AGBAR
AGBAR
AGBAR
AGBAR

Santi Vila se ofrece a ser el candidato de Centrem a la alcaldía de Barcelona

La formación de Àngels Chacón es con la que tiene más «afinidad y vínculos personales»

El 'exconseller' Santi Vila. EFE.

Las posturas moderadas del exconseller Santi Vila no solo le han granjeado la antipatía del separatismo radical, sino también la simpatía del catalanismo centrado. Siendo así, no resulta sorprendente que su posible regreso a la política se dé de la mano de Centrem, el partido de la también exconsellera Àngels Chacon. Así, en una entrevista hoy en el programa Café d’Idees de TVE recogida por ACN, Vila se ha ofrecido a ser el candidato a la alcaldía de Barcelona en los comicios de 2023 para «ayudar» a que la Ciudad Condal «vaya mejor». Y aunque ha admitido que no hay nada concreto, ha alabado el proyecto de Centrem, el «espacio con quien tengo más afinidad y vínculos personales». Vila se suma así como posible candidato de la formación catalanista al expresidente del Barça Sandro Rosell, que habría mantenido reuniones con Centrem para barajar la posibilidad.

Aunque otras fuerzas políticas le han tanteado para retornar a la palestra, Vila ha señalado que Centrem y el entorno del PDeCAT es su espacio natural. En lo referente a Centrem, ha destacado que cuenta con su «simpatía y complicidad», y ha elogiado la figura de Chacón: «Sin duda es moderada, y una persona excelente». Eso sí, Vila ha querido dejar claro que él no es una político de «centro-derecha» sino de «centro». Asimismo, ha subrayado que si se incorporase a Centrem no querría un proyecto «personalista». «Si me tengo que poner delante, es porque hay ciudadanos y profesionales que dicen que esto lo tenemos que hacer entre todos», ha explicado. También ha negado haber recibido ningún oferta del PSC, si bien ha alabado el papel de Salvador Illa al frente del ministerio de Sanidad: «Transmitía serenidad».

De la misma manera, Vila ha manifestado que su posible candidatura no sería «antiColau», pues considera que a la alcaldesa la guía un «principio de bondad». «Se le puede criticar la gestión, pero no que no tuviese el deseo de hacerlo bien».

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

  1. Se acerca el aniversario del 11 M
    Los atentados yihadistas cometidos el 11 marzo 2004, tres días antes de las Elecciones Generales, desataron en España un terremoto político cuyas consecuencias aún estamos digiriendo. Tal conmoción llevó a Aznar a acusar a la banda criminal ETA, llamando a directores de periódicos y cursando un telegrama a embajadas y organismos internacionales el mismo día a las 17:30 hrs. Ese fue el origen y causa de la manipulación mediática que vino después.
    Los periodistas Pedro J Ramírez, Casimiro García Abadillo y Jiménez Losantos, idearon y difundieron las teorías de la conspiración sobre 11 M. Con mentiras y medias verdades acusaron a policías, jueces y fiscales de conspiración para encubrir a terroristas. Con su mala praxis periodística dividieron a las victimas y causaron la crispación social y política cuyas secuelas aún están presentes.
    En el caso «ácido bórico» (2006) llegaron a denunciar a mandos policiales por ocultar la esperpéntica relación del hallazgo de ácido bórico en el registro de un piso franco de ETA y en otro registro de la vivienda de un yihadista.
    El apoyo político de Eduardo Zaplana (300 preguntas parlamentarias), Angel Acebes, Esperanza Aguirre y otros, le alentaron a ignorar y despreciar las sentencias de la Audiencia Nacional (2007) y del Tribunal Supremo (2008), continuando con sus teorías años más.
    En junio de 2009, Pedro J Ramírez y Casimiro García Abadillo siguieron insistiendo en la autoría de ETA con la promoción del libro «Titadyn» (nombre de dinamita utilizada por ETA). García Abadillo prologó el libro con un extenso resumen de las teorías que hasta entonces habían difundido en El Mundo y la Cope, único medio que le secundó. Nadie más le hizo caso en sus alocadas y dañinas especulaciones. Una de ellas,
    Los TEDAX, ese mismo día, dos horas después de las explosiones, a las 9:00 hrs., antes de neutralizar las dos bombas que no explosionaron (en Atocha y en El Pozo), observaron que la sustancia explosiva era de color blanco. No de color rojo como la dinamita Titadyn que habitualmente utilizaba ETA. Datos que comunicaron inmediatamente a las autoridades policiales.
    Así consta en el documento nº 5 incorporado al anexo del libro «Las Bombas del 11-M. Relato de los hechos en primera persona». Acceso gratuito en biblioteca universitaria Dialnet: https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=561602

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
Sil2022

Lo Más visto

Aumentan los incidentes violentos dentro del secesionismo

Tal y como ha publicado ElLiberal.cat hoy, un informe de Impulso Ciudadano y Movimiento contra la intolerancia pone de relevancia que la...

«Soy policía, gilipollas»: Dos turistas apalean a un urbano tras confundirlo con un ladrón

Un agente de la Guardia Urbana de Barcelona fue trasladado este martes al hospital con una conmoción cerebral tras recibir una brutal paliza...

El Govern estudia cobrar 20 céntimos por cigarro, que el fumador recuperará si devuelve la colilla

La Generalitat prevé introducir un sistema de devolución de colillas para fomentar su reciclaje. El sistema que estaría estudiando el Govern consistiría...

Escuela de Todos avisa a los directores de los colegios de los riesgos penales de no cumplir con el 25%

Tanto la Generalitat como los sindicatos educativos —tradicionalmente alineados con el nacionalismo— han instado a los directores y docentes a no modificar...