bnew
bnew
bnew
bnew

Las mentiras del jefe de oficina de Puigdemont: no te pueden juzgar dos veces por el mismo delito

En el caso de los síndicos del 1-O, se anula un juicio por defectos procedimentales y se celebra uno nuevo

El jefe de Oficina de Puigdemont, Josep Lluís Alay. EFE.

En el momento álgido del procés, uno de los diarios más comprometidos en desarticular las fake news del separatismo fue El País, —en aquel momento dirigido por el centrista Antonio Caño—. Así, en el recuerdo de todos permanece un texto publicado en septiembre de 2017 por Xavier Vidal-Folch e Ignacio Torreblanca, que, bajo el título de Mitos y falsedades del independentismo, desmontaba las diez tesis más endebles del nacionalpopulismo catalán. En la actualidad, con el rotativo de Prisa evitando cualquier censura al separatismo en línea con la política de apaciguamiento del Ejecutivo de Sánchez, el papel de refutar las ficciones secesionistas parece haber recaído en las manos de un puñado de usuarios constitucionalistas que combinan argumentos pero, sobre todo, datos.

Uno de ellos, Gerardo Quesada, tras dedicar un hilo reciente a las falsedades del separatismo y de parte de la izquierda sobre el Estatut, desmontó ayer una sentencia publicada en Twitter por el jefe de oficina de Puigdemont, Josep Lluís Alay, sobre la repetición del juicio a los síndicos del 1 de octubre. «No te pueden juzgar nunca dos veces por el mismo crimen», recordó Alay. Y matizó irónicamente: «Excepto si eres catalán y vives bajo el Estado colonial español». «Nuevamente el independentismo confundiendo las cosas. Efectivamente, no se puede juzgar dos veces a alguien por el mismo delito; ello podría dar lugar a 2 veredictos diferentes y no se sabría cuál es válido. Pero no es eso lo que está ocurriendo en el caso de los síndicos del 1-O», alertó Quesada.

Acto seguido, aclaró que «en el caso de los síndicos del 1-O, lo que se ordenó es anular el primer juicio por defectos procedimentales, y hacer un nuevo juicio. Ello significa resetear la situación procesal de los imputados a la condición de personas todavía no juzgadas». «Y eso», prosiguió, «sí que es normal y frecuente en todas las democracias del mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos Pablo Ibar fue condenado a muerte, pero se ordenó repetir el juicio por insuficiencia de pruebas. En el nuevo juicio, fue condenado a cadena perpetua». Por último, recordó: «Es decir que lo que Alay cree que no se puede hacer no sólo sí se puede sino que le salvó la vida a una persona».

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Llach la lía al publicar en Twitter la fotografía de una mujer musulmana: «Da que pensar»

El cantautor y ex diputado autonómico de Junts Lluís Llach ha indignado a algunos representantes de ERC al publicar en Twitter la...

Triunfa en redes una canción separatista que clama «Puta España»

La hispanofobia propia de parte del separatismo se presenta cada día de forma más descarnada. Si recientemente una presentadora de TV3 habló...

El sector más radical del separatismo aterriza en la realidad

El sector más radical del separatismo catalán vive estos días un sorprendente baño de realidad de la mano de algunos de sus...

La élite separatista reclama la «independencia» dándose un chapuzón en la piscina de Rahola

Ya en 2017, el periodista Kiko Llaneras evidenció en las páginas de El País que el separatismo es un movimiento respaldado por...