SIL
SIL

ENTREVISTA / Rosa María Esteva (Grupo Tragaluz): «Necesitamos políticos como Chicote»

Fundadora también del hotel Omm, Rosa María Esteva sigue al frente del Mordisco, el primer restaurante que abrió

Rosa María Esteva, fundadora del Grupo Tragaluz y del Hotel Omm.

Recientemente incluida en el ‘Top 100 Mujeres Líderes en España’ de Mujeres&cia, decir Rosa María Esteva es una forma de deletrear “Barcelona”. Y una expresión de empoderamiento femenino, trufada (difícilmente mejor dicho) de pasión, emprendeduría, gastronomía, arte, diseño y sociedad civil. Ama de casa hasta los 40 años, en 1987 creó el Mordisco. Le siguieron la veintena de restaurantes del Grupo Tragaluz y el hotel Omm, premio Travel&Leisure (NYC) al hotel más innovador en el mundo de menos de 75 habitaciones, en el que contó con la colaboración los hermanos Roca. Hoy sigue al mando del Mordisco, donde comemos juntos y disfrutamos del festival humano que se desencadena a su paso.

El restaurante está lleno hoy…

Cada día, lo está cada día… 

De ama de casa a líder de un grupo empresarial. ¿Cuál es la receta?

Tener ideas y no mirar Internet

¿? Cuando lo suyo empezó, aún no había Internet

(Risas) Tuve la suerte de que, en mi época, no te descargabas juegos de ordenador como el Candy Crush, o Minecraft. Cuando necesité inventarme un futuro profesional, mi cerebro sólo sabía funcionar por sí mismo. Y así creé un nuevo tipo de restaurante, como el Mordisco, en un pasaje entonces feo, que no era transitable. 

¿Qué apoyos tuvo?

Por ejemplo, encontrarme con Pasqual Maragall, que imaginaba una Barcelona con capacidad de crecer, de ponerse en el mapa de las ciudades más interesantes del mundo. Una ciudad de cultura, con festivales y ópera, en la que callejear a gusto, disfrutar sus plazas y edificios, que hablan de nuestra historia. 

Y una nueva restauración, de calidad, mediterránea, asequible…

Si. Y es que el placer de crear recetas de nuevos platos, elaborarlos y disfrutar comiéndotelos no lo entiende el ordenador, pero es una experiencia de pura vida. Y más ahora, cuando la comida también será calculada y fabricada en serie.

En las fotos, la suelo ver acompañada, artistas, escultores y diseñadores

Si, Peret, Mariscal, Mario Eskenazi, Artigas, Pepo Navarro y muchos otros, con los que hemos creado juntos y colaborado.

¿Qué valora más en la oferta de un restaurante?

Yo, sin duda, el cariño. Hacer que te sientas bien. Es la diferencia entre ir a casa de un amigo que no te hace caso, o a la de otro que te dice “¿te puedo dar una croquetita? ¡Ven que te enseñaré la cocina!” 

Poco antes de la pandemia, Tragaluz fue vendido al grupo Miura. ¿Fue el mejor momento posible?

Fue la necesidad. El Covid ya estaba aquí, yo tenía 3000 empleados, ¡3000 sueldos! Si viene una tormenta, lo inteligente es saberla navegar. Yo tenía 80 años y mi hijo, que es director general, también lo veía como la única solución.

Rosa Maria, viene una persona a saludarle..

Hola Rosa María ¿cómo estás? ¡Este mes que viene es tu cumpleaños! ¡Tienes que despedir a mi hijo!… “¡Hola! Este señor me ha hecho casi todas las obras del restaurante…”

¿Sigue callejeando por Barcelona?

La ciudad ahora es diferente. Algo horroroso es el tema de la suciedad. Ayer, por ejemplo, pasó por Passeig de Gràcia un camioncito que tira agua y la operaria de limpieza no hizo nada, pero seguro que cobró por hacerlo. Mira, hice fotos.

Bueno… estos operarios quizás siguen un protocolo.

Pagamos por la limpieza, pero no se supervisa bien. Yo hablé con Trías hace poco, le dije que lo peor que tiene Barcelona es la suciedad, me dijo que tengo razón.

Según las encuestas, las principales preocupaciones de los barceloneses son la limpieza y la seguridad

Yo lo que digo es que no te puedes comunicar eficazmente con la policía, ni con otras áreas. Que quieren hacer un pueblo de la calle Aragón y que donde ya había, un poco, un pueblo alrededor de la Catedral, lo quieren quitar y ponen supermercados.

¿Qué propone para recuperar “ese” espíritu de Barcelona?

Buscar un Maragall, y a políticos que les guste la ciudad, que le guste la estética y no el dinero. Que sean como Chicote, que va a un restaurante que no funciona, lo mueve todo y lo hace funcionar bien.  

En un mismo edificio, La Puñalada, su vivienda y el hotel…

Si, el edificio es el mismo, interiormente se comunican. La Puñalada, estaba en unos terrenos donde paraban los caballos para comer. A veces, caminábamos desde la Plaça de Espanya a Gracia, de donde era mi abuelo, por un camino de hierbas. Mi abuelo compró esos terrenos. 

Rosa Maria, viene otra persona a saludarle…

¡Hola Rosa, soy Ricard Tomás Herrero, no sé si te acuerdas! Estuvimos en China juntos…ahora estoy en Kirguistán, en Asia Central, llevo 9 años. ¡Vengo a verte a ti! “Si, claro Ricard, fue muy interesante, te enviaré algunas fotos que guardo”

Rosa María, que viene otra persona

Rosa, un saludo, soy Xavier de Balaguer, siempre te recuerdo, cuando yo llevaba la estrategia de moda del Ajuntament…

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Puigdemont rompe con Sánchez y se acerca a Feijóo

La ruptura entre Puigdemont y Sánchez es irreversible. Puigdemont considera que Sánchez no ha cumplido, véase el no reconocimiento del catalán en...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El Cercle d’Economia pide al PP que se acerque al centro y reconozca el «hecho diferencial catalán»

El presidente del Círculo de Economía catalán, Jaume Guardiola, reclamará al Partido Popular de Alberto Núñez Feijoó que éste ponga todo su...
SIL
- Publicidad -