bnew
bnew
bnew
bnew

Ecos Independentistas/ 1 de octubre: manifestarse es fácil

Independentistas posando con urnas del referéndum ilegal del 1-O de 2017.

Se acerca el 1 de octubre, y este año que se cumple el quinto aniversario del referéndum de 2017 tenía que ser algo especial. La ANC organizará actos en diferentes localidades catalanas; una concentración en Bruselas, en la plaza Luxembourg a las 16:00, «para denunciar la represión internacionalmente», y en Barcelona una «acción reivindicativa» en la plaza Sant Jaume a las 15:30 y una concentración en Arco de Triunfo a las 17:00.

En Sant Jaume, siguiendo el modelo lúdico infantil habitual, «se alzará un muro de urnas para visibilizar el alejamiento de nuestras instituciones del resultado del Referéndum». Lo del Acto de Triunfo es un «acto unitario» convocado por cinco entidades, que son, además de la ANC, el Consell de la República, la Associació de Municipis per la Independència, la Cámara de Comercio de Barcelona y el sindicato minoritario Intersindical-CSC. Tal vez se ha buscado el efecto mágico del cinco, pero son entidades de muy distinta naturaleza.

En Sant Jaume, siguiendo el modelo lúdico infantil habitual, «se alzará un muro de urnas para visibilizar el alejamiento de nuestras instituciones del resultado del Referéndum».

Cabe mencionar que lo que conocíamos como Consell per la República —así figura aún en su web— ha cambiado recientemente de nombre: ahora se llamará Consell de la República, según informó Vilaweb el día 18. Esto significa un paso más en el alejamiento de la realidad que le caracteriza: si era «por la República», se entiende que aspiraba a conseguir una; si es «de la República», es como si ésta ya existiera.

Informa el Punt-Avui el día 23 sobre este acto unitario para reivindicar el 1-O con todos los partidos, destacando que a él «están invitados todos lo que lo hicieron posible y que siguen reivindicándolo como legal y legítimo». Como detalle protocolario especial, «la ciudadanía tendrá un papel relevante (…) y casi estará al lado del escenario. Sólo se reservará los laterales a las instituciones y partidos y a las entidades y la sociedad civil organizada».

«La ciudadanía tendrá un papel relevante (…) y casi estará al lado del escenario. Sólo se reservará los laterales a las instituciones y partidos y a las entidades y la sociedad civil organizada».

Gobernar, no tanto

El martes 27 de septiembre, a las 11:30 —tampoco se trata de madrugar—, empezará en el Parlamento el Debate sobre la orientación política general del Gobierno, por lo que llegaremos al sábado 1 de octubre habiendo podido calibrar cuánto da de sí la llamada unidad estratégica del independentismo, y si podrán aparecer juntos y avenidos ese día.

Sería un milagro en el que nadie creería que en el debate apareciese un acuerdo de apoyo al gobierno Aragonès votado por los 74 diputados independentistas. «Para esa cita de la cámara catalana —advierte la Vanguardia— todavía no hay consenso entre los distintos actores [léase partidos] sobre las resoluciones relativas al procés, y hay riesgo de que los grupos independentistas voten distinto.» Sin embargo, «todas las fuerzas independentistas participarán en el acto del 1-O». Será difícil que no haya silbidos y abucheos de unos a otros y de otros a unos.

«Todas las fuerzas independentistas participarán en el acto del 1-O». Será difícil que no haya silbidos y abucheos de unos a otros y de otros a unos.

En la presentación de ese acto, realizada el jueves 22, Toni Castellà ha dicho que ha de servir para «reivindicar los valores que hicieron que el 1-O fuera un éxito» y «demostrar que cuando queremos hay unidad a pesar de la coyuntura». Es fácil decirlo cuando uno preside un partido marginal como Demòcrates, lo difícil es simular unidad cuando uno no quiere ponerse de acuerdo con su socio sino absorber su espacio político.

Aunque de las palabras de Castellà se puede deducir que han hecho un esfuerzo para ponerse de acuerdo al menos en guardar las formas: «El sí aquel es vigente, y esa es la fuerza de la legitimidad en el objetivo final de la independencia. No nos compete decidir cómo se llega, la idea es que aquel referéndum marca un antes y después de la legitimidad del objetivo democrático de asumir la independencia.»

«El sí aquel es vigente, y esa es la fuerza de la legitimidad en el objetivo final de la independencia. No nos compete decidir cómo se llega, la idea es que aquel referéndum marca un antes y después de la legitimidad del objetivo democrático de asumir la independencia.»

Toni Castellà

Sostenello y no enmendall

Oportunamente, el mismo día 22 aparece una entrevista a Castellà, para puntualizar unas cuantas cosas y establecer el marco mental con que el manifestante presente y el simpatizante televidente han de contemplar el evento: El aniversario del 1-O servirá para saber quién mantiene la coherencia.

En primer lugar, se reafirma el proceso a la independencia como un suceso extraordinario, que contradice el funcionamiento de la sociedad tal como la conocemos: «La idea es dar la imagen de que instituciones, partidos y ciudadanía están al mismo nivel. Sin los ciudadanos el Primero de Octubre habría sido imposible, la gente defendió las urnas con su cuerpo. Y sin las instituciones convocándolo, tampoco habría sido posible. Que el estado español quebrara en territorio catalán fue posible por un desbordamiento, porque entre las instituciones y la movilización ciudadana no había jerarquías.»

Pues bien, instituciones, partidos y ciudadanía no estuvieron al mismo nivel, hubo una toma de decisiones jerárquica y una distribución de funciones. No se puede hablar de ciudadanía sino de una parte, ciertamente importante, de la ciudadanía pero ni mucho menos de toda. Los partidos independentistas, como tales actuaron, con una estrategia que dejó bastante que desear y sería hora que empezar a reconocer su fracaso compartido. Y las instituciones fallaron porque se deben a todos los ciudadanos, no sólo a los que propiciaron una mayoría de gobierno independentista. Por otra parte, el Estado español no está en su mejor momento pero no quebró entonces y se mantiene en pie. La prueba de ello es que la república entonces proclamada no existe.

El referéndum «fue posible porque los trabajadores y los empresarios del país se dieron la mano para que fuera posible». Sí, en las filas de los conjurados, personas con intereses económicos contrapuestos convivían sin que se generase ningún conflicto de clase, compartiendo un ideal superior; pero esa visión idílica no puede esconder la evidencia que el proceso en sí supuso un desastre económico, que los gobiernos independentistas en los niveles autonómico y local son incapaces de enderezar pero sí de agravar.

Otros sí, van a pasar lista. Ya está en funcionamiento una web, 1octubre2022.cat, donde «todas las entidades que expresaron estar de acuerdo con el derecho a decidir» están invitadas a confirmar su adhesión. «Si son coherentes vendrán al acto [del próximo día 1]. Si no, tendrán que explicar qué ha pasado para cambiar de criterio.» Precisamente una de las gracias de la democracia es poder cambiar de partido y de ideas sin tener que dar explicaciones ni sufrir represalias. Si los independentistas aspiran a convencer a gente que no lo era —»ampliar la base» lo llaman—, tendrán que aceptar que otros que lo fueron han dejado de serlo. Sus motivos tendrán.

Ya está en funcionamiento una web, 1octubre2022.cat, donde «todas las entidades que expresaron estar de acuerdo con el derecho a decidir» están invitadas a confirmar su adhesión.

No hay vuelta atrás: «Un parlamento, un partido o una organización no pueden enmendar ese sí, sólo podría hacerlo otro referéndum. Hasta que no haya otro, el vigente es éste. No ha caducado. Esto es lo que legitima hacer efectiva la independencia con todas las estrategias democráticas y no violentas que tengamos a nuestro alcance. Hay un antes y un después del Primero de Octubre.» Los partidos en el gobierno y en el Parlamento de la Generalitat tienen una semana para asumir, por acción o por omisión, este planteamiento continuista, o bien para rechazarlo.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Lluís Llach arremete contra Alizzz: «No es cultura catalana»

En una entrevista reciente en El Periódico, el cantante Alizzz, señalaba que se mostraría decepcionado si su canción Qué pasa nen no...

TV3 veta en directo a una mujer por responder en castellano

La televisión pública catalana continúa su campaña de discriminación hacia los castellanohablantes, que representan la mitad de la población en Cataluña. Sabido...

La ANC recicla las camisetas del 11-S para la manifestación del 1 de octubre

El separatismo más radical se está volcando en la organización de diversos actos para celebrar el quinto aniversario del referéndum ilegal del...

La prensa de izquierdas trata de desacreditar la manifestación probilinguismo

Es sabido que, en materia lingüística, la prensa de izquierdas o afín al Gobierno de coalición defiende las mismas tesis que el...