AGBAR
AGBAR
AGBAR
AGBAR

El Govern empieza a usar las delaciones en la Universidad para imponer el catalán a los profesores castellanohablantes

La Generalitat presume de haber presionado a docentes para que abandonasen el español

Imagen del Campus de la UAB Foto: UAB

Pese a que los tribunales han dado la razón a los defensores del bilingüismo escolar estableciendo un mínimo del 25% de las clases en castellano, el Govern no se de por aludido, redoblando su ofensiva contra el español. Uno de los frentes que tiene abiertos es el del uso del catalán en la Universidad, donde se ha fijado como meta que el 80% de los contenidos se imparta en esta lengua, trasladando así el modelo de inmersión lingüística al ámbito de la Educación superior. Como ya explicó Elliberal.cat, para cumplir con este objetivo la Generalitat promovió la delación de los profesores universitarios que no empleasen el catalán.

Pues bien, según cuenta hoy El Mundo, las denuncias recopiladas —gracias a la ayuda de una web facilitada por la entidad ultra Plataforma per la Llengua— están siendo usadas ya para forzar a los profesores castellanohablantes a expresarse en catalán. Así, el Govern se ha jactado de haber registrado 55 reclamaciones de alumnos que había escogido el catalán como lengua de docencia en la matrícula y luego comprobaron que la clase se impartió finalmente en castellano. «En el 60% de los casos verificados se ha podido restituir la lengua de impartición anunciada en el momento de la matrícula», ha presumido la Conselleria, desvelando así que han usado las delaciones para presionar a los profesores a cambiar de lengua.

Entidades radicales instaron la delación

Supuestamente, la iniciativa trataba de evitar que las clases no se impartiesen en una lengua distinta a la anunciada en la matrícula (tanto si esta era el catalán como si era el castellano). Sin embargo, en la práctica se ha visto que la Generalitat solo ha intervenido en los casos en los que los profesores usaban el castellano, pero no a la inversa. El sesgo no es de extrañar pues, tal y como recuerda El Mundo, la campaña ha sido auspiciada por sindicatos nacionalistas radicales como el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) o la citada Plataforma per la Llengua —conocida por espiar el idioma de los niños en el patio.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

El parlamento fake de Puigdemont echa a andar en Canet del Rosselló

En el extravagante mundo del separatismo catalán todo es posible. Incluso la existencia de un parlamento virtual que tiene como único objetivo...

El Hospital Clínic investiga un posible caso de viruela del mono

El Hospital Clínic de Barcelona investiga un posible primer caso de viruela del mono en Cataluña, según han recogido diferentes medios de...

Ecos Independentistas/ Una encuesta no demasiado orientativa

Las encuestas sirven tanto para reflejar la realidad como para crearla, y tienen bastante de divertimento si no hay unas elecciones muy...

Ningún miembro de la Generalitat felicita a la catalana Chanel por su éxito en Eurovisión

El nacionalismo lleva años repitiendo la expresión «un sol poble» para referirse a la supuesta unidad de la ciudadanía catalana. Sin embargo,...