dfactory
dfactory
dfactory
dfactory

Catalunya y la Selección

A pesar de todo y de todos, la Selección, con Luis Enrique al frente, sigue levantando pasiones.

Es la Selección del Barça. Para los nacionalistas catalanes poco importa. Al contrario, molesta. Les molesta porque no les gusta ver a catalanes de nacimiento o adopción comprometidos con España. Como ya ocurrió en Sudáfrica, este ADN Barça y los buenos resultados y juego de la Roja acercan la Selección a todos los catalanes que no militan en el hooliganismo antiespañol. Los éxitos refuerzan el sentimiento de pertenencia y para el nacionalismo-secesionismo nada es peor para sus aspiraciones. Ver a los niños y jóvenes disfrutar con el juego y las victorias de la Selección les irrita profundamente. Toda su estrategia se basa en denigrar a España como un país perdedor, atrasado, antidemocrático.  

Toda su estrategia se basa en denigrar a España como un país perdedor, atrasado, antidemocrático

No les gusta que la Selección tenga en el Barça su columna vertebral. Y menos que los jugadores representen la Catalunya real, la Catalunya plural, la Catalunya bilingüe. Preferían una Selección sin ese ADN azulgrana, más fácil de criticar y denostar, sobre todo si las cosas no salen bien. Mientras en muchos países se decreta festivo el día que juega su selección y se alaba la vehemencia de su hinchada, en Catalunya se destruyen carpas de la Selección, no se permiten pantallas gigantes o, en Baleares, una profesora de catalán castiga a unos chavales por llevar la bandera española a clase. Parece excesivo. Si hubiera sido la estelada probablemente ningún problema, como ya se vio en la época de euforia independentista en muchas escuelas.. Si hubiera sido de otro país, dudo mucho que sus portadores fueran enviados a casa. La doble vara de medir tan en boga entre independentistas y amigos de la ideología del despertar

En Catalunya se destruyen carpas de la Selección, no se permiten pantallas gigantes. En Baleares, una profesora de catalán castiga a los chavales por llevar la bandera española

Tampoco les gusta la Selección a aquellos a los que les molesta una España plural y aprovecharán para cargar contra ella si las cosas salen mal, aunque, a regañadientes, se apuntarán al éxito si la Roja sigue avanzando hasta la final. El sentimiento dual de muchos catalanes, sentirse españoles y catalanes sin complejos, tiene muchos enemigos en Catalunya y en el resto de España. En tiempos en que la presión organizada de los lobbies en medios y redes pretende adoctrinar e intimidar a la sociedad desde los extremos, los moderados no deberíamos acobárdanos y autocensurarnos. Malos tiempos para la libertad individual.

Francesc Moreno
Francesc Moreno
Abogado y editor. Ha sido profesor de derecho financiero en la UAB y derecho mercantil en la UB. Fundador de cronicaglobal.com y SCC .

NOTICIAS RELACIONADAS

1 COMENTARIO

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
dfactory

Lo Más visto

Pujol culpa a la inmigración de que los catalanes estén cada vez más «aminorados»

El expresidente Jordi Pujol ha culpado a la inmigración de que los catalanes cada vez sean menos en Cataluña. Lo ha hecho...

La desinformación, concepto de moda para encubrir la censura

La desinformación se define como información falsa o engañosa que se difunde de manera intencionada para engañar o intentar manipular las creencias,...

Colau denuncia los «insultos» y «amenazas» que reciben las mujeres que se dedican a la política

La sorprendente dimisión de la ya ex primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha sido utilizada por la alcaldesa de Barcelona,...

ANÁLISIS / El PIB ya no es lo que parece

El 6 de agosto publiqué en este diario un artículo titulado “¿De veras aumentó el PIB en el segundo trimestre de 2022?”...