ZFBarcelona
ZFBarcelona
" "

ENTREVISTA | Javier de Erausquin: «La sociedad civil constitucionalista en Cataluña la forman las personas más valientes que he conocido»

El analista considera que al nacionalismo catalán solo se le puede frenar con «más presencia del Estado en Cataluña»

El analista político catalán Javier de Erausquin.

Analista político y figura emergente del constitucionalismo catalán, Javier de Erausquin (Barcelona, 1994) ha sido consejero en el equipo de Manuel Valls en Barcelona y colabora en Sociedad Civil Catalana y el Club Tocqueville, amén de mantener un perfil muy activo en redes sociales. Erausquin ha charlado con nosotros sobre asuntos como la sentencia del 25% de castellano en la escuela, la hispanofobia de TV3 o las matemáticas con perspectiva de género que prepara el Ejecutivo.

Trabaja y colabora en entidades constitucionalistas como SCC y el Club Tocqueville. ¿En qué medida pasa la solución al problema nacionalista en Cataluña por la sociedad civil?

En todo. Sólo mediante una sociedad civil fuerte y firme frente al nacionalismo catalán puede revertirse la situación. Hay un cierto desánimo entre el constitucionalismo y es entendible, debido al fracaso electoral del 14-F, pero hay motivos para creer que podemos recomponernos. Es cierto que la sociedad civil constitucionalista movilizada en Cataluña es poca, pero la gente que la integra son las personas más valientes que he conocido. Debemos transmitir esa valentía y el optimismo de que pueden cambiar las cosas en Cataluña. Al lado de ciudadanos tan valientes y comprometidos como éstos, es muy posible. Y cada vez más probable.

Esta semana, el diario El País mantenía en portada que la «etapa del procés da paso a una etapa de pactos», asegurando que los acuerdos alcanzados entre el Gobierno y la Generalitat ponían fin a una década de conflicto. ¿Comparte ese optimismo?

No. El nacionalismo es insaciable por naturaleza. Hay periodos en los que debilita al Estado echándole un pulso y periodos donde le exprime con chantajes y exigencias. El nacionalismo solo retrocede cuando se le combate con firmeza y sin cuartel y el gobierno de Sánchez está haciendo precisamente lo contrario. Ceder, ceder y ceder para seguir en el poder, que es lo único que le importa. El precio a pagar es el abandono de la Cataluña constitucional. Es precisamente eso lo que ha ocurrido: nos han vendido. Sufrimos un doble abandono. Por un lado, por el gobierno de la Generalitat y, por otro lado, por el gobierno de la nación.

«Una sociedad que no respeta la ley es una sociedad moralmente destruida»

Por su parte, el diario La Razón desvelaba que, pese a que las calles catalanes siguen inundadas de lazos amarillos, la Generalitat ha empezado a multar exclusivamente a los ciudadanos que colocaron banderas españolas durante la festividad del 12 de octubre. ¿Le sorprende dicha asimetría?

No me sorprende para nada, pero no podemos normalizarlo. El gobierno de la Generalitat quiere ocultar toda referencia a España en Cataluña, quiere eliminar a España de Cataluña. Y esto es precisamente lo que no podemos dejar que ocurra. Solo existe un camino para frenar al nacionalismo catalán: más presencia del Estado y de la nación en Cataluña. Presencia de banderas, líderes políticos nacionales y el Jefe del Estado, Instituciones del Estado… dotar de la presencia de España en las calles, Instituciones y el espacio público de Cataluña. Uno no puede querer lo que no conoce, y si un joven de Vic no ha podido conocer España porque no existe presencia del Estado y de la nación, es normal que no pueda quererla. Por eso al nacionalismo le molesta tanto que un partido constitucionalista visite un pueblo de la Cataluña interior. Igual en el País Vasco.

El director de TV3, Vicent Sanchis, ha justificado que en diversos programas de la cadena se repita con frecuencia la expresión «Puta España» alegando que son espacios humorísticos. ¿Le parece una explicación convincente?

No con el dinero de todos los españoles. TV3 es una televisión pública pagada con el dinero de todos los catalanes y el resto de españoles. Si quieren insultar a España que lo hagan en un medio privado. La libertad de expresión les ampara, pero no en una televisión pública española. A Sanchis, evidentemente, no le importa que se vierta odio en TV3 porque él ejerce como un Consejero más en el Gobierno de la Generalitat, el de propaganda. Además, el humor es la herramienta más eficaz del nacionalismo para lograr desconectar a la sociedad catalana de España. El odio envuelto en humor es mucho más digerible e imperceptible. Por eso es muchísimo más nocivo para la sociedad catalana Polonia que el FAQS.

