SIL
SIL
SIL

Nervios a flor de piel ante la reindustrialización de Nissan: La china GWM quiere más

La china Great Wall Motors, principal candidata a quedarse con las instalaciones de Zona Franca pide más subvenciones y una rebaja del alquiler para instalarse en Barcelona

Las instalaciones de Nissan de la Zona Franca (Barcelona) Foto: Europa Press

El cierre de Nissan está a la vuelta de la esquina. Toda la lucha, las protestas y las esperanzas de seguir en pie se han ido disipando una a una. Ni las enormes movilizaciones, ni los periplos en bicicleta para dar visibilidad al problema de la factoría, ni el traslado de cientos de trabajadores a Madrid para suplicar una solución ha conseguido salvar a la multinacional japonesa.

«No nos rendiremos. Lucharemos por un futuro»

Una vez asumido el cierre, el optimismo se hizo un hueco de nuevo entre los trabajadores, que ponían la mirada en la reindustrialización. Ahora, a poco más de un mes del paro definitivo, vuelven a temer por su futuro y sin pensarlo dos veces, vuelven a movilizarse. «No nos rendiremos. Lucharemos por un futuro». Así, de nuevo la plantilla de Nissan ha parado su actividad en las dos líneas de producción a media mañana de este viernes y ha cortado la ronda litoral en Barcelona.

La plantilla de Nissan ha parado su actividad en las dos líneas de producción a media mañana de este viernes y ha cortado la ronda litoral en Barcelona.

La China Great Wall Motors (GWM) quiere más

La china Great Wall Motors (GWM), principal candidata a quedarse con las instalaciones de Zona Franca ahora quiere más y devuelve a las tinieblas el futuro de la planta a pocos días de su cierre.

Quieren más subvenciones de las administraciones para redimensionar su negocio en Europa y una rebaja en el precio de alquiler por parte del Consorcio de la Zona Franca, propietario del terreno donde está ubicada la planta.

¿Una jugada maestra?

Ahora, el fabricante chino se replantea la instalación de su producción en Barcelona porque ya no pretenden producir 150.000 unidades al año, sino 300.000. Esto, insisten, significa que deberán invertir más en renovar una planta que no tienen claro que sea capaz de asumir tal producción. El gobierno, que ya se había comprometido a una inyección de aproximadamente cien millones de euros, no parece estar por la labor y ve esta exigencia como una especie de jugada maestra para exprimir la naranja al máximo.

No se descartan nuevas protestas

«Si quieren venir que lo digan, pero si no quieren venir, que no jueguen más con nosotros y empezaremos a trabajar en otras opciones».

Los sindicatos de Nissan se enteraron de la exigencia del fabricante asiático durante una reunión extraordinaria de la mesa de reindustrialización entre el Gobierno de España, la Generalitat y la compañía japonesa. Ahora, buscan forzar un cambio en la opinión de GWM y anuncian nuevas protestas en el caso de que el gigante chino se enquiste en sus exigencias. «Si quieren venir que lo digan, pero si no quieren venir, que no jueguen más con nosotros y empezaremos a trabajar en otras opciones», han exigido los trabajadores este mismo viernes.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

El separatismo ultra culpa al Govern de «inacción» y de haber puesto «en peligro» la inmersión lingüística

La entidad ultra Plataforma per la Llengua, conocida por fomentar el acoso a trabajadores que no hablan catalán y por espiar a...