BNEW
BNEW

ANÁLISIS / Bruselas nos apretará las tuercas después de las elecciones

Con la pandemia y la guerra, Bruselas tuvo que olvidarse de sus reglas fiscales y dejar a los países barra libre para gastar

Vista de la fachada de la Comisión Europea.

Este miércoles la Comisión Europea presentó su Propuesta de Nuevo Marco Fiscal Europeo. A causa de la pandemia y la guerra de Ucrania, las reglas de ortodoxia presupuestaria han estado suspendidas cuatro años (desde 2020 a 2023 ambos inclusive). Pero ha llegado el momento de volver a la vida normal y eso será a partir de 2024 (justo cuando se estrene el Gobierno que surja de las elecciones de diciembre de 2023). Pero antes, veamos de dónde venimos.

LLEVAMOS 15 AÑOS MALOS

Tras la gravísima crisis de 2008, la recuperación fue muy lenta. El Banco Central Europeo no empezó a echar una mano hasta julio de 2012. Poco después, en los años 2015 a 2019, nuestras cifras no fueron malas del todo: a) Crecimientos del PIB en torno al 3%; b) Déficits en torno al 3%; y c) Deuda Pública en torno al 100% del PIB: éste era un dato muy malo pues veníamos de una Deuda que al final de 2010 estaba en el ideal 60%.

Y entonces tropezamos con la pandemia. Todo se derrumbó de nuevo durante los años 2020 y 2021: caídas del PIB del 10,8%, Déficits del 10,1% y aumento de la Deuda hasta el 118%.

Y, nuevamente, cuando levantábamos cabeza, nos encontramos en 2022 con la guerra de Ucrania, que ha traído, además de muerte y destrucción,un cacharrazo energético y una inflación desbocada. 

Sin embargo, la economía española se ha comportado en 2022 mejor de lo esperado: el PIB creció un 5,5%. Aunque todavía no hemos recuperado los niveles pre-pandemia (a diferencia de otros países). Y el Déficit se mantiene alto, un 4,8% (63.800 millones), pese al aumento espectacular de la recaudación tributaria (aumento debido en buena parte a la inflación). La Deuda Pública ha quedado en un 113,2%: 1,5 billones de euros. Tremendo.

BRUSELAS HA MANTENIDO SUSPENDIDAS LAS REGLAS FISCALES

Tras la crisis de 2008 y hasta 2019, España (como muchos países de la UE) incurrió en fuertes Déficits y aumentó su Deuda hasta niveles descomunales. El Banco Central Europeo permitió tal endeudamiento comprando ingentes cantidades de Deuda y manteniendo bajísimos los tipos de interés. Pero aquello tenía que acabarse. Bruselas estaba decidida a exigir a todos los países la regla fiscal del 3/60, es decir, Déficit inferior al 3% del PIB y Deuda inferior al 60% del PIB. Había que apretar las tuercas a los países forzándoles a situarse en la senda para alcanzar esos objetivos a medio plazo. Alemania pensaba incluso en exigir una rebaja anual de la Deuda de 1/20 del exceso sobre ese 60%. Durísimo.

Pero vino la pandemia y la guerra de Ucrania. Y Bruselas tuvo que olvidarse de sus reglas fiscales y dejar a los países barra libre para gastar lo que tuvieran por conveniente. Empeñarse en la austeridad hubiera sido políticamente suicida

Gracias a eso, el Gobierno de Pedro Sánchez ha podido aumentar la Deuda Pública desde los 1,203 billones de final de junio de 2018 hasta los 1,520 billones de final de febrero de 2023 (último dato disponible). Son 317.000 millones más, 186 millones más cada día. Y ya veremos lo que gasta de aquí a final de año. 

La economía española está dopada con Deuda para subir las pensiones, crear más empleopúblico, pagar el ingreso mínimo vital, rebajar impuestos al gas y electricidad, subvencionar el combustible, regalar el transporte, dar ayudas diversas… No pasaría nada si todo esto pudiéramos pagarlo con los impuestos, pero no es así. Se paga con más Deuda Pública. Y esto tiene un límite. Ya hemos llegado a ese límite.

EL NUEVO MARCO FISCAL EUROPEO

Tras muchas discusiones, la Comisión ha elaborado una Propuesta de Nuevo Marco Fiscal europeo, que deberá ser aprobada por el Parlamento y por el Consejo Europeo. Para aplicarlo a partir de 2024-2025. Veamos:

1.Se mantiene la regla del 3/60, pero flexibilizando su aplicación según las circunstancias: los países con Déficit/Deuda superiores al 3%/60% del PIB (Italia, España, Francia, Grecia, Portugal) presentarán un Plan de Ajuste a 4 años, que deberá ser aprobado por el Consejo Europeo. 

2.Durante el Plan el Déficit deberá ser rebajado anualmente en un mínimo del 0,5% del PIB, hasta situarlo por debajo del 3%. Para España esto supone, en el primer año, un recorte de 7.300 millones. Es una buena cifra. Y las cifras serán crecientes en los años siguientes.  

3.Respecto a la Deuda: no se establecen porcentajes de reducción concretos, pero se impone que, al final del Plan, la Deuda, medida en porcentaje de PIB, tendrá que ser menor que al principio. 

4.Durante el Plan el incremento del Gasto Público (descontando intereses de la Deuda y prestaciones por desempleo) no podrá ser superior al incremento del PIB.

5.En caso de incumplimiento del Plan, la Comisión impondrá multas, del 0,05% del PIB (unos 700 millones) cada 6 meses, hasta llegar al 0,5% del PIB.

COMENTARIOS

1.La Propuesta de Nuevo Marco Fiscal Europeo todavía no ha sido aprobada Los países más severos (Alemania, Holanda…) ven esa Propuesta demasiado laxa y proponen medidas más duras. A ver cómo queda esto al final.

2.El Gobierno español hace previsiones optimistas: dice que el Déficit Público, que en 2022 ha sido de un 4,8% del PIB, será de un 3,9% en 2023, de un 3% en 2024, de un 2,7% en 2025 y de un 2,5% en 2026. Así, cumplirá con antelación lo que quiere Bruselas. 

El Gobierno basa sus previsiones en el crecimiento de la economía y el correlativo aumento de los ingresos públicos. Por eso dice que no serán necesarios recortes. Pero este optimismo tropieza con la incertidumbre por la guerra de Ucrania, y con la tensión USA-China. La economía internacional  está lastrada por esa incertidumbre. Y ojalá que la inflación y los tipos de interés no nos den más sustos. 

3.Nadie sabe si en la próxima legislatura (2024-2027) seremos capaces de situar el Déficit en el prometido 2,5%. Desde luego, la actitud necesaria para ello no está en el ADN de este Gobierno. Hasta ahora, sólo han sabido gastar, (mucho, y a veces mal). Y no han tomado ni una sola medida dirigida al control del gasto. Mucho tienen que cambiar.

4.Lo malo es que, con un 113,2% de Deuda, llevar el Déficit al 2,5% no será suficiente. Para que esa montaña de Deuda sea sostenible y se aproxime en el medio/largo plazo al objetivo del 60%, necesitamos Déficits cercanos a cero durante muchos años. Y este será el caballo de batalla entre Bruselas y los Gobiernos a partir de 2028.

Un dato: con Déficit cero todos los años y un crecimiento nominal del PIB del 5% anual, tardaríamos 13 años en situar la Deuda en el 60% del PIB. Si el Déficit es el 1,5% o el 2% serán muchos más años. Esta es la cuestión.

5.Reducir el Déficit exige algo más que confiar en el crecimiento de la economía. Por ello, el Gobierno que surja de las elecciones de diciembre va a enfrentarse a una tarea muy complicada. Tendrá que recortar gastos. Tendrá que buscar más ingresos. Y que la gente lo entienda. Y que la economía siga creciendo. Cualquiera que sea ese Gobierno, esto no se podrá llevar a cabo sin grandes Pactos de Estado entre PSOE y PP. Y para ello necesitamos un clima político radicalmente diferente. Ése es nuestro mayor problema.

BNEW
Jesús Santidrian
Jesús Santidrian
Inspector de hacienda jubilado

NOTICIAS RELACIONADAS

BNEW

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

BNEW
- Publicidad -

Lo Más visto

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

Huyen en coche tras atracar un Caprabo en Vendrell con un fusil de asalto

Singular atraco en El Vendrell. Según informa El Caso, una banda asaltó un Caprabo de la calle del Segre del Vendrell, la...

Carvajal levanta pasiones en las redes tras su frío saludo a Sánchez

La recepción de Pedro Sánchez a la Selección tras el triunfo en la Eurocopa no ha estado exenta de polémica. Si tras...