«El nacionalismo solo retrocede cuando se le combate con firmeza y sin cuartel y el gobierno de Sánchez está haciendo precisamente lo contrario»

Mientras hace unas semanas, Pedro Sánchez reivindicaba el español en su viaje a Estados Unidos, su Ministerio de Educación ha renunciado ante el Parlamento Europeo a hacer cumplir en Cataluña la sentencia que obliga a que el 25% de las clases se impartan en castellano. ¿Son actitudes compatibles?

Sánchez es un político que sustenta su presidencia en los nacionalistas y los herederos de ETA. Hará lo que sea para seguir diez minutos más en La Moncloa. Incumplir la Ley y sentencias judiciales creo que es un precio bastante barato para él. Lo que no puede ocurrir es que la Cataluña Constitucional normalice el hecho de que en Cataluña no se respeten las sentencias y la Ley. Una sociedad que normaliza eso es una sociedad moralmente destruida.

Ha escrito que «nada de lo que ha conseguido el nacionalismo catalán hubiera sido posible sin la complicidad de la izquierda española». Sin embargo, lo cierto es que, tal y como relata David Jiménez Torres en 2017, hasta hace bien poco la derecha también participó de la idea de que el nacionalismo podía ser contentado mediante concesiones…

Sí, es cierto, los gobiernos del PP también contribuyeron a alimentar al nacionalismo mediante cesiones. Por ello, que Pablo Casado haya hecho autocrítica por el partido aunque él no estuviese al frente del PP en aquel momento me pareció acertado. No obstante, no es equiparable las cesiones del PP con Pujol, con el trabajo del PSC en favor del nacionalismo, impulsores del Estatut ilegal, por no hablar de los indultos… No hay más que ver cómo el separatismo se ha nutrido de notables ex socialistas como Ernest Maragall, Ferran Mascarell o Joan Ignasi Elena.

«Sufrimos un doble abandono. Por un lado, por el gobierno de la Generalitat y, por otro lado, por el gobierno de la nación»

También ha mantenido que si la actual subida de la luz se hubiese producido con un Gobierno conservador los ciudadanos hubieran tomado las calles. ¿Por qué ahora no lo están haciendo?

Siempre ocurre lo mismo. La izquierda española utiliza las reivindicaciones sociales para alcanzar el poder. Recuerdo cuando se pedía la dimisión de Rajoy por una subida del precio de la luz de un 7%. Ahora, con la mayor subida de la luz de la historia durante un gobierno socialista, callan. ¿Aletargados? No. Sumisos con el poder. Porque nunca es el qué, siempre es el quién.

La nueva asignatura de Matemáticas que prepara el Gobierno contempla un enfoque «socioemocional» y con «perspectiva de género». ¿Es un cambio necesario?

Es un ejemplo más de como el gobierno español nos quiere imponer su ideología progre hasta en sitios donde es imposible meterla. En este caso es tan ridículo que hasta han tenido que matizar. Por eso es tan importante la guerra cultural, porque si dejamos de combatir esta ideología, impregnaran todos los ámbitos de la sociedad, la cultura y la educación de progresismo woke. Quieren una sociedad adormecida, anestesiada y subvencionada. Debemos ayudar a que mucha gente despierte y deje de ceder ante lo políticamente correcto.

«Hay que reivindicar la importancia del individuo frente a la tiranía del grupo»

En este sentido, Cayetana Álvarez de Toledo ha criticado que la identidad sea el «neodios ante el que se arrodillarse» en parte del mundo contemporáneo. ¿Comparte, entonces, su preocupación?

Cayetana tiene razón. Las identidades colectivas lo han embarrado todo. Tanto desde un punto de vista de identitarismo político nacionalista como de las nuevas identidades colectivas que dividen a la sociedad en grupos sociales basados en la raza, el sexo, la procedencia, la orientación sexual… y que se pretenden agraviados por la sociedad por el hecho de su sola existencia. A las personas se las debe juzgar por su comportamiento individual y por sus actos, sea blanco o negro, hombre o mujer, heterosexual u homosexual. Importa el individuo, no el grupo social. Es necesario reivindicar la importancia del individuo frente a la tiranía del grupo.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
" "

Lo Más visto

Puigdemont lloriquea en Twitter porque El Mundo titula un artículo sobre su rechazo al diálogo con el verbo «matar»

El fugado expresidente catalán, Carles Puigdemont, tiene, como se suele decir, la piel muy fina. Tanto como para publicar este jueves un...

Puigdemont, un expresidente cada vez más molesto

Por tradición, los expresidentes suelen dedicarse a cosas que no molestan al que les sucede en el cargo. En el caso de...

Mossos y policías huyen a la carrera perseguidos por jóvenes en las fiestas de Tiana

La policía local y los Mossos d'Esquadra tuvieron que salir a la carrera en la noche de este sábado tras ser perseguidos...

Más de 400 profesores exigen que rectifique la ‘consellera’ que llamó «fascista» a la AEB

El separatismo está acostumbrado a que sus excesos no le pasen factura por la histórica pasividad del constitucionalismo. Sin embargo, esta situación...