Bnew2021
Bnew2021
" "

Ecos Independentistas/ La pandemia sigue, el gobierno también

Una paciente siendo inmunizada contra la Covid-19. EFE.

No hace muchos años, las familias se reunían por Navidad y se ponían inmediatamente a discutir sobre el proceso a la independencia. O eso nos contaban. Así lo reflejaba este video humorístico: ¿Noche de paz… en Cataluña?. Dicho sea de paso, y aunque es más fácil decirlo que practicarlo, las familias, así como los grupos de amigos y compañeros de trabajo, deberían ser lo bastante fuertes para mantener los lazos que les unen al margen de los avatares políticos.

«No hace muchos años, las familias se reunían por Navidad y se ponían inmediatamente a discutir sobre el proceso a la independencia».

Este año el proceso ya no está entre las preocupaciones de nadie que no viva diariamente en y por la política. Este año la discusión que escinde las familias, el debate interminable, el conflicto insuperable se da entre vacunados y no vacunados, así como entre los partidarios de la libertad y los defensores de las restricciones. Se lanzan unos a otros los pros y los contras de subscribirse a una inyección periódica, las inquietudes ante el estado de excepción virtual que poco a poco se va extendiendo, y las paradojas de una pandemia gestionada desde consejerías de sanidad autonómicas.

«Este año la discusión que escinde las familias, el debate interminable, el conflicto insuperable se da entre vacunados y no vacunados, así como entre los partidarios de la libertad y los defensores de las restricciones».

Gobernar a la catalana

Ni siquiera Albert Soler se acuerda demasiado del proceso. En un artículo publicado en el Periódico y en el Diari de GironaFeliz Navidad y paz en la tierra a los vacunados— sugiere el nombre, nada atractivo ni comercial pero más pertinente, que debería tener eso que nos quieren inyectar con el nombre de vacuna: «Líquido inyectable que no impide que contagies ni te contagies aunque quizá reduce tus posibilidades de morir llegado el caso, y eso sí, las medidas que implanten los gobiernos las vas a sufrir igual, y no te aseguramos que no debas ir poniéndote nuevas dosis cada equis meses ni que sirva para todas las variantes y además no olvides que no está del todo experimentado y quién sabe si tendrá efectos secundarios y, en fin, ya iremos viendo.»

Joaquín Luna, en la VanguardiaGobernar a la catalana—, comentando las nuevas restricciones de aforos y horarios que llegan por Navidad y afectan especialmente a la hostelería, afirma: «Una puntilla injusta a un sector machacado con displicencia durante dos años y estigmatizado, de propina, como propagadores de una epidemia que va a lo suyo. Los palos de ciego en Catalunya caen siempre sobre los mismos. No es casualidad, es ideología (…) Y, como siempre, la culpa será de Madrid si no llegan las compensaciones para el sector, desesperado, cuando lo sensato —salvo si nadas en la abundancia— es dejarlos sobrevivir para no tener que rescatarlos. Catalunya empieza a ser un país de altos funcionarios, con las mejores pagas de Europa, y un estatalismo de boquilla.»

«Una puntilla injusta a un sector machacado con displicencia durante dos años y estigmatizado, de propina, como propagadores de una epidemia que va a lo suyo. Los palos de ciego en Catalunya caen siempre sobre los mismos».

Joaquín Luna

Y, «como en anteriores olas, las restricciones apenas alterarán la pandemia». Incluso Vilaweb se pregunta: Confinamiento nocturno: ¿Por qué el gobierno lo impone si los expertos no lo piden?

«La decisión la tomó la Comisión delegada en materia de covid-19, integrada por el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, y los consejeros de Presidencia, de Interior y de Salud. Fuentes del gobierno sostienen que en la reunión del lunes ningún departamento propuso esa medida (…) Fue en el transcurso de la reunión en la que se consensuó (…) teniendo en cuenta la experiencia de julio. En ese momento se decidió aplicar un confinamiento nocturno en los municipios de más de 5.000 habitantes para frenar el auge de los botellones (…) Como el ocio nocturno estará cerrado, el gobierno cree que parte del ocio podría trasladarse a algunas plazas y calles y esta medida busca evitar estas situaciones.» Siguiendo esta lógica, para impedir que los conductores irresponsables cometan infracciones, podrían llegar a prohibir todo el tráfico rodado.

Al trabajo, como sardinas

Vicent Partal afirma que la descompensación de los esfuerzos que se piden por el covid es intolerable: «Si vas a una farmacia a comprar una prueba para salir de dudas es casi seguro que o no la encuentras porque se han agotado o, si la encuentras, te la puedan llegar a cobrar a nueve euros la unidad — porque, aunque sea increíble, nadie controla el precio de un kit que puede llegar a oscilar entre cuatro y doce euros de una farmacia a otra en la misma ciudad.»

«Las autoridades no es que no sean capaces de proveer a los ciudadanos de la seguridad sanitaria más elemental, sino que además permiten un campe quien pueda salvaje del mercado — y eso a pesar de que todos los dirigentes dicen ser de izquierdas (…) Porque, ¿saben que en la mayoría de los estados europeos las pruebas son gratuitas, al menos en parte? (…) La sensación de desamparo creciente en la población es tan lógica y natural como la rabia contra el displicente poder que la origina.»

«Las autoridades no es que no sean capaces de proveer a los ciudadanos de la seguridad sanitaria más elemental, sino que además permiten un campe quien pueda salvaje del mercado».

Entre otros ejemplos que aporta está el del transporte público: «¿Cómo puede que dos años después no se haya hecho nada (…) Las imágenes de los vagones de cercanías llenísimos, o de los metros (…) son iguales a las existentes antes de la pandemia, si no peores. ¿Y cómo se puede seguir pidiendo distancia física a una población que después está obligada a ir como sardinas al trabajo?»

Extrañas decisiones

El pasado día 23 se aprobaron los presupuestos de la Generalitat para el próximo año y en el Darrer Far ironizan: la pandemia preocupa tanto a la Generalitat que los presupuestos para 2022 de siete departamentos crecen más que el de Salud.

Es sorprendente que, «a pesar de la excepcionalidad de la situación sanitaria que a diario nos recuerdan, la consejería de Salud ocupe el octavo puesto en cuanto al incremento de su asignación sectorial», sólo un 15%, a pesar de haber anunciado previamente una gran inversión.

«El discurso institucional dibuja la pervivencia de una pandemia mortífera y de una red sanitaria al límite del colapso. Un relato que no se corresponde con la actuación de los gestores públicos, que priorizan otras cuestiones antes que fortalecer el sistema de salud, mientras siguen cargando la responsabilidad de la situación a la gente.»

Ya Joaquín Luna, en el artículo anteriormente citado, dice que el fondo de la cuestión es «¿qué ha hecho el Govern por ese sistema hospitalario en los últimos años aparte de pegarle hachazos, dejarlos en la estacada y marear con Netflix en lugar de dotarle con urgencia y a lo plan Marshall de más recursos?»

Para acabarnos de estropear la Navidad y el fin de año, el presidente Aragonès afirmó el día 22 —No actuar es temerario— que lo de llevar mascarilla al aire libre, aun con distancia de seguridad, es una medida que «se ha tomado más por simular que se están tomando decisiones que por la medida en sí».

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
" "

Lo Más visto

Denuncian en Twitter la escandalosa lista de ‘enchufados’ en la Diputación de Barcelona y sus sueldos

Solo como escandalosa puede calificarse la lista de enchufados en nómina de la Diputación de Barcelona. La institución comienza 2022 con nada...

Un programa de TV3 retrata a los andaluces como incultos y fanáticos religiosos

Una vez más, TV3 vuelve a protagonizar una polémica debido a sus bromas xenófobas dirigidas contra los catalanes castellanohablantes o el conjunto...

Entrevista/ María de Quesada: «Es muy injusto sufrir hasta el punto de levantarte cada día con la idea de querer suicidarte»

María de Quesada es periodista y autora de 'La niña amarilla. Relatos suicidas desde el amor’. Tras 20 años de silencio, la...

Valents denuncia en un vídeo la inseguridad en Barcelona: «El espacio público está en manos de delincuentes»

Que la inseguridad ciudadana se ha convertido en el principal problema de Barcelona es algo que pocos se atreven a negar a...