BNEW
BNEW
BNEW
BNEW

ANÁLISIS / Pedro Sánchez solo piensa en las elecciones (y eso puede ser un error)

Los Presupuestos Generales del Estado de 2023 están redactados con la vista puesta en mayo y diciembre

Pedro Sánchez en una visita a la pastelería Monroebake, en Getafe (Moncloa)

El Gobierno acaba de presentar en el Congreso los Presupuestos del Estado y de la Seguridad Social para 2023. Hay que advertir que no se incluyen aquí los Presupuestos de las Autonomías ni de los Ayuntamientos. Por eso, las cifras de gasto que aparecen en Sanidad y Educación son ridículas. 

Las CCAA reciben fuertes transferencias del Estado: el 50% de IRPF más el 50% de IVA más el 58% de Impuestos Especiales (carburantes, tabaco y alcohol). En los Presupuestos vemos la recaudación total y el importe transferido. Pero no vemos lo que las CCAA recaudan por los impuestos cedidos (Transmisiones, Sucesiones, Patrimonio y Juego) y por sus impuestos propios. Y tampoco vemos los gastos autonómicos, que son sobre todo Sanidad y Educación.

Algo parecido, con menos importe, pasa con los Ayuntamientos. En los Presupuestos vemos las transferencias que se les hacen por su participación en los tributos del Estado. Pero no vemos lo que recaudan por sus impuestos propios, como el IBI, IAE, Circulación, Plusvalía… Y tampoco vemos sus gastos.

Si no se tiene la foto completa no se sabe bien qué pasa con el dinero. No hay datos exactos, pero, para hacernos una idea, estimamos que los ingresos públicos totales en 2023 estarán en torno a los 600.000 millones. Los gastos serán unos 650.000. Bastante más que lo que figura en estos Presupuestos.

En qué se va a gastar el dinero en 2023

1.PENSIONES Y PRESTACIONES SOCIALES: 194.400 millones, 533 diarios.

Este es el capítulo fundamental. Es el 30% del gasto del conjunto de las Administraciones. El Gobierno quiere cumplir a rajatabla lo que prometió en la Ley y prevé subir las pensiones en la media del IPC interanual entre los meses de diciembre de 2021 y noviembre de 2022. Prevé un 8,5%. Ya veremos lo que sale al final. Ojalá sea menos. Esta subida supone nada menos que 19.000 millones de euros, un 11% más. Estratosférico.

2.SUELDOS DE FUNCIONARIOS: 153.000 millones (ésta es la cifra delconjunto de las Administraciones). 419 millones diarios.

Este es el segundo capítulo más importante. Junto con las pensiones, se comen el 54% del gasto público total. Van a subir en 2023 un 3,5%. Admirable esfuerzo, pues el IPC previsto en 2022 es un 8,5%. 

En los Presupuestos no aparecen los sueldos de los funcionarios de las Autonomías ni de los Ayuntamientos. Sólo aparecen los de la Administración Central (básicamente Ejército, Guardia Civil, Policía, Hacienda, Seguridad Social…); son el 20% de los 2,6 millones de funcionarios. El 58% está las Autonomías, básicamente en Educación y Sanidad. Y el 22% restante está en los Ayuntamientos. 

3.INTERESES DE LA DEUDA PÚBLICA: 31.270 millones, un 3,6% más

La deuda pública española sigue disparada. El Gobierno no hace ningún esfuerzo para contenerla. Todo lo contrario. La última cifra, al final de julio 2022, es 1,487 billones de euros. Deber esta montaña de dinero implica pagar muchos intereses. Es cierto que la mayor parte de la deuda procede de emisiones antiguas y devenga intereses bajos, pero esto se ha acabado. Al terminar 2021 el tipo de interés del bono español a 10 años estaba en el 0,57%. Ahora está en el 3,40%. Brutal diferencia. Y subirá más. Las nuevas emisiones nos van a hacer sufrir. Cuidado con esto. 

4.PRESTACIÓN POR DESEMPLEO: 21.280 millones, un 5% menos

Este capítulo sube porque se aumenta la prestación a partir del 6º mes. Y baja por la mejora prevista en la ocupación. 

5.INVERSIONES: 11.870 millones, un 33% más.

Fuerte subida. Con especial dedicación a Cataluña, que recibirá el doble que Madrid. Aunque la madre del cordero está en lo que sean capaces de ejecutar.

6.DEFENSA. Fuerte incremento, un 25%, por los compromisos con la OTAN.

7.MÁS GASTO SOCIAL. Se mejora un 8,5% el Ingreso Mínimo Vital. Y hay más dinero para Dependencia, Becas y otras ayudas. En clave muy electoral.

8.En 2023 se mantendrán los 20 céntimos por litro de combustible para todo el mundo, la rebaja en el IVA de la electricidad y el gas y el abono de transporte ferroviario. Todo sea por los votos.

Todo esto supone 32.000 millones de mayor gasto.

Qué ingresos piensan obtener

1.AUMENTO DE LA RECAUDACION TRIBUTARIA HASTA 263.000 millones, un 7,7% más (19.000 millones más).

El Gobierno prevé que en 2023 el PIB crecerá un 2,1%. El Banco de España sólo prevé un 1,4%. Ya veremos. Y así el Gobierno dispara la recaudación tributaria un 7,7%. Piensa recaudar 113.000 millones por IRPF (8.000 millones más que en 2022) y 86.100 millones por IVA (4.800 millones más). Demasiado optimista.

Aparece en el texto legal la rebaja del IRPF para las rentas del trabajo inferiores a 21.000 euros brutos (realmente afecta a rendimientos netos inferiores a 19.747 euros, sin contar aquí los 2.000 euros de reducción general). Esto beneficia sólo a un 20% de los declarantes y supone una menor recaudación de sólo 1.881 millones. El Impuesto sobre las Grandes Fortunas irá en una ley diferente.

2.AUMENTO DE LAS COTIZACIONES SOCIALES HASTA 152.000 millones, un 11% más (15.600 millones).

Sin avisar a nadie han destopado el importe de la base máxima de cotización, desde los 49.668 hasta los 53.940 euros. Además, hay una sobre-cotización del 0,6% para el Mecanismo de Equidad Intergeneracional. Y está claro que van a aumentar el salario mínimo, gran baza electoral, de fuerte impacto en las cotizaciones. Con esto, y la mejora en la ocupación, elevan la recaudación por cotizaciones sociales hasta 152.000 millones. Aún así, la Seguridad Social necesita una transferencia descomunal desde el Estado: 38.800 millones. Tremendo.

3.AUMENTO DE LA DEUDA PÚBLICA, en lo que haga falta. Prevén un déficit del 5%, unos 63.000 millones. Ojalá no sea más.

Nuestros comentarios

1.La clave de la cuestión está en las pensiones. Una subida del 8,5%, 19.000 millones, se lo come todo. Mucha gente opina que este país no se puede permitir esta subida. ¿Cómo se explica que el sueldo de un funcionario suba un 3,5% y el de un pensionista el 8,5%? Es puro electoralismo. Y es tan incongruente que puede que ni siquiera sea rentable electoralmente.

Desde ópticas más sensatas (Banco de España) se propone discriminar la subida según el nivel de rentas. Quizá las pensiones inferiores a 14.000 euros anuales (el salario mínimo) podrían subir un 7 ó 6%. Entre 14.000 y 24.000 euros la subida podría ser del 6 ó 5%. Y por encima, un 5 o un 4%. Algunos millones se ahorrarían. Esto sería una apuesta por la sostenibilidad. Lo entendería casi todo el mundo. Ya dijo un experto en pensiones que se quedaría más tranquilo si no le subieran todo el IPC.

2.El aumento de las partidas por desempleo, inversiones y gasto social tiene un aroma descaradamente electoralista. Y en la tramitación parlamentaria veremos más concesiones a ERC y PNV. Lo de siempre.

3.Hay demasiado optimismo en las previsiones sobre recaudación de impuestos y cotizaciones sociales. Ya veremos hasta dónde se llega. El destope en las bases máximas de cotización y la sobre-cotización del 0,6% es una mala noticia para el empleo, se hace a espaldas de los empresarios y pone palos en las ruedas del Pacto de Rentas. ¿Por qué lo hacen con tan malos modos?

4. ¿Y qué está pasando con la gestión de los Fondos Europeos? Son 70.000millones de subvenciones a utilizar antes de 2026.El Banco de España acaba de decir que vamos con bastante retraso. El Círculo de Empresarios se queja de que hay demasiada burocracia, las empresas no son capaces de acceder a las ayudas, el dinero no está llegando a la economía real… Leemos que en lo que va de 2022 sólo hemos usado 13.000 millones de los 27.000 asignados. Parece que tendremos que pedir prórroga para poder seguir gastando después del 2026. Increíble. El Gobierno debe ponerse las pilas con esto. Necesitamos una Agencia independiente.

5. En resumen: Pedro Sánchez sólo piensa en las elecciones de mayo y diciembre de 2023, y el Presupuesto está elaborado en clave puramente electoral. Los ingresos serán inferiores a lo previsto. Pero van a gastar todo lo presupuestado, que es excesivo, sobre todo en pensiones. Así va a ser difícil que el déficit sea el 5%. Necesitaremos más deuda. ¿Aprobará la mayoría de la gente esta forma de llevar las cuentas?

Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

BNEW

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Un periodista deportivo de TV3: «La Roja me la trae floja»

TV3 ha sido denunciada en numerosas ocasiones por su sesgo hispanófobo. El último episodio teñido de esta inclinación tuvo lugar ayer en...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

Vic inaugura un buzón para denunciar el uso del castellano

Prosigue el hostigamiento institucional contra el bilingüismo en Cataluña. El Ayuntamiento de Vic ha anunciado a través de redes sociales la puesta...