AGBAR
AGBAR
AGBAR
AGBAR

El exdiputado del PSC Joan Ferran publica un libro sobre los «invisibles» de Barcelona

El autor dibuja 27 retratos de ciudadanos ocultos en los márgenes de la Ciudad Condal

El exdiputado del PSC Joan Ferran.

Los catalanes constitucionalistas conocen sobre todo al exdiputado del PSC Joan Ferran (Barcelona, 1961) como una de las voces más criticas con el nacionalismo catalán, del que siempre ha representado un azote inclemente. Especialmente recordadas son sus feroces declaraciones de 2007 contra los medios públicos catalanes, cuando reclamó arrancarles —en feliz expresión— la «costra nacionalista». Pero, al margen de su andadura política —que también destaca por su faceta como activista político en los 70 que le valió las represalias del régimen—, Ferran atesora una carrera como escritor en la que acumula ya una abultada lista de títulos, entre los que destacan Bajo el murmuro de los alisios (2020), El complot de los desnortados (2019), Desde la aspillera (2018), Esperando a Noé, entre el diluvio y la independencia (2015), Destapando a Duran (2012), Maleïda crosta’(2009), Murmullos de apátrida (2007) y Entre tiempos (2006).

Ahora, publica con Ediciones Hildy una nueva obra: Flores de Arcén, retales de una ciudad en un cuaderno verde olivo. En esta ocasión, Ferran se aleja del fragor de la política para «observar y capturar momentos vitales, cotidianos, de gente a las que vemos y no vemos» en la ciudad en la que vive: Barcelona. Así, sin pretensiones pero con lirismo y sensibilidad social, Ferran dibuja a lo largo de 75 páginas 27 retratos de seres «invisibles» que, de otro modo, serían engullidos por la indiferencia o el olvido.

Un mirada respetuosa

Pese a su clara denuncia de corte social, el libro, tal y como ha defendido Ferran, no es un volumen «lastimero, de un autor que esté todo el día llorando por el destino de los desclasados, sino que trata también de las sutilezas que caracterizan las relaciones entre los que tienen y los que no tienen». Asimismo, por el retablo de Ferran desfilan personajes no necesariamente marginados, como un joven de clase pudiente que se divierte destrozando el mobiliario urbano en manifestaciones radicales o un echador de cartas que más que sanador místico ejerce de psiquiatra callejero. De lo que se trata, resume su autor, es de tratar a las personas que comparecen en este libro —«corto y conciso», remarca— «con todo el respeto que se merecen».

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
Sil2022

Lo Más visto

Aumentan los incidentes violentos dentro del secesionismo

Tal y como ha publicado ElLiberal.cat hoy, un informe de Impulso Ciudadano y Movimiento contra la intolerancia pone de relevancia que la...

El parlamento fake de Puigdemont echa a andar en Canet del Rosselló

En el extravagante mundo del separatismo catalán todo es posible. Incluso la existencia de un parlamento virtual que tiene como único objetivo...

Ecos Independentistas/ Una encuesta no demasiado orientativa

Las encuestas sirven tanto para reflejar la realidad como para crearla, y tienen bastante de divertimento si no hay unas elecciones muy...

Ningún miembro de la Generalitat felicita a la catalana Chanel por su éxito en Eurovisión

El nacionalismo lleva años repitiendo la expresión «un sol poble» para referirse a la supuesta unidad de la ciudadanía catalana. Sin embargo,...