantel de jugadores había realizado excelentes temporadas»

Además, los jugadores del Barcelona se habían proclamado campeones de la Copa de Europa en 2008-2009 y 2010-2011. Por su parte, Villa, el ariete de España y autor de 4 de los 10 goles de España en la Eurocopa de 2008 y de 5 de los 8 goles que le dieron a la selección el título en Sudáfrica había ganado dos copas del Rey, una con el Zaragoza y otra con el Valencia, equipo en el que marcó 129 goles en 5 temporadas (de junio 2005 a junio de 2010), a una media de casi 26 goles por temporada. Tras a incorporarse a la exigente plantilla barcelonista, Villa mantuvo su eficacia goleadora y logró 18 goles en la Liga española y 4 en la liga de campeones, una racha triunfal que truncó la grave lesión que sufrió en la semifinal del mundialito de clubes en diciembre de 2011.

«España contaba en aquellos años con excelentes jugadores, muy conjuntados y acostumbrados a ganar tanto las competiciones nacionales como a competir con éxito ante los mejores clubes del resto de Europa»

No hay ninguna duda de que España contaba en aquellos años con excelentes jugadores, muy conjuntados y acostumbrados a ganar tanto las competiciones nacionales como a competir con éxito ante los mejores clubes del resto de Europa. Y contaba, además, con un goleador contrastado y eficaz. Los mimbres estaban ahí y si acaso faltó algo en Sudáfrica fue mayor capacidad goleadora, porque hay que reconocer que traerse la copa del Mundo después de perder el primer partido y marcando tan sólo 8 tantos en 7 partidos, un registro inferior a los 10 goles marcados en 6 partidos en la Eurocopa de 2008 y a los 13 logrados en la Eurocopa de 2012, constituyó una proeza insólita. Una gran parte de ese éxito corresponde a David Villa Sánchez.

El plantel renovado de la Eurocopa 2020

España llega a esta cita retrasada a causa del Covid-19 con una selección a la que los clubes de la Liga española aportan 11 jugadores y los 13 restantes provienen de la Premier (9), la liga italiana (2), la francesa (1) y la alemana (1). Los primeros son titulares en sus clubes, aunque ninguno de ellos salvo el Villarreal ha completado con éxito en las competiciones internacionales esta temporada. Moreno con 23 goles en la Liga española es el único con un registro comparable a los de Villa. En cuanto a los jugadores en clubes extranjeros, su aportación, salvo alguna excepción, ha sido más bien discreta y pocos han tenido un papel protagonista en las competiciones internacionales en las que han participado sus clubes, y ninguno de ellos ha estado muy acertado a la hora de perforar la portería contraria.

En el grupo de los maduros encontramos a Busquets, ganador del mundial 2010 y de la Eurocopa de 2012, siempre un difícil nudo gordiano en el centro del campo en el Barcelona que no pudo jugar el primer partido contra Suiza por su positivo en Covid-19; Alba, lateral izquierdo del Barcelona; Azpilicueta, el capitán del Chelsea que derrotó al Manchester City en la final de la Copa de Europa (Champions) esta temporada; De Gea, portero suplente del Manchester City; Koke, el capitán del Atlético de Madrid que conquistó la Liga española esta temporada; Alcántara, actualmente en las filas del Liverpool tras varios años en el Bayern de Munich; Moreno, máximo goleador del Villarreal y segundo goleador en la Liga por detrás de Messi e igualado con Benzema, ambos con 23 goles; Morata, de vuelta en la Juventus tras su paso por el Atlético de Madrid, no ha brillado esta temporada; Sarabia, en la disciplina del PSG apenas ha jugado en el equipo francés; y Llorente (Diego), defensa del Leeds en la Premier.

El resto de los 24 seleccionados lo forman jugadores encuadrados en varios equipos extranjeros y españoles, unos con edades próximas a los 25 años y otros más cercanas a la veintena. Laporte, Hernández y Torres (Ferran) proceden del Manchester City; Pedri y García del Barcelona; Llorente (Marcos) del Atlético de Madrid; Gayá del Valencia; Ruiz del Nápoles; Torres (Pau) del Villarreal; Simón del Athletic de Bilbao; Sánchez portero del Brighton; Oyarzábal de la Real Sociedad; Olmo del Leipzig; y Traoré del Wolverlhampton Wanderers.

En este segundo bloque, los clubes españoles aportan 4 jugadores y el resto procede de clubes en la Premier (Manchester, 4, Chelsea, 1, Liverpool, 1, Leeds, 1, y Wolverhampton Wanderers, 1) y en las ligas italiana (Juventus, 1, y Nápoles, 1), francesa (PSG, 1) y alemana (Leipzig, 1), si bien la mayoría de los seleccionados han tenido un papel secundario en sus equipos, a excepción de Azpilicueta que levantó con el Chelsea la Champions.

De los 10 jugadores de campo que saltaron al césped frente a Suecia, Laporte, Hernández y Torres militan en el Manchester, aunque su papel en la temporada del campeón de la Premier y subcampeón de la Champions ha sido poco significativo; Alba y Pedri son titulares en el Barcelona que ha completado una temporada más bien gris y espesa; Llorente y Koke han realizado una muy buena temporada con el Atlético de Madrid, campeón de la Liga española, y Torres (Pau) milita en el Villareal, un equipo más modesto que los anteriores, pero que conquistó la Liga Europa hace pocos días frente al Liverpool. Junto a Torres, completaban el tridente ofensivo Morata, con escaso protagonismo en la Juventus esta temporada, y Olmo centrocampista titular en el Leipzig.

La defensa y el guardameta de España cumplieron su misión de dejar la portería imbatida, aunque Suecia ciertamente renunció a jugar el partido, se encerró en su campo y se conformó con esperar pacientemente a que surgiera la posibilidad de rematar una falta o cabecear un córner, mientras España tocaba y tocaba en una sucesión infinita de triangulaciones que no inquietaron en exceso la portería del conjunto sueco. No hubo tiros al poste ni repelidos por el larguero, ni goles anulados, y los atacantes españoles ocasiones no aprovecharon las ocasiones más claras frente al guardameta Olsen. No hay que rasgarse, desde luego, las vestiduras por el partido tan previsible que protagonizó la selección española contra Suecia, y agarrémonos a que España empezó en Sudáfrica perdiendo contra la modesta Suiza y acabó ganando el campeonato perforando tan sólo en 8 ocasiones la portería contraria.

«Hay una diferencia enorme entre las cualificaciones de los jugadores que protagonizaron el ciclo ganador 2008-2012 y la actual selección compuesta con retazos sacados de aquí y de allá»

De todos modos, hay una diferencia enorme entre las cualificaciones de los jugadores que protagonizaron el ciclo ganador 2008-2012 y la actual selección compuesta con retazos sacados de aquí y de allá, con jugadores que en bastantes casos ni siquiera son titulares indiscutibles en los clubes donde militan, y que, por otra parte, no han logrado como conjuntos éxitos comparables a los alcanzados por el Barcelona y el Madrid en aquellos años dorados de la selección. Para ganar un torneo tan exigente no basta con sobar el balón en la zona central del campo, hay que marcar algunos goles, aunque no sean muchos, como ocurrió en la Eurocopa de 2008 y en el mundial de 2010. Villa, con sus 4 tantos en la primera competición y sus 5 goles en Sudáfrica, logró convertir el difícil sueño en realidad.

La gran pregunta

La gran pregunta es si la parcialmente renovada selección de España será capaz de sobreponerse al primer tropiezo, algo nada definitivo todavía, y nos alegrará el inicio del verano 2021. Aunque para comprobar la solidez de la portería, defensa y centro del campo habrá que esperar a partidos más exigentes ante equipos más ofensivos que la selección sueca, la principal preocupación que suscita esta selección es la capacidad de sus centrocampistas ofensivos y delanteros para perforar la meta contraria. Las estadísticas de los registros goleadores de los tres elegidos por Luis Enrique para conformar el tridente atacante en el partido contra Suecia no invitan al optimismo.

«La principal preocupación que suscita esta selección es la capacidad de sus centrocampistas ofensivos y delanteros para perforar la meta contraria. Las estadísticas de los registros goleadores de los tres elegidos por Luis Enrique para conformar el tridente atacante en el partido contra Suecia no invitan al optimismo»

Si centramos la atención en el tridente que Luis Enrique sacó contra Suecia, constatamos que Olmo ha marcado 6 goles en la liga alemana y 1 Champions en 2.881 minutos; Morata 11 goles en la liga italiana y ninguno en Champions en 2.207 minutos; y Torres (Ferran) 7 goles en la Premier y 0 en Champions en 1.467 minutos. Entre los tres totalizan 23 goles en los campeonatos nacionales y sólo 1 en la Champions. Bastante mejores son los registros de Gerard Moreno con 23 goles en la liga española y 7 goles en la Liga Europea en 3743 minutos. Salvo el caso de Moreno, los registros de todos los delanteros seleccionados por Luis Enrique están muy lejos de los Villa en las temporadas precedentes a la Eurocopa de 2008 y hasta el mundial de 2010, y el que presenta mejores cifras, Moreno, fue suplente y jugó apenas 15 minutos contra Suecia.

«Pero es cierto que mientras la pelota está en juego siempre hay esperanza, incluso si, como en este caso la selección española, está obligada a hacer realidad el dicho de que las estadísticas están para romperlas»

Si a partir de los registros pasados se pudieran inferir los resultados futuros, la eficacia goleadora de Olmo, Morata y Torres en la pasada temporada nos llevaría a recelar de lo que pueden dar de sí en la Eurocopa, máxime habida cuenta de que en esta competición los jugadores españoles tienen enfrente a selecciones integradas por los mejores jugadores de cada país, equipos mucho más potentes que aquellos a los que se han enfrentado en las ligas nacionales donde los tres delanteros titulares obtuvieron 24 de las 25 dianas en la recién terminada temporada. Pero es cierto que mientras la pelota está en juego siempre hay esperanza, incluso si, como en este caso la selección española, está obligada a hacer realidad el dicho de que las estadísticas están para romperlas. En fin, juegue quien juegue el próximo sábado contra Polonia, deseamos a los jugadores mucho ánimo y algo de suerte para llegar a octavos con la moral alta.

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Argimón alerta: «Hay 160.000 personas vacunadas en Cataluña que podrán desarrollar la enfermedad grave»

A pesar de que la sensación de pánico en torno al COVID-19 ha vuelto a instalarse a casi todos los niveles, el...

Una consejera de Colau indigna al separatismo por hablar de la «Cataluña profunda»

Pese a que a que el separatismo suele hacer gala de constantes muestras de hispanofobia a través de destacados líderes como el...

Santi Vilà y Gerard Esteva dos posibles candidatos a la alcaldía de Barcelona

La decadencia de Cataluña producto del 'procès' y la de Barcelona agravada por el 'colauismo' son dos ideas que gozan de creciente...

Los manteros acusan a la alcaldesa Colau de utilizarles para hacerse publicidad a su costa

Pocos dudan ya en Barcelona de que la alcaldesa Ada Colau es el mejor ejemplo de eso que se conoce como bluf,...