Bnew2021
Bnew2021
" "

La jueza catalana Lourdes Arastey representará a España en el Tribunal de Justicia de la UE

El separatismo teme que este nombramiento sea un mal augurio para el futuro judicial de Carles Puigdemont

La jueza Lourdes Arastey en la toma de posesión de su plaza en el TJUE.

El nombramiento de la jueza catalana Lourdes Arastey como representante de España en el Tribunal de Justicia de la UE ha levantado las alarmas en el separatismo. Y es que este tribunal es el que debe resolver la cuestión prejudicial presentada por el juez Pablo Llarena sobre las órdenes europeas de detención de Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín. A la nueva jueza europea, los separatistas no han podido encontrarle ni un solo indicio de apoyo al procés, por lo que, al menos en redes sociales, han mostrado su temor a que su desembarco en el TJUE pueda ser un mal augurio para los intereses de los tres eurodiputados fugados de la Justicia española.

Arastey, nacida en Tarragona en 1959, se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona. Su primer destino como jueza de primera instancia e instrucción fue Sant Feliu de Llobregat. Durante 19 años, desde 1990, formó parte de la Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y, posteriormente, pasó al Tribunal Supremo. Ha sido, además, jueza del Tribunal Administrativo de la OTAN.

La representante de España en el TJUE, por otro lado, es conocida por su defensa a ultranza de la igualdad de género y la independencia judicial. Forma parte de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria, considerada moderada. En una entrevista publicada por la revista de esta asociación, Arastey denunciaba cuestiones como que «el Poder Judicial no dispone de la más mínima competencia económica y presupuestaria». Algo que afecta a la carrera judicial, infradotada de medios y en la que la ahora miembro del TSJU querría integrar «unidades de mediación» que conviertan la Justicia en un elemento menos rígido.

Firmar providencias en femenino

En la misma entrevista, Arastey también se refería a su lucha por la igualdad de género y ponía ejemplos sobre cómo las diferencias se dan también en los órganos judiciales: «Dan por hecho que soy una secretaria personal de algún magistrado mientras que a cualquier hombre con traje y corbata se le trata de usted. He estado más de ocho años tachando en las providencias de las que soy ponente el ‘Excmo. Sr. D.’ para ponerlo en femenino«.

La jueza, finalmente, dejaba claro que la politización del Consejo General del Poder Judicial no significa que no exista la independencia judicial en España. «El Poder Judicial», concluía, «somos los jueces, no el Consejo». Una afirmación que el separatismo debería tener en cuenta a la hora de valorar si la llegada de Arastey al TJUE será positiva o no para los intereses de sus líderes.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
" "

Lo Más visto

Opinión/ Culminar la Sagrada Familia, el reto que Barcelona precisa hoy

El proyecto del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia se inició en 1882 promovido por San Josep Manyanet i Vives. Es la...

El exdelegado de la Generalitat en Austria: «Sentí una liberación cuando fui cesado por el 155»

No todos las voces implicadas en el procés mantienen un discurso únivoco. Y quién haya escuchado la entrevista que le han realizado...

Dimite la Vocal de Cultura de Bellaterra para la que los castellanohablantes vienen del «hambre, la legaña y el moco»

Gracias a la movilización constitucionalista, los excesos de los que tradicionalmente hace gala gran parte del separatismo empiezan a pasarle factura. Así,...

Los loteros dicen ‘Basta’ a 17 años de comisiones congeladas: «Nos manifestaremos en el Sorteo de Navidad»

¿Se han parado a pensar alguna vez cuánto gana un lotero por cada décimo de Navidad? Pues aunque las largas colas y...