SIL
SIL

El Gobierno también ‘pasa’ de la sentencia que obliga a Educació a impartir el 25% de la enseñanza en castellano

Se impone la tesis del PSC y ERC basada en que ha de haber flexibilidad y que deben ser los centros los que decidan

Manifestación contra el bilingüismo escolar. SOM ESCOLA.

La nefasta inmersión lingüística no parece preocupar en exceso al Gobierno del socialista Pedro Sánchez. La necesidad de mantener relativamente contentos a sus socios de ERC en el Congreso ha llevado al Ejecutivo a obviar hasta ahora la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obliga a impartir el 25% de la enseñanza en castellano en los centros educativos catalanes. Y parece que la intención es mantener esta postura. Así se desprende de una respuesta del Ministerio de Educación a la Comisión de Peticiones del Parlamento europeo tras una queja de la presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe, Ana Losada.

Según publica El Mundo, la Comisión de Peticiones pidió información al Ministerio de Educación el pasado mes de noviembre sobre la queja de Losada para conocer «cómo se va a controlar que, al finalizar la enseñanza obligatoria» en Cataluña «todo el alumnado tenga el dominio pleno de la lengua cooficial castellana». La comisión cuestionó también al ministerio sobre las medidas que piensa adoptar en caso de que detecte que esto no se consigue.

Una «valoración flexible»

La respuesta del Ministerio de Educación no llegó a la UE hasta junio, cuando aún estaba al frente Isabel Celáa y, tal y como muchos temían, obvia la sentencia del TSJC apelando a que aún no es firme. Desde el Gobierno se intenta imponer la tesis del PSC, compartida por ERC, de que no es posible implantar un 25% de la enseñanza en español y que deben ser los propios centros los que, atendiendo a la situación de su comunidad escolar, decidan al respecto. El ministerio considera que el 25% «no es un porcentaje que pueda ser trasladado a cualquier situación» y apuesta por «una valoración flexible«.

En cuanto a las medidas a adoptar en caso de que no se cumpla la sentencia del TSJC, el Gobierno central considera que «el Estado carece, por mandato constitucional, de toda posibilidad de control administrativo-sancionador para salvaguardar sus competencias». Y añade que la Alta Inspección puede «alertar» o «vigilar» pero no imponer «medidas ejecutivas y/o sancionadoras sobre lo que ocurre en los centros educativos».

Así las cosas, y salvo que una instancia superior adopte otra postura, el castellano seguirá prácticamente desterrado de las aulas catalanas. Y ahora con el respaldo de un Gobierno que necesita para mantenerse a flote el acuerdo con ERC. Pocos dudan ya en Cataluña de que la lengua volverá a ser moneda de cambio y que, mientras Pedro Sánchez necesite del respaldo de Gabriel Rufián, nadie en el Ejecutivo central se atreverá a defender ante los separatistas lo que dicta la Constitución con respecto al castellano.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

El separatismo ultra culpa al Govern de «inacción» y de haber puesto «en peligro» la inmersión lingüística

La entidad ultra Plataforma per la Llengua, conocida por fomentar el acoso a trabajadores que no hablan catalán y por espiar a...

Resultados electorales y la tragedia del País Vasco

El cansancio político se deja sentir entre los ciudadanos cuya capacidad de aguante se encuentra ya al límite. Como los acalambrados futbolistas...
- Publicidad -