dfactory
dfactory
dfactory
dfactory

OPINIÓN | El futuro de Junts quedará hoy visto para sentencia

El secretario general de JxCAT, Jordi Turull. EFE.

El futuro de Junts quedará hoy visto para sentencia. Esta tarde a las cinco se pondrá punto y final a la consulta en la que la ejecutiva del partido ha llamado a sus más de seis mil militantes con derecho a voto para que se pronuncien sobre si Junts debe abandonar el ejecutivo catalán.

La consulta, que empezó la media noche del jueves, es la respuesta de la ejecutiva del partido a las graves divergencias generadas en el seno del gobierno catalán y que acabaron con la destitución del vicepresidente, Jordi Puigneró, acusado desde la formación republicana de deslealtad.

En un comunicado, la Sindicatura Electoral de Junts pidió a sus militantes que mantuvieran la máxima neutralidad en la votación. En especial, se dirigía a los dirigentes que ostentaran cargos públicos o estuvieran en la ejecutiva del partido.

La formación liderada por Pere Aragonés aguarda expectante el devenir de la consulta. ¿Podrían gobernar en solitario si la militancia de Junts decide abandonar el Govern?

No obstante, la mayoría de pesos pesados de la formación ya dieron a conocer cuál sería el sentido de su voto. Por su lado, la formación liderada por Pere Aragonés aguarda expectante el devenir de la consulta. ¿Podrían gobernar en solitario si la militancia de Junts decide abandonar el Govern?

La división de la militancia de Junts: un ejercicio de «salud democrática»

El «govern de Catalunya» formado por la coalición entre ERC y Junts podría tener las horas contadas. La decisión está en manos de la militancia de Junts y no parece haber una postura clara dentro del partido.

Desde la presidencia, Laura Borràs hace campaña a favor del no. Entiende que «por responsabilidad, coherencia y respeto a los afiliados y votantes independentistas del 14F» la formación debe abandonar el ejecutivo catalán.

Distinto sucede con Jaume Giró y la mayoría de consejeros, quiénes entienden que el partido debe seguir formando parte del «govern» y continuar avanzando en los retos y objetivos marcados en el pacto de investidura. 

Por su lado, el secretario general del partido, Jordi Turull, da una imagen de ejemplaridad a sus compañeros. La Sindicatura Electoral pidió máxima neutralidad en la votación, extremo que el exconsejero no ha dudado en acatar.

La postura dentro de la militancia no es homogénea. Se vive un auténtico terremoto que incluso amenaza con desestabilizar Waterloo. El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se ha pronunciado de forma indirecta sobre cuál debería ser el papel de Junts de ahora en adelante.

Lo ha hecho después de retwitear en su cuenta personal un artículo publicado por el portavoz de Junts, Josep Rius, en el que afirma que «ante el inmovilismo de ERC para cumplir el pacto de gobierno que firmamos y que debía permitir avanzar hacia la independencia. Hago público mi voto: Sí a Junts. Sí a la independencia. No en este Govern».

No obstante, desde dentro del partido aseguran que la pluralidad de opiniones de su militancia es símbolo de salud democrática, asegurando que quieren desmarcarse de los partidos en los que «manda un único poder». Ahora bien, ya hay voces dentro del partido posconvergente que hablan de una posible escisión de la formación.

ERC sube el tono y tilda a Junts de «irresponsables y desleales»

Antes de que diera inicio la jornada de votación en el seno del partido posconvergente, la formación republicana advertía que «una parte notable de Junts hace tiempo que trabaja para romper el gobierno del país».

Lo hacía a través de su secretaria general adjunta, Marta Vilalta, quién urgía a Junts una respuesta rápida sobre su continuidad en el gobierno. Vilalta advertía que los republicanos «están preparados para todos los escenarios, como gobernar en solitario». 

Se vive un auténtico terremoto que incluso amenaza con desestabilizar Waterloo

Las declaraciones de la secretaria de ERC no dejaban a nadie indiferente. Y es que el partido presidido por Oriol Junqueras no dará su brazo a torcer. La moción de confianza fue una desleal amenaza hacia el presidente Aragonés, quién demostró su autoridad destituyendo al ya ex vicepresidente de la Generalitat.

Ahora bien, tras un espectáculo de este calibre todos deberían sacar sus propias conclusiones. Y una debería ser conjunta: la cuestión de confianza presentada por el propio Presidente de la Generalitat, con el beneplácito de sus consejeros, es una medida democrática y parlamentaria que hubiera evitado llegar a esta situación.

Pero en ocasiones el trono tiene mayor peso que aquello que se representa. Y no me refiero ni a unos ni a otros. Me refiero a la política en general. Porque en este grandísimo espectáculo, ¿dónde hemos quedado los ciudadanos?

Pablo De Palacio
Pablo De Palacio
Abogado y Criminólogo. Me interesa la política y la justicia que huye de los dogmas del poder. Pertenezco a la Asociación Liderem en el campo de la Ciberdelincuencia & Seguridad.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
dfactory

Lo Más visto

Ada Colau: «Me compro la ropa como buenamente puedo y con mi dinero»

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha tenido este jueves un pequeño enfrentamiento con una estudiante de Periodismo de la Universitat Pompeu...

Eva Parera: «No hay nada más dañino para las mujeres que el Ministerio de Igualdad de Irene Montero»

La presidenta de Valents y candidata de esta formación a la Alcaldía de Barcelona, Eva Parera, ha asegurado este viernes, durante la...

El 76% de los detenidos en Barcelona hasta junio era extranjero, según la Guardia Urbana

El 76% de los detenidos por la Guardia Urbana en Barcelona entre los pasados meses de enero y junio era de origen...

40 entidades firman un manifiesto contra la derogación del delito de sedición

40 entidades constitucionalistas han firmado de momento un manifiesto contra la derogación del delito de sedición pactada entre ERC y el Gobierno...