AGBAR
AGBAR
AGBAR
AGBAR

La Generalitat pagó 28.000€ en 2018 a la revista neoyorquina que dio a conocer el supuesto espionaje al separatismo

Un año antes, este medio publicó varios artículos alineados con el relato secesionista en Cataluña

Palau de la Generalitat.

Tal y como explicó el periodista Juan Pablo Cardenal en su libro de investigación La Telaraña, el secesionismo catalán ha destinado ingentes cantidades de dinero a extender sus tentáculos de influencia y dañar la imagen de España en el extranjero. Así, sabemos que según el Tribunal de Cuentas entre 2011 y 2017 el Govern gastó 417 millones de euros a promover la secesión de Cataluña en el exterior. Ahora, tal y como ha publicado el portal antiseparatista Dolça Catalunya, sabemos que la Generalitat financió a través de publicidad institucional al medio estadounidense The New Yorker en 2018 con 27.628 euros. Se trata de la misma revista que publicó el reportaje que destapó el supuesto espionaje masivo a sesenta políticos separatistas catalanes bautizado por el nacionalismo como Catalangate.

La partida económica se puede consultar en la Memoria de la Comisión Asesora sobre la publicidad institucional de la Generalitat de 2018. Algunos analistas como José Javier Olivas, doctor por la London School of Economics e investigador en el Departamento de Ciencia Política y Administración de la UNED, han destacado como significativo que un año antes de recibir ese pago, The New Yorker publicase una serie de artículos firmados por John Lee Anderson en los que en parte se daba por válido el relato del separatismo. Esto es, retratar a España como un país que no se había desvinculado del todo del franquismo.

Por otra parte, no son pocas las voces dentro del constitucionalismo que han señalado que el artículo del The New Yorker publicado por Ronan Farrow sobre el Caso Pegasus arrancaba con una visión del problema nacionalista en Cataluña deudora del secesionismo. En este sentido, algunos han recordado que Farrow —hijo de Mia Farrow y ganador de un Pulitzer por sus textos sobre el Me Too— fue duramente criticado por Ben Smith en The New York Times por su mala praxis periodística. Así, Smith destacaba la tendencia de Farrow a narrar los hechos de manera cinematográfica ignorando los detalles que no le convienen y a insinuar conspiraciones sin aportar pruebas.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
Sil2022

Lo Más visto

El parlamento fake de Puigdemont echa a andar en Canet del Rosselló

En el extravagante mundo del separatismo catalán todo es posible. Incluso la existencia de un parlamento virtual que tiene como único objetivo...

El Hospital Clínic investiga un posible caso de viruela del mono

El Hospital Clínic de Barcelona investiga un posible primer caso de viruela del mono en Cataluña, según han recogido diferentes medios de...

Ningún miembro de la Generalitat felicita a la catalana Chanel por su éxito en Eurovisión

El nacionalismo lleva años repitiendo la expresión «un sol poble» para referirse a la supuesta unidad de la ciudadanía catalana. Sin embargo,...

Ecos Independentistas/ Una encuesta no demasiado orientativa

Las encuestas sirven tanto para reflejar la realidad como para crearla, y tienen bastante de divertimento si no hay unas elecciones muy...