bnew
bnew
bnew
bnew

Análisis/ Bajar el precio de la energía: Europa no sigue el camino de España

El precio de la luz volverá a subir este miércoles un 6,75% y alcanzará su segundo mayor nivel en enero/ Europa Press

Ursula informa al parlamento europeo

En su reunión del viernes 9, los Ministros de Energía de los 27 discutieron medidas para frenar los disparatados precios de la energía. El miércoles 14 la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, explicó en el Parlamento Europeo en qué cosas están pensando.

Por ahora, el tema está algo verde y hay posturas divergentes entre los países. El 30 de septiembre habrá otra reunión de los Ministros de Energía para consensuar criterios. Y lo que se decida deberá ser aprobado por el Consejo Europeo (reunión de Jefes de Estado y de Gobierno) a celebrar una semana después. Ya veremos lo que sale de todo esto al final.

Lo que hay encima de la mesa son dos propuestas de la Comisión: una que topa el precio de la electricidad de las centrales infra-marginales, y otra que establece un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de petroleras y gasistas. Vamos a verlo.

Primera propuesta de Bruselas: Topar el precio de la electricidad de las centrales infra-marginales

Cada megawatio producido por las centrales eléctricas infra-marginales (eólicas, fotovoltaicas, nucleares, hidráulicas) tiene un coste bajo. Pero se vende a un precio muy caro, que es el del megawatio más caro del sistema, el producido en las centrales de gas natural. A resultas de ello, los propietarios de esas centrales infra-marginales obtienen unos beneficios extraordinarios. A costa del consumidor. La Comisión quiere limitar esos beneficios. (Ésas son las consecuencia del sistema marginalista de fijación de precios, establecido hace años por Bruselas, y defendido hasta anteayer).

Por ello, Bruselas propone topar el precio de esos megawatios a un máximo de 180 euros. Las empresas productoras tendrán que devolver al Estado el exceso cobrado por encima de ese tope. Tremenda solución. OJO! Esta medida es muy temporal: se aplicará desde el 1 de diciembre de 2022 hasta el 31 de marzo de 2023. Sólo 4 meses.

Bruselas prevé obtener por esta medida 117.000 millones de euros.

Esta medida tropezará con grandes dificultades técnicas. Sobre todo, cuando el productor pertenece al mismo grupo económico que el comercializador, cosa frecuente. En tal caso, el productor infra-marginal factura carísimo y gana mucho dinero, pero el comercializador puede estar facturando a un precio fijo pre-pactado, y perder dinero. Esta situación debe contemplarse en términos consolidados. Por eso los previstos 117.000 millones nos parecen excesivos.

¿Qué trascendencia tiene esta medida para España?

En virtud de la Excepción Ibérica, España y Portugal han tomado un camino peculiar para bajar el precio de la electricidad. España y Portugal han decidido subvencionar el precio del gas que se utiliza en las centrales de gas, pagando a los productores la diferencia entre el precio de mercado y un tope prefijado (48 euros de media, en los 12 meses que dura esta medida). Con eso se ha conseguido rebajar el precio de nuestro megawatio eléctrico. Claro que el coste de subvencionar el precio del gas lo terminan pagando los consumidores. A Bruselas nunca le ha gustado la Excepción Ibérica y lo que propone ahora no tiene nada que ver con nuestro sistema. ¿Nos interesará bajarnos de la Excepción Ibérica y subirnos al carro de Bruselas?.

Segunda propuesta de Bruselas: Un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de petroleras y gasistas

La segunda medida propuesta por Bruselas es un Impuesto (contribución solidaria lo llaman) sobre los beneficios extraordinarios obtenidos en el territorio UE por las empresas petroleras y gasistas. No sobre las empresas eléctricas: a éstas se les aplica la medida anterior.

Este impuesto es una medida sin precedentes en la historia de la UE. Se aprobaría mediante un Reglamento comunitario y cada país lo incorporaría a su legislación interna, recaudando cada uno lo que le corresponda.

Este impuesto es temporal: se exigirá sólo por los beneficios extraordinarios del año 2022. La recaudación esperada es 25.000 millones.

Se califica como beneficio extraordinario el importe que exceda del 120% de la media de los beneficios obtenidos en 2019, 2020 y 2021. Por ejemplo, si la media de esos 3 años es 2.500 millones, el beneficio extraordinario en 2022 es el importe que supere 2.500 + 20% = 3.000 M. Si el beneficio del 2022 es 3.300 M, el beneficio extraordinario será 300 M.

El tipo de gravamen propuesto por Bruselas es el 33%. Los Estados pueden aumentarlo. Tomando el 33% saldría a pagar 33%s/300 = 99 M. Obviamente, este impuesto es compatible con el Impuesto sobre Sociedades normal del país que en el caso español sería el 30% sobre 3.300 = 990 M.

Qué se puede hacer con los 117.000 + 25.000 = 142.000 millones

Los Estados destinarán ese dinero a rebajar la factura de la luz de los consumidores o empresas más vulnerables (seductora propuesta para los políticos), a invertir en mejorar la eficiencia de los sistemas de producción de energía (renovables, hidrógeno verde) y en medidas de ahorro. Maravilloso.

Qué va a pasar con el impuesto español a las eléctricas

El Congreso ha comenzado la tramitación de la Proposición de Ley del PSOE y UP que establece un impuesto especial sobre eléctricas, petroleras y gasistas, y otro sobre Bancos. Hacienda ha dicho que estos impuestos entrarán en vigor en España a su tiempo (octubre o noviembre de 2022) y que, una vez que Bruselas haya aprobado sus medidas, decidirán adaptarlos.

El previsto impuesto español sobre las eléctricas gravará al 1,2% las ventas de 2022 y 2023.

Bruselas no propone ningún impuesto sobre las eléctricas. Lo que propone es topar los beneficios de las centrales infra-marginales para que devuelvan el exceso cobrado sobre 180 euros. Y sólo durante 4 meses.

Pues bien, si España decide subirse al carro de Bruselas en este tema, habrá que adaptarse y suprimir el impuesto español. Pero, si España sigue con la Excepción Ibérica, mantendrá el impuesto a las eléctricas. Ya veremos.

Qué va a pasar con el impuesto español a petroleras y gasistas

El impuesto español sobre petroleras y gasistas gravará al 1,2% las ventas de 2022 y 2023.

El impuesto que propone Bruselas sobre petroleras y gasistas no tiene nada que ver con el Impuesto español. El impuesto de Bruselas gira sobre los beneficios extraordinarios. Y define claramente qué es eso. Nada que ver con las ventas. Y se aplicará sólo en 2022.

Pues bien, una vez que se apruebe este impuesto en Europa, habrá que adaptar el impuesto español a los estándares comunitarios.

En España nos va a resultar difícil tener un impuesto sobre petroleras y gasistas, adaptado a Europa, gravando los beneficios extraordinarios, y otro sobre eléctricas, a estilo ibérico, gravando las ventas.

Qué va a pasar con el impuesto español a los bancos

Bruselas no dice nada en relación con un impuesto a los Bancos. El impuesto español sobre los Bancos es una ocurrencia autóctona de nuestro populismo. Hay reticencias regulatorias por parte del Banco Central Europeo. Hay voces autorizadas que advierten que el impuesto frenará la economía. Hay muchas pegas jurídicas. Pero es probable que el Gobierno siga adelante con los faroles. Tampoco parece preocuparles que el impuesto que han diseñado no grave ningún beneficio extraordinario sino el importe neto de intereses y comisiones de 2022 y 2023, al 4,8%. Un Banco en pérdidas tendría que tributar. Inexplicable.

Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Lluís Llach arremete contra Alizzz: «No es cultura catalana»

En una entrevista reciente en El Periódico, el cantante Alizzz, señalaba que se mostraría decepcionado si su canción Qué pasa nen no...

La ANC recicla las camisetas del 11-S para la manifestación del 1 de octubre

El separatismo más radical se está volcando en la organización de diversos actos para celebrar el quinto aniversario del referéndum ilegal del...

TV3 veta en directo a una mujer por responder en castellano

La televisión pública catalana continúa su campaña de discriminación hacia los castellanohablantes, que representan la mitad de la población en Cataluña. Sabido...

La prensa de izquierdas trata de desacreditar la manifestación probilinguismo

Es sabido que, en materia lingüística, la prensa de izquierdas o afín al Gobierno de coalición defiende las mismas tesis que el...