bnew
bnew
bnew
bnew

Entrevista/ Xavier Palomer: “Decirle a alguien de Silicon Valley que trabajará para una empresa de Barcelona es algo que me hace sentir orgulloso”

Xavier Palomer es CEO de Amelia Virtual Care, la start-up de Barcelona que trabaja con realidad virtual para solucionar temas de ansiedad

Xavier Palomer, CEO de Amelia Virtual Care

Xavier Palomer fundó y preside Amelia Virtual Care, compañía tecnológica de salud mental con sede en Barcelona y San Francisco. Recientemente, la compañía ha captado 7 millones de euros para impulsar su crecimiento en EEUU, aportados por ENDRA (pledge fund internacional gestionado desde Londres) y CDTI Innvierte, así como sus inversores actuales Sabadell Asabys, Caixa Capital Risc y CG Ventures. Con más de 60 empleados y 200.000 sesiones de realidad virtual realizadas en todo el mundo, Amelia Virtual Care trata todo tipo de desórdenes mentales, desde fobias comunes a trastornos de ansiedad y depresión. Mas de 2.000 terapeutas utilizan su plataforma.

¿Cómo consigue la realidad virtual de Barcelona ser líder en Estados Unidos?

Por decirlo en una frase, en el 2013 tuvimos la suerte de desarrollar un producto bastante disruptivo en el sector y, después, hemos sido lo bastante resilientes para aguantar hasta que llegara el momento indicado.

Y el momento es ahora…

Hoy, cuando la realidad virtual aplicada a la salud está cogiendo forma, estamos preparados para surfear la ola.

Esta ola ¿es un tsunami y afecta a todo el planeta?

Está llegando a todo el mundo, pero, sobre todo, a Estados Unidos. Por eso, estamos creciendo mucho allí, tanto en facturación como en clientes y estamos teniendo mucho impacto. En Europa crecemos, pero donde estamos teniendo mayores éxitos es allí.

Por eso han buscado un consejero y un director general en Estados Unidos…

Si. Como el crecimiento viene de Estados Unidos, tiene sentido que la empresa también sea dirigida desde allí. No tendría demasiado sentido que todo el equipo siguiera estando en Barcelona.

Han atraído talento de Silicon Valley

Si. Es un punto interesante, porque conociendo las opciones que tienen allí y lo grande que es el sector, venir de fuera y decirle a alguien, con las posibilidades que tienen allí para colaborar y emprender, que trabajará para una empresa de Barcelona es algo que dice mucho de nosotros, algo de lo que estoy muy orgulloso.

Es un intangible, y algo difícil de conseguir…

No es fácil captar este tipo de talento, y menos hacerlo desde la otra punta del mundo. San Francisco y Barcelona estamos a considerable distancia, a 9 horas de diferencia en el huso horaria.

¿Todavía tiene sentido hablar de geografía cuando hablamos de talento?

Antes de nada, quiero romper una lanza a favor de todos nosotros. A Silicon Valley le podemos poner todos los adjetivos positivos que hagan falta, son buenos, pero en Catalunya en España y en Europa, aunque quizás no tengamos los medios ni las posibilidades, también sabemos hacer muchas cosas y sabemos hacerlas muy bien.

¿Qué tuvieron ustedes que no tenían los demás?

Internamente, tuvimos capacidad de ejecución, para entender lo que querían nuestros clientes. Porque una cosa es desarrollar tecnológicamente la realidad virtual y otra es curar un dolor o aliviar un síntoma de un paciente. Por mucho dinero que tengas, si no escuchas con humildad a tu cliente, si no entiendes lo que le pasa, no podrás ofrecerle soluciones.

Y ustedes escucharon

Si, y después, hablamos con ellos. Les preguntamos ¿qué problemas tenéis? ¿Cómo os gustaría utilizar la realidad virtual? Y, aunque seguramente teníamos menos recursos de los que hubiéramos tenido en Silicon Valley, nos dijimos, vamos a dedicarlos a lo que realmente toca. Y así desarrollamos un producto preparado para el mercado.

¿Siguieron alguna metodología?

Una metodología Lean, de mucha proximidad con el cliente.

Usted no había trabajado en el sector

No. Yo estudié física e ingeniería electrónica y, después, un master en Estados Unidos, sobre una temática diferente, que, por cierto, nunca finalicé. Empezó a darme vueltas a la cabeza que quería volver a Barcelona y montar una empresa.

¿Cuál fue el punto de inflexión?

Una noche, mientras hacía una cerveza con dos amigos, uno de los amigos me decía “yo tengo miedo a volar, no cojo ni un avión” Y el otro amigo, que era psicólogo, le comentó “¿sabes que existe la realidad virtual para tratar esta patología?

Y usted pensó “oportunidad”

Exacto. Volví a casa y empecé a buscar on-line. Vi que la realidad virtual aplicada a la salud era ya una realidad, contrastada por una evidencia clínica muy sólida. Pero no se había llegado a comercializar nunca.

Un aroma irresistible a start-up…

Pensé, ¡no puede que tengamos la solución para distintos problemas de salud mental y nadie la esté llevando a mercado!

¿Cómo funciona su plataforma?

Creando un entorno. Pondré un ejemplo. Cuando empiezas a aprender a conducir, la primera vez que haces prácticas es muy complicado, te sientan en un coche y te dicen, venga, a conducir, y no sabes ni como girar el volante ni cómo cambiar de marchas, hay coches en todas partes. Empiezas a sudar, te pones nervioso y te sale fatal. Ypoco a poco, aprendes a gestionar esa situación hasta que al final funcionas de forma automatizada…

Hasta hoy, sin realidad virtual

Pero igualmente has hecho lo que se denomina una terapia de exposición. Has normalizando esa situación para alcanzar un objetivo formativo, que es conducir

Y su plataforma crea entornos virtuales para alcanzar objetivos clínicos

Efectivamente. Para reducir tu ansiedad, por ejemplo, respecto a la conducción, o a volar en avión, en vez de sentarte en un coche o avión real lo haces en uno en realidad virtual. Y en vez de ir el primer día a Plaza España con miles de coches a tu alrededor, el primer día estás en un bonito campo, tranquilo y solitario.

¿Qué ventajas aporta?

Exponemos a los pacientes a una situación adversa de forma sistemática, y controlada, y les vamos dando herramientas para controlar la reacción ansiógena que les produce. La realidad virtual es perfecta para este tipo de terapias, porque permite simular cualquier situación, graduarla y hacerla lo más específica posible para cada persona.

¿Cuál es el problema psicológico para el que más le piden ayuda?

La ansiedad, tanto en Estados Unidos como en Europa.

¿Es esta la cara luminosa del metaverso?

Si. Con las gafas 3D de realidad virtual puedes hacer terapia, o, por ejemplo, alejarte de estímulos externos distractores, como los ruidos o el asfalto y generar entornos para la meditación, para vivir con armonía el presente, la respiración, el aquí ahora. El metaverso es, también, bienestar humano en el día a día.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Triunfa en redes una canción separatista que clama «Puta España»

La hispanofobia propia de parte del separatismo se presenta cada día de forma más descarnada. Si recientemente una presentadora de TV3 habló...

Robo frustrado/ Un hombre ve en directo por las cámaras a dos ladrones robando en su casa en Nou Barris

Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hombres 'infraganti' mientras desvalijaban un piso en Nou Barris (Barcelona) después de que el propietario...

Toni Soler desea al diputado de Cs Nacho Martín Blanco que «se pudra en la cárcel»

Algunos periodistas y cómicos de TV3 recurren con frecuencia al humor incorrecto para vehicular sus críticas políticas. Entre ellos se cuenta Jair...

La élite separatista reclama la «independencia» dándose un chapuzón en la piscina de Rahola

Ya en 2017, el periodista Kiko Llaneras evidenció en las páginas de El País que el separatismo es un movimiento respaldado por...