dfactory
dfactory
dfactory
dfactory

Análisis/ Y a los catalanes ¿cuándo les bajarán los impuestos?

La inflación y el IRPF

En 2021 el IPC español subió un 6,5%. A 30 de agosto de 2022 el IPC interanual está en el 10,5%. Una inflación así es un cáncer para la economía. Y produce un efecto perverso en los impuestos que van a tipos progresivos como el IRPF. Aunque en 2022 ganemos un 3% ó un 4% más que en 2021, estamos ganando realmente menos. Por eso, la progresividad no debe castigar ese mayor importe puramente nominal de la renta. Hay que deflactar los tramos del IRPF en un porcentaje adecuado. También hay que actualizar el importe de las deducciones fijas como, por ejemplo, el mínimo personal y familiar.

El País Vasco deflacta la tarifa del IRPF

El primero en entender esto ha sido el País Vasco. Las tres Haciendas Forales vascas tienen competencia sobre el 100% del IRPF. Y, para combatir la disparada inflación que padecemos, han decidido:

1)Deflactar los tramos de la tarifa del IRPF 2022 un 5,5%.

2)No actualizan las deducciones, pero las rentas inferiores a 30.000 euros aplicarán en el IRPF 2022 una deducción anti-inflación de 200 euros.

El objetivo declarado por Urkullu es luchar contra la inflación inyectando 250 millones en los bolsillos de los contribuyentes vascos: 140 por la deflactación y 110 por la deducción anti-inflación.

Esto se hace en una Comunidad donde no gobierna el PP, sino el PNV con el apoyo de los socialistas. Y lo alucinante es que la deflactación se decide con el voto favorable del Partido Socialista. Está claro que, para los socialistas, el resto de los españoles no merecen el mismo trato que los vascos.

Madrid deflacta la tarifa del IRPF

La Comunidad de Madrid, como todas las Comunidades (salvo País Vasco y Navarra) tienen competencia sobre el 50% del IRPF. Para eso tienen su escala autonómica.

Madrid ha sido la segunda autonomía en entender que la inflación obliga a deflactar los tramos de la tarifa del IRPF 2022. En consecuencia, su escala autonómica se deflactará, en todos sus tramos, un 4,1%. El mínimo personal y familiar también se actualiza en un 4,1%. Este porcentaje es el incremento medio de los sueldos en la Comunidad, según datos del INE.

Andalucía deflacta la tarifa del IRPF y suprime patrimonio

La tercera autonomía en entender esto ha sido la andaluza. Por Decreto-Ley de 20 de septiembre de 2022 se deflactan los tres primeros tramos (hasta 35.200 euros) de la escala autonómica del IRPF 2022 en un 4,3%. También se actualiza en el 4,3% el mínimo personal y familiar.

Y se bonifica al 100% la cuota del Impuesto sobre el Patrimonio con efectos desde este ejercicio 2022. Gran novedad. Siguen el ejemplo de Madrid.

Y Murcia, y Galicia

La Comunidad de Murcia también ha decidido deflactar la escala autonómica del IRPF en un 4,1%. Y piensa seguir bonificando Patrimonio al 100%.

Y Galicia anuncia que bonificará Patrimonio al 50%.

Qué opinión merecen estas rebajas fiscales

1.La deflactación de la tarifa IRPF

Ésta es una medida de pura justicia fiscal. No hacerlo equivale a incrementar solapadamente la carga tributaria del IRPF. En esto está de acuerdo todo el mundo. Y el empecinamiento del Gobierno central (y de las Autonomías) en negarse a deflactar es impresentable. Más aún tras ver lo que hacen los socialistas en el País Vasco. Ahora contraprograman con el Impuesto a las Grandes Fortunas.

2.La supresión de Patrimonio.

Ésta es otra medida de pura justicia fiscal. El Impuesto sobre el Patrimonio es una antigualla que no existe en ningún país de la Unión Europea. Y eso es por una razón muy sencilla: este Impuesto grava el ahorro de los contribuyentes, es decir, el dinero que les queda después de vivir y haber pagado IRPF o Sucesiones. Por eso, supone una doble imposición. Con el agravante de que el impuesto machaca, año tras año, el mismo importe ahorrado. En un período largo este Impuesto se come todo el ahorro. Por eso no existe en ningún sitio. Ningún país quiere que los altos patrimonios huyan.

El impuesto sobre el Patrimonio es líder en ineficiencia. Es el que menos dinero recauda y el que más perjuicios produce. Sólo recibe apoyos desde una visión populista y tercermundista de la economía.

Los medios de comunicación afines al Gobierno hablan de Patrimonio como si fuera un impuesto normal. Se escandalizan de que 500 multimillonarios de Madrid no paguen Patrimonio. Como si este impuesto se pagase en otros países. También utilizan la milonga de que pague más quien más tiene, olvidando que lo que se tiene ya ha pagado impuestos. Otros dicen que la presión fiscal en España es 7 puntos inferior a la media de la UE, olvidando que esa diferencia no se debe a los impuestos directos sino al IVA y a los impuestos sobre los combustibles.

Y ahora anuncian un impuesto sobre las grandes fortunas (IGF)

La supresión de Patrimonio en Andalucía, aunque sólo supone 93 millones, ha abierto la caja de los truenos. Así, el Gobierno ha decidido meter a los ricos en el saco de los malos, junto a energéticas, petroleras y bancos (y lo que surja), prometiéndoles un estacazo a través de un IGF.

Es increíble que el Gobierno recurra a estacazos fiscales en momentos como éste, cuando se ha instalado el miedo a la inflación, a los tipos de interés, a la recesión y al paro. Es lo contrario de lo que se hace por el mundo. Esta política va a traer perjuicios para la economía, y el Gobierno lo sabe. Pero ponen por encima de todo el impacto electoral que ellos esperan de estas medidas. Como si los votantes fueran tontos.

Se sabe poco del IGF. Será un impuesto estatal, que se aplicará en toda España (salvo País Vasco y Navarra). En principio tendrá vigencia sólo en 2023 y 2024. Recaerá sobre los que tengan un patrimonio muy por encima de los 700.000 euros que ahora se toman en cuenta para pagar Patrimonio. No se sabe qué importe van a poner. La cuota a pagar por el IGF será superior a la que sale ahora por Patrimonio. Y del importe que haya que pagar podrá deducirse lo pagado en la Comunidad Autónoma. Si no se ha pagado nada, como ocurre en Madrid, no podrá deducirse nada. De esto se trata. De que los ricos de Madrid paguen. Y los de Andalucía.

Hablaremos del IGF cuando se sepan sus detalles. De entrada, podemos decir que es un Impuesto, reforzado, sobre el Patrimonio, por lo que tiene sus mismos vicios, agravados. Y que su carácter estatal supone una invasión injustificable en las competencias fiscales históricamente asumidas por las autonomías españolas.

Qué debería hacer la Generalitat

Cataluña es la Comunidad donde más impuestos se pagan. Con diferencia. La escala catalana del IRPF es la más cara de España. El Impuesto sobre el Patrimonio se exige al nivel más duro de España. En Sucesiones pasa lo mismo. Y en Transmisiones Patrimoniales. Y hay una batería de impuestos propios sin comparación con ningún sitio.

Este infierno fiscal está lastrando la recuperación económica. Cataluña se está quedando atrás. Los empresarios lo dicen constantemente. Cataluña necesita superar esto y enviar señales de empatía con el tejido productivo. Es una tontería acusar a Madrid de hacer dumping fiscal por su capitalidad. Lo que tiene que hacer Cataluña es convertirse es un territorio atractivo para la inversión y la creación de empleo. Ahora no lo es.

De entrada, sugerimos que la Generalitat deflacte la escala autonómica y suprima Patrimonio.

Este es un momento inmejorable para hacerlo, gracias al fortísimo incremento recaudatorio que se está viendo en el IRPF y en el IVA por la inflación. Ya sabemos que la cesión del 50% de estos impuestos es la mayor fuente de ingresos de la Generalitat.

Según datos de la AEAT, a julio de 2022, la total recaudación por IRPF crece un 17,4% respecto a la de 2021. Y la de IVA crece un 17,8%.

En 2021 la Generalitat recibió 11.610 millones por IRPF. Y 7.013 por IVA.

Asumiendo que los porcentajes de incremento de todo el año 2022 sean los de julio (cosa muy probable), Cataluña recibirá en 2022, por IRPF, 2.020 millones más que en 2021. Y, por IVA, recibirá 1.248 millones más.

A la vista de estas cifras, ¿no resulta perfectamente asumible renunciar a los 587 millones recaudados por Patrimonio en 2021? Le harían un gran favor a la inmensa mayoría de los paganos por Patrimonio. Sólo pagarían los más ricos, por el IGF del Estado.

Y el coste de deflactar la tarifa estará en torno a los 300 millones. ¿No es también perfectamente asumible ese coste?

¿Por qué no se lo piensan?

¿Y ERC y Junts van a votar a favor del IGF, aunque invada sus competencias fiscales? Seguramente sí, para fastidiar a Madrid. Así nos va.

Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
dfactory

Lo Más visto

El Ayuntamiento de Tarragona pide disculpas por colocar por error un cartel en castellano

La intransigencia del nacionalismo en la cuestión lingüística está alcanzando cotas desusadas. Esta semana, la Generalitat ha anunciado un paquete de 100...

Cataluña pierde la sede de la Agencia Espacial la misma semana que envía al espacio su segundo nanosatélite

Cataluña no acogerá la sede nacional de la Agencia Espacial. El Gobierno central ha anunciado este lunes que será Sevilla la ciudad...

Una exdiputada de Cs culpa a Arrimadas de la debacle en Cataluña

La agónica situación que atraviesa en estos momentos Ciudadanos en toda España parece la ocasión ideal para que algunos se decidan a...

Leguina sobre Sánchez tras ser expulsado del PSOE: «Voy a mostrar su verdadera cara»

El PSOE ha anunciado este martes la decisión de expulsar del partido al "único presidente socialista que ha tenido la Comunidad de...