SIL

Cinco separatistas se fugan tras ser imputados por un presunto delito de terrorismo en el caso Tsunami

Tres de ellos se han escapado a Suiza, como ya hicieran en el pasado los republicanos Marta Rovira y Rubén Wagensberg

Organizados por Tsunami Democràtic, los separatistas incendiaron las calles del centro de Barcelona en octubre de 2019.

Cinco separatistas han puesto pies en polvorosa tras ser imputados por el presunto delito de terrorismo en el caso Tsunami. El juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso, Manuel García Castellón, les indicó recientemente que debían comunicar a la sala sus «direcciones inequívocas» para poder recibir las citaciones. La respuesta a esta petición ha sido la de fugarse de España, como ya hicieron en su día otros separatistas como Carles Puigdemont o Marta Rovira. Los imputados son Josep Campmajó (empresario), Jesús Rodríguez (periodista), Oleguer Serra (activista de Òmnium Cultural), Jaume Cabaní (informático) y Nicola Flavio Giulio Foglia (empresario). Los tres primeros se encuentran en Suiza mientras que se desconoce el paradero de Cabaní y Foglia.

En declaraciones a TV3, Josep Campmajó ha explicado que el caso Tsunami es una causa abierta «para hacer daño» a Carles Puigdemont. También ha señalado que tomó la decisión de fugarse por «miedo a la prisión preventiva» y tras sufrir «una visibilización de la represión» al sentir que estaba siendo objeto de seguimiento por parte de las fuerzas de seguridad.

Perseguido por periodista

Jesús Rodríguez, periodista de La Directa, ha indicado que, en su caso, la imputación «va ligada» a su trayectoria profesional. «Es una aberración judicial«, ha asegurado y ha calificado el caso Tsunami como «una causa por razones políticas contra el movimiento independentista».

Los apoyos

Los cinco fugados han recibido el apoyo de numerosas entidades separatistas, entre las que destaca el Consell de la República de Carles Puigdemont. Esta asociación ha hecho público un comunicado en el que asegura que «la represión del Estado no se para», por lo que apuesta por «mantener siempre la carta de la confrontación pacífica y democrática». Además, ha advertido a los jueces españoles que, con la nueva ley de amnistía, «todas estas causas tendrán que quedar archivadas»: «Si no es así, los magistrados que se atrevan a contradecir la norma podrían cometer un delito de prevaricación».

El también fugado Toni Comín ha mostrado su apoyo a los nuevos prófugos judiciales. Lo ha hecho en un mensaje publicado en X en el que ha asegurado que les acompañarán «hasta que seáis libres». «El exilio es parte de una lucha conjunta y colectiva», ha tuiteado, por su parte, el republicano y prófugo Rubén Wagensberg, fugado a Suiza, donde vive gracias a su sueldo como diputado en el Parlament.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

El Ayuntamiento de Vic amenaza en redes con multar a un comercio que rotula en castellano

Persiste la fijación del nacionalismo con el monolingüismo obligatorio. En esta ocasión, se ha traducido en acoso a un establecimiento en Vic...
- Publicidad -