Bnew2021
Bnew2021
" "

50 miembros de UGT Presons se encierran en la sede del Departamento de Justicia

Denuncian que la consellera de Justícia es responsable directa de las continuas agresiones que sufren los profesionales penitenciarios

Centro penitenciario Brians 1 Fuente: Brians 1

Más de 50 delegados y delegadas de UGTPRESONS se han encerrado en el interior del complejo del Distrito Administrativo de la Generalitat, en la calle Alts Forns, 44, donde se encuentra la sede del Departamento de Justicia, para exigir a la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró i Buidó que actúe de manera decidida en defensa de los profesionales penitenciarios.

La punta del iceberg

Según ha manifestado el sindicato a través de un comunicado, «las cuatro agresiones gravísimas que han sufrido diversos trabajadores en los centros penitenciarios de Ponent, Brians 2 y Quatre Camins, en este último caso con la amputación de la falange de un dedo, solo son la punta de un iceberg que esconde una realidad penitenciaria que pone en permanente riesgo las vidas de los profesionales penitenciarios mientras la administración penitenciaria mira a otro lado».

UGTPRESONS denuncia que son los responsables penitenciarios, con la consellera en cabeza, los únicos culpables del ambiente irrespirable que se vive en las prisiones. «Mantienen conscientemente una plantilla bajo mínimos a la vez que envejecida, con una media de edad que ronda los 54 años y que, en algunos centros se aproxima a los 59, así como unas políticas que están provocando un pérdida de autoridad difícil de recuperar».

UGTPresons denuncia que son los responsables penitenciarios, con la consellera en cabeza, los únicos culpables del ambiente irrespirable que se vive en las prisiones.

Según ha declarado el responsable de UGTpresons, Jordi Bremer a El Liberal, la situación del colectivo es alarmante. En primer lugar, por el envejecimiento de la plantilla debido a la falta de oferta pública. «La muestra está en la última agresión en el centro penitenciario de Brians 2 con un interno de 22 años pateando en el suelo a un funcionario de 60». ¿Alguien se imagina a un bombero con 60 años apagando un fuego?, se pregunta.

«La muestra está en la última agresión en el centro penitenciario de Brians 2 con un interno de 22 años pateando en el suelo a un funcionario de 60». ¿Alguien se imagina a un bombero con 60 años apagando un fuego?

Jordi Bremer

Sea como sea, insiste Bremer, es importante que la administración valore a los trabajadores penitenciarios y los considere como lo que son, agentes de la autoridad. Mientras, el horizonte que se perfila para ellos no es demasiado esperanzador.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
" "

Lo Más visto

Un preso arranca el dedo de un mordisco a un funcionario en Quatre Camins y los servicios médicos lo abandonan a su suerte

Un preso ha arrancado la falange de un dedo de un mordisco a un funcionario de prisiones en el centro penitenciario de...

Habla el abogado de la menor violada en Igualada: «Está entrando en quirófano»

Los Mossos siguen investigando la brutal violación que sufrió una joven de 16 años en Igualada (Barcelona) la noche de Halloween mientras...

Un cura separatista se niega a celebrar un funeral en castellano

La intransigencia lingüística del separatismo no solo se refleja en la acción de Gobierno —donde  la Generalitat planea listas negras de los...

Irina, la bebé que no siente dolor, frío, calor ni apetito

Seguramente a muchos de ustedes les resulte familiar eso de levantarse de madrugada a comprobar que su bebé respira o las repetidas...