bwaw24

Los hombres jóvenes se rebelan y votan contra el sistema

El presidente electo en Argentina, Javier Milei.

Los jóvenes, muy especialmente los hombres, han votado mayoritariamente a Milei. No es una novedad. En los últimos años, los hombres jóvenes votan contra gobiernos de izquierda por sentirse abandonados y discriminados por las políticas progres. La izquierda se ha volcado en agrandar las divisiones por identidades colectivas que han sustituido la lucha de clases del marxismo tradicional como motor de la historia y, demasiadas veces, de la histeria. Los oprimidos, las víctimas, según esta nueva forma de buscar enfrentamientos sociales y caladeros de votos, son las mujeres, el colectivo LGTBI, los no blancos, los inmigrantes. El opresor es único: el hombre blanco hetero, aunque los daños colaterales afectan a los hombres de todas las razas. El diseño tiene sentido: mujeres, homosexuales e inmigrantes son ampliamente mayoría social. La defensa legitima de derechos se ha convertido en misandria por parte de la vanguardia feminista radical.

Hoy se puede afirmar que los hombres jóvenes son los débiles, las victimas del sistema, según la terminología de los posmarxistas. Son los grandes olvidados. Mucho más fracaso escolar, menos universitarios, menos licenciados que las mujeres, y no por poco. Muchos más suicidios o población reclusa. Además, viven en un entorno en que cualquier cosa se considera masculinidad tóxica o micromachismo. Por ejemplo, hacer una lista de compañeras de clase más atractivas; a la inversa no se habla de feminidad tóxica. O actos de cortesía como abrir la puerta de un vehículo. Por otra parte, el rol paterno tiende a ser subestimado por la ideología dominante hoy.

No se trata de cuestionar los avances del feminismo, ni mucho menos la lucha contra la violencia de género. Se trata de no olvidar a un segmento de la población con problemas propios que merece ser atendida por los poderes públicos. También para luchar contra la violencia de género de verdad. Jóvenes que se sienten abandonados, sin futuro, son un caldo de cultivo propicio para la violencia de género y otras conductas antisociales.

Mientras no se haga nada, este segmento de la población votará cada vez más a favor de candidatos que se presenten como antisistema. Es el caso de Milei, y será el de muchos otros .

Francesc Moreno
Francesc Moreno
Abogado y editor. Ha sido profesor de derecho financiero en la UAB y derecho mercantil en la UB. Fundador de cronicaglobal.com y SCC .

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

El Parlament debate este martes una proposición de ley de declaración de independencia

El Parlament catalán debatirá el martes que viene una proposición de ley de declaración de independencia presentada por una comisión promotora de...

Indignación ante la pretensión de Puente de aprobar la amnistía para ahorrarle trabajo a la Justicia

El Gobierno del socialista Pedro Sánchez está dispuesto a utilizar cualquier argumento con tal de justificar sus pactos con los separatistas catalanes....

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...
- Publicidad -