SIL
SIL

ECOS INDEPENDENTISTAS / Optimistas, cascarrabias y el concejal vigilante

Jordi Martí Grau, teniente de alcalde de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad y concejal de Presidencia y Presupuestos.

Twitter es un gallinero global donde ni los políticos ni los medios de comunicación veraces deberían haber entrado nunca, pero ahí están, metiendo la pata algunas veces, quedando en evidencia muchas. Véase el caso de Jordi Martí Grau, veterano socialista que se incorporó a la lista de Ada Colau en 2019 y desde entonces es concejal de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad. El pasado 22 de febrero publicó un tweet para hacerle saber al director de un diario lo que le gusta y lo que no.

Dice así: «Una buena forma de entender el debate barcelonés actual, es leer dos artículos de hoy en la Vanguardia. Del resentimiento a la esperanza. Del cascarrabias al optimista.» Y dirigiéndose a Jorge Juan, director de dicho diario, afirma: «Me apunto a la Barcelona de Jorge Carrión.» Carrión, escritor y profesor de la UPF, firma un artículo titulado Futura Barcelona en el que menciona diferentes eventos barceloneses y se posiciona a favor de los últimos disparates municipales: 

«En menos de cuarenta años hemos pasado de “Barcelona, posa’t guapa” a “Barcelona’t”. Y para barcelonearnos deberíamos encontrar un equilibrio entre recordar y proyectar, entre la historia y las nuevas ciencias y tecnologías, entre lo local y lo global. El icono de ese equilibro es la superilla. La evolución natural del Plan Cerdà y de la ciudad jardín responde a la crisis de los combustibles fósiles, a la ecoansiedad contemporánea.»

Barcelona, posa’t guapa fue el lema de un programa de rehabilitación de edificios en tiempos de Pascual Maragall y Joan Clos. Barcelona’t amb TMB es una reciente campaña para incitar al uso del transporte público. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra, más allá de hacer juegos de palabras? 

Carrión intenta convencer al lector de que la conversión de amplias áreas céntricas de la ciudad en zonas peatonales donde se prohíbe el tráfico de vehículos responde a una necesidad contemporánea a la que hay que someterse. Luchar contra una enfermedad inventada que nadie padece, la «ecoansiedad», pasaría por encima de los trastornos manifiestos que causan en los ciudadanos, en el comercio y en las empresas las dificultades impuestas al desplazamiento tanto para el ocio como para el negocio. Esto es, según Martí Grau, «la esperanza de un optimista».

Tropiezos y crispación

El otro artículo es de Arturo San-Agustín: Tropezones. Habla de una zona muy concreta de Barcelona donde los peatones sufren caídas a diario. «En mi vida he tropezado muchas veces, pero nunca había tropezado con una de esas vallas de las obras públicas que se han apoderado de la ciudad y que acaban en dos largas patas que son las causantes de tanto tropiezo.» Cita otros factores de riesgo: «Incluso el permanente ruido de los martillos perforadores provoca en las personas mayores la desorientación, el aturdimiento y el temido tropezón, ayudado por bicicletas y patinetes eléctricos, es decir, motos, que pese a los dédalos actuales siguen imponiendo su veloz ley en las aceras.»

La referencia a «estas gentes leninistas del actual Ayuntamiento barcelonés y del Parlamento español», que siempre «abrazándose entre ellas y utilizando la sonrisa fingida (…) no nos han traído lo que pregonan sino la guerra incluso urbanística», puede haber molestado al gobierno consistorial pero no debería sorprenderles. «Mucho “pacificar” calles y plazas, pero la realidad es la crispación a que han sometido a los conductores y los tropezones de los peatones.» Esto es, según Martí Grau, «el resentimiento del cascarrabias». 

No es un exabrupto improvisado, pues el tweet contiene sendas imágenes de los artículos y da la impresión de ser haber sido pensado. Es habitual que un cargo político se dirija a un cargo periodístico para cuestionar una información o un comentario, incluso no es extraño que surja la amenaza de represalias, pero todo suele quedar dentro del mercado de favores entre la prensa y la política. Martí Grau lo hace en público y sin vergüenza. Presenta un acaramiento didáctico entre dos artículos publicados el mismo día en el mismo diario para comunicarle al director cuál es la línea correcta a seguir. 

La libertad, amenazada

Además, no son artículos del mismo género. El de Carrión es un sucinto ensayo destinado a comprender recientes decisiones municipales, y el de San-Agustín, como suele hacer, parte de una anécdota para sacar una conclusión categórica. Independientemente del posicionamiento a favor o en contra, ambos tipos de artículo tienen cabida en un diario generalista y no partidario. Y no es lícito acarar sin más un artículo abundante de referencias con otro más ligero y costumbrista. 

Pero qué más da, argumentaría Martí Grau si alguien se lo reprochase, se trata de un comentario personal, que por supuesto nada tiene que ver con el Ayuntamiento; pero ahí queda como muestra de una cada día más opresiva atmósfera mediática. Si no les aplaudes te pueden llamar de todo: cascarrabias resentido es sólo el primer paso. Y llaman la atención del director para ver si pueden silenciarte para siempre.

Hace años que Pablo Iglesias dictaminó que lo que ataca a la libertad de expresión es que existan medios de comunicación privados, como si no supiéramos que en los regímenes que atacan a la propiedad privada lo primero que desaparece es la libertad de expresión. 

Pero la idea sigue su curso y cualquier cargo, carguito o carguete se siente legitimado para pedir que se callen los que discrepan de su obra de gobierno. Da miedo pensar en lo que harían en caso de obtener mayorías más amplias. Por ahora aceptan la existencia de medios privados con la condición de que les den la razón y silencien las voces discrepantes. 

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La UAB obedece a la Junta Electoral y tapa su mural separatista

La neutralidad de las instituciones es una de las inquietudes de las entidades constitucionalistas catalanas, que han denunciado en numerosas ocasiones como...

El separatismo ultra culpa al Govern de «inacción» y de haber puesto «en peligro» la inmersión lingüística

La entidad ultra Plataforma per la Llengua, conocida por fomentar el acoso a trabajadores que no hablan catalán y por espiar a...
- Publicidad -