AGBAR
AGBAR
AGBAR
AGBAR

El juez del 3% investiga al Meteocat por fraude

Abonó 70.800 euros por una aplicación informática que «no se corresponde con una prestación real de los servicios»

Logo de Meteocat. WEB.

«Ustedes tienen un problema y se llama 3%». Con estas recordadas palabras dirigidas a Artur Mas, el expresidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, destapó en 2005 el que sea quizá el caso de corrupción más grave que ha padecido Cataluña, además de ser el que simboliza la deshonestidad que caracterizó durante años parte de la gestión convergente. Ahora, el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso de la presunta corrupción y financiación ilegal de la extinta CDC vuelve a colocar el caso en la palestra al investigar por presunto fraude al Servei Meteorológic de Cataluña (Meteocat).

La investigación se centra en el periodo en que el organismo estaba dirigido por Oriol Puig Godes, hermano del histórico dirigente de convergente y exconseller de Mas Felip Puig. La policía atribuye a quien fue director de la entidad haber otorgado de forma ilícita y abonado 70.800 euros por trabajos de creación de una aplicación informática «que no se corresponden a una prestación real y efectiva de los servicios». Según el informe, se está investigando una «singularidad dentro del patrón de comportamiento habitual» seguido para la financiación de Convergència. Y es que, en este caso, las donaciones no se habrían efectuado a las fundaciones CatDem y Fòrum Barcelona —como en el caso del 3%— sino a través de la productora audiovisual Triacom y su representante Oriol Carbo, exgerente de TV3.

Triacom en la diana

Aunque Puig aún no ha sido llamado a declarar por la Audiencia Nacional, el documento de los investigadores hace notar que en octubre de 2011, cuando era director de Meteocat, inició y aprobó un expediente para la creación de un servicio de desarrollo de un aplicativo para teléfonos móviles. La investigaciones muestran que a la oferta, tramitada sin publicidad, se presentaron tres entidades, pese a que solo una tenía capacidad para hacer el trabajo. Además, mientras una era la propia Triacom, las otras dos tenían relación comercial con esta compañía.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

El parlamento fake de Puigdemont echa a andar en Canet del Rosselló

En el extravagante mundo del separatismo catalán todo es posible. Incluso la existencia de un parlamento virtual que tiene como único objetivo...

El Hospital Clínic investiga un posible caso de viruela del mono

El Hospital Clínic de Barcelona investiga un posible primer caso de viruela del mono en Cataluña, según han recogido diferentes medios de...

Ningún miembro de la Generalitat felicita a la catalana Chanel por su éxito en Eurovisión

El nacionalismo lleva años repitiendo la expresión «un sol poble» para referirse a la supuesta unidad de la ciudadanía catalana. Sin embargo,...

Ecos Independentistas/ Una encuesta no demasiado orientativa

Las encuestas sirven tanto para reflejar la realidad como para crearla, y tienen bastante de divertimento si no hay unas elecciones muy